Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL DOMINGO 28 s 10 s 2007 ABC Un hachazo en el Sahara Marruecos levantó durante la guerra con el Polisario un muro de 2.000 kilómetros que hoy guardan unos 100.000 militares. ABC ha acompañado a la misión de Naciones Unidas que desde 1991 controla el alto el fuego a uno y otro lado de la barrera POR LUIS DE VEGA ENVIADO ESPECIAL UM DRAIGA MIJEK (SAHARA OCCIDENTAL) Llegado el día del juicio final Dios va escogiendo a las puertas del cielo a los buenos y apartando a los malos. Queda un último grupo a los que pregunta que quiénes son. Somos los saharauis le responden. Ah, pues instalaros allí con vuestras jaimas en lo que decido qué hacer con vosotros Este chiste, que circula por el desierto, refleja la pasividad internacional a la hora de hallar una solución al conflicto del Sahara Occidental. Como recuerdo de la guerra entre los marroquíes y el Frente Polisario queda, como un hachazo en medio del desierto, el muro de arena y piedras de aproximadamente 2.000 kilómetros que levantaron las autoridades de Rabat para mantener bajo su control dos tercios de los 266.000 kilómetros cuadrados de territorio, más de la mitad de España. Desde 1991 la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (Minurso) controla el alto el fuego, firmado aquel año, y se encarga, en teoría- -pues en la práctica cada vez se ve más lejos- de organizar la votación en la que la población saharaui decida si quiere independizarse como Estado o no. Hacemos lo que podemos. No se puede decir que no hacemos nada responde un mando político de la Minurso al que se le pregunta qué pasa con la r del referéndum que llevan en su nombre. Se trata de una de las misiones más tranquilas que haya desarrollado nunca la ONU. De hecho, una parte importante de los cerca de 500 integrantes, entre civiles y militares, pasan los meses en medio de la inmensidad del desierto donde los incidentes armados son escasísimos. ABC ha acompañado a algunos de ellos en Um Draiga, en el lado marroquí del muro, y en Mijek, en la zona del Polisario. Hasta el primero de los campamentos se llega a bordo de un avión Antonov de la ONU que aterriza en una pista de arena marcada con piedras. Desde el cielo el paisaje impresiona por bello y por inhóspito. Para alcanzar Mijek, a unos 80 kilómetros de la ciudad mauritana de Zuerat, es necesario pasar en helicóptero por encima del muro. Al poco de despegar de Um Draiga aparece bajo nosotros la enorme cicatriz que atraviesa la tierra perdiéndose entre el horizonte y la bruma. La raya de arena está salpicada al oeste de puestos de control del Ejército marroquí en los que se ven carros de combate y otros vehículos que no nos permiten fotografiar. Mantener esta presencia militar en el muro, con unos 100.000 efectivos, es la principal tarea del Ejército de Marruecos. alguna jaima de pastores nómadas. Es en medio de ese paisaje casi lunar en el que se levanta el puesto de control de la Minurso en Mijek, con un área de responsabilidad de 22.000 kilómetros cuadrados para una quincena de hombres- -ninguna mujer- -de once nacionalidades de Europa, África, Asia y América. Controlamos el alto el fuego, informamos de las violaciones (de los acuerdos) investigamos las quejas de las partes y tratamos de acercar a las partes explica el segundo de abordo en Mijek, el ruso Denis Konoplyov, de 29 años. En el lado marroquí hay un área restringida de 30 kilómetros en donde supuestamente no pueden llevarse a cabo maniobras militares, aunque lo que sí puede haber es presencia militar. En el terreno de los independentistas saharauis, los acuerdos fijaron una zona de amortiguación de cinco kilómetros junto al muro en los que no puede haber ningún tipo de presencia seguidos de 25 kilómetros de área restringida. Esa zona de amortiguación, que es la que protege el al- SAHARA OCCIDENTAL Misiones de la ONU visitadas por ABC ARGELIA AFP ISLAS CANARIAS MARRUECOS Laayoune Zona controlada por Marruecos OCÉANO ATLÁNTICO SAHARA OCCIDENTAL Baggari SAHARA Muro Al Farcia Es Semara Boujdour Boucraa Chalwa Guelta Zemmur MAURITANIA Dakhla Imlily Oum Dreyga Zona controlada por el Frente Polisario ÁFRICA Mijek Ad ra rS ot uf Guerguerat N 0 Km 200 Zonas de seguridad -Fue construido en los años 80, mide Zug más de 2.000 km y divide el Sahara Occidental en dos partes- Lo custodian unos 100.000 militares marroquíes con sistemas de vigilancia por satélite ABC Dougaj El Muro -Naciones Unidas mantiene su misión desde 1991 para celebar el referéndum de autodeterminación Territorios liberados Al este se encuentra lo que el Polisario denomina territorios liberados del Sahara Occidental, es decir, los que escapan al control de Rabat, donde apenas se ve de vez en cuando to el fuego, está en el lado del Polisario porque el muro está en la zona controlada por Marruecos y lo tienen ocupado señala Konoplyov. Los militares, poco acostumbrados a visitas de forasteros a lo largo de su año de misión, acogen la presencia del periodista casi como una fiesta. Un grupo de ellos forman en fila para saludar a la entrada del campamento, donde con el pa- so de los años han levantado una zona de barbacoas y un gimnasio, que junto a la televisión e Internet son los únicos pasatiempos con que cuentan en medio de este rincón vacío del mundo. ABC. es Vídeo del muro de la vergüenza que divide el Sahara Occidental en abc. es internacional La ausencia de los principales grupos rebeldes derriba la cumbre de Darfur pese al alto el fuego del Gobierno PAULA ROSAS SERVICIO ESPECIAL EL CAIRO. Las pocas expectativas de paz para Darfur se colaron ayer por el desagüe en el comienzo de la conferencia que pretende poner fin a uno de los conflictos más sangrientos de los últimos años. La cita era en la localidad libia de Sirte, pero a ella no acudieron dos de los principales grupos rebeldes de Darfur, el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI) y el Ejército de Liberación de Sudán (ELS) que por ahora se han negado a negociar con el Gobierno sudanés. Sin ellos no se puede hacer la paz señaló el líder libio, Muamar el Gadafi, en la inauguración de la conferencia, firmando así su acta de defunción. Ni siquiera el alto el fuego anunciado por el Ejecutivo de Omar al Bachir pudo levantar los ánimos de la cumbre, que ha rebajado sus objetivos desde el primer día. Los asistentes insisten ahora en que lo fundamental es crear las condiciones y la atmósfera adecuada en Darfur para poder organizar negociaciones de paz efectivas. Desde que fue anunciada el pasado septiembre por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki- moon, la conferencia se ha convertido en una pesadilla para sus organizadores. En Darfur existen tantos grupos rebeldes que ha sido imposible convocarlos a todos, ya que cada organización exigía como requisito para acudir a la cita de Libia que otros grupos enemigos no fueran invitados. Finalmente, sólo seis se han presentado en Sirte. La mayoría son escisiones del MJI y del ELS y se ha llegado a decir que son grupos falsos creados por el gobierno sudanés. Mientras tanto, la situación se tensa en los campos de refugiados de Darfur, que contemplan impotentes cómo las posibilidades de paz se alejan de la región. De las misiones más tranquilas Los negociadores sudaneses para Darfur, ayer, en la localidad libia de Sirte