Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍAyNEGOCIOS Empresa DOMINGO 28 s 10 s 2007 ABC La empresa catalana coge la maleta Tras la apertura de mercados mediante la exportación, la empresa catalana se instala físicamente en Bucarest y Shanghai, en polígonos industriales que actúan de pista de aterrizaje para su multilocalización JOAN CARLES VALERO BARCELONA. La Cámara de Comercio de Sabadell y la patronal de la pequeña y mediana empresa, Pimec, han impulsado la creación de sendos polígonos industriales en Shanghai (China) y Bucarest (Rumanía) donde ya se han instalado un puñado de empresas españolas, principalmente catalanas. El Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña (Copca) contribuye con ayudas públicas a la creación de estas zonas de aterrizaje donde multilocalizar la actividad de nuestras empresas, términos éstos más acordes con la globalización económica que el conflictivo de la deslocalización. El objetivo es triplicar las 200 multinacionales del Principado con unidades productivas en el extranjero hasta 2008. Otro polígono industrial en preparación se sitúa en Tánger (Marruecos) en una de sus futuras zonas francas, impulsado por la Cámara de Comercio de Barcelona, mientras se prepara otro en China y se barajan futuros desembarcos en Ucrania, Turquía y Rusia. En este siglo, el peso demográfico del mundo estará en los grandes mercados emergentes, pero llegamos tarde asegura Xavier Mendoza, experto en internacionalización de Esade. Hemos de recuperar el tiempo y una de las vías es el desarrollo de políticas de cooperación entre los distintos organismos públicos y empresariales ya que si bien a su juicio existe un alto grado de cooperación entre el estatal Icex y las agencias autonómicas (Copca) no ocurre lo mismo entre las Cámaras de Comercio y las patronales. Cooperar implica pactar los roles y las funciones de cada una, porque ir todos a por todo no es eficiente asegura. Por su parte, Josep Tàpies, director de la cátedra de Empresa Familiar del Iese, opina que a la internacionalización no llegamos tarde, sino que hemos comenzado tarde, pero eso no supone haber perdido el tren, porque hay muchas oportunidades A juicio de este experto, el proceso va con nuestra propia historia, ya que en 30 años nuestras empresas han cambiado tremendamente a partir de la incorporación de España en la Unión Europea En Cataluña crece por momentos el número de compañías industriales y de servicios que, tras años de experiencia en exportación, ya no les produce vértigo invertir en otros países para deslocalizar parte de su actividad, con el doble objetivo de consolidarse internacionalmente y ser más competitivas en sus respectivos sectores. Las 12.000 empresas catalanas exportadoras aportan el 27 del volumen de las ventas exteriores de España, señala Jordi Serret, director del Copca. Un caldo de cultivo suficiente para impulsar su conversión en multinacionales con sede en nuestro país, pero situando redes de distribución y unidades productivas donde corresponda para competir. Pero instalarse físicamente en un país requiere unos preparativos más allá del muestrario para vender. Previamente, se debe acometer una internacionalización incial, que parte de la revisión de los productos, de los precios, de las políticas de marcas, la búsqueda de canales de distribución, etcétera. La fase de comercialización la ha hecho muy bien el empresariado catalán asegura Mendoza. Ahora se trata de consolidar esos mercados en los que ya se exporta. Y no hay otra forma que mediante una presencia física en ellos. El objetivo es situarse en unos 40 países que han abierto sus economías recientemente. Se trata, en algunos sectores, como automoción, textil y electrónica de consumo, de una lucha contra el tiempo, porque sus competidores ya están ahí. Sin embargo, tanto Mendoza como Tàpies y Serret coinciden al afirmar que la foto de partida es buena y que nunca la economía catalana estuvo en mejor posición para aprovechar la globalización tras un 2006 en el que las exportaciones se han disparado un 12 Pero los profesores de las escuelas de negocios reclaman políticas de largo plazo, ajenas a la pelea partidaria, en materia de educación, investigación, desarrollo e innovación así como que el principal activo para dar el salto internacional sea la búsqueda del talento interno y de que algunos directivos estén dispuestos a expatriarse Para Tàpies, las áreas de aterrizaje son una herramienta más, porque quien desea internacionalizarse lo hace con ayudas o sin ellas, aunque nunca las desprecia Mendoza las valora positivamente a corto plazo, a las pymes les aporta confianza de cara a su primera implantación ir a un polígono donde hay otras empresas compatriotas pero no lo es tanto a largo plazo, porque si te instalas con una filial o factoría en un país es para quedarte Mapa multinacional La promotora catalana Graells Llonch, impulsada por la patronal Pimec y el Copca, ha inaugurado este mes en Prejmer, una localidad situada a las afueras de Brasov, a unos 150 kilómetros de la capital rumana, Bucarest, un polígono industrial donde se van a construir 25.000 metros cuadrados de naves en 5 años. De momento, cinco compañías, entre ellas una estadounidense, ya han comprado parcelas. Por su parte, la Cámara de Comercio de Sabadell impulsa el área de aterrizaje para empresas españolas de Cixi (en Ningbo, provincia de Zhejiang, a 140 kilómetros al sur de Shanghai) donde el año pasado entró en funcionamiento un polígono donde ya están instaladas una decena de empresas españolas, de las que ocho son catalanas. El objetivo está en 40 mercados Los expertos aconsejan una mayor coordinación entre patronales y Cámaras de Comercio Instalaciones de Nutrexpa en China donde fabrican el popular Cola- Cao ABC El tren no se ha perdido La entrada de España en la UE supuso el despegue de las multinacionales J. C. V. BARCELONA. Para Josep Tàpies, director de la cátedra de Empresa Familiar del IESE, en materia de internacionalización de la empresa no hay que caer en leyendas porque muchas compañías familiares catalanas están instaladas en mercados exteriores prácticamente desde que España entró en la Unión Europea (UE) hace 21 años. Incluso, existen precedentes, como el caso de los perfumeros Puig, ahora convertidos en la multinacional Puig Beauty Fashion Group, que ya en 1968 suscribieron acuerdos para comercializar marcas como Paco Rabanne. Nutrexpa encarna otro ejemplo de internacionalización temprana con el popular Cola- Cao. En 1972, su chocolate en polvo pasa a ser alimento olímpico al convertirse en patrocinador de los juegos olímpicos de Múnich de ese año, y la primera fábrica de Cola- Cao se instaló en China en 1989. Roca Radiadores, hoy una corporación puntera en el mundo del baño tras varias adquisi- ciones internacionales, en Europa y Asia, es otro ejemplo, como el caso de Laboratorios Almirall en el sector farmacéutico, o el de Borges en el agroalimentario, que ha comprado la compañía líder de aceitunas de mesa en Francia. Por no hablar de Mango, la joven empresa catalana textil que utiliza la internacinoalización como palanca de crecimiento. O la compañía Ros Roca, fabricante de equipos de recogida y tratamiento de residuos urbanos, a punto de la conquista del liderato mundial del sector.