Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA DOMINGO 28 s 10 s 2007 ABC RELIGIÓN ¿Por qué molestamos tanto los católicos? Han querido ver enfrentamiento donde no lo hay Un grupo de peregrinos llegados a Roma desde León, ayer, en La Fontana di Trevi VICTOR SOKOLOWICZ Venimos en son de paz Han llegado a Roma sin resentimiento ni rencor y con un gran espíritu de reconciliación, que les invita al perdón. Son los miles de peregrinos españoles que convirtieron ayer las calles de la Ciudad Eterna en una gran fiesta de España y de su Iglesia POR PALOMA CERVILLA ENVIADA ESPECIAL ROMA. Sin revanchismo, sin resentimiento y sin rencor, pero con espíritu de reconciliación y de alegría porque hoy se reconoce que el valor de la fe hace que hoy no vivamos con enfrentamiento, sino con perdón Así vivieron ayer los peregrinos españoles el prólogo de la gran celebración que les ha traído a la Ciudad Eterna. Inundaron las calles de Roma y las convirtieron en una gran fiesta con acento español, donde en cada esquina de los lugares más emblemáticos: la Fontana di Trevi, la Plaza de España, la Plaza Navona y, como no, la Plaza de San Pedro, siempre había un grupo, una familia, algún religioso de las numerosas congregaciones, ciudades o parroquias a las que pertenecían los 498 mártires, que forman parte de esta marea humana de católicos que quieren participar hoy en la ceremonia de beatificación. Los españoles tomaron ayer Roma con sus banderas, con sus pañuelitos colgados al cuello con la foto de los mártires, con sus chapas y símbolos del martirio de sus conocidos, de aquellos sobre los que alguien les contó que dieron su vida por Cristo. Algunos los conocieron, muchos son familiares que les recuerdan y que ayer sentían un orgullo especial y otros ni siquiera conocían a ningún mártir, pero sentíamos la necesidad de estar hoy aquí La Plaza de San Pedro continuó ayer siendo lugar de encuentro. Las colas para visitar la Basílica alcanzaron a primera hora de la mañana dimensiones parecidas a las de la tarde del viernes y es el mejor lugar para pulsar el qué y el por qué de esta peregrinación. Estamos aquí en un ambiente de normalidad, de agradecimiento a Dios para que siga fortaleciéndonos en la fe comenta el sacerdote José Manuel Llario, mientras espera para acceder a la Basílica junto a un grupo de Ciudad Real, entre los que se encuentran familiares de los mártires Santos Cejudo, una nieta de éste, Justo Arévalo y Mora y del sacerdote diocesano Félix González Busto. Los peregrinos no quieren entrar en polémica, pero desde el grupo se levanta una voz: ¿Por qué molestamos los católicos? cuando otro de ellos afirma que han querido ver enfrentamiento dónde no lo hay y la polémica la crea quien quiere que exista. Aquí hay un clima muy bueno y nadie viene a reivindicar nada Entre el inmenso gentío de la Plaza de San Pedro, un grupo de cinco o seis mujeres enarbolan todas sus banderas de España, ya sea en la mano o a modo de lazo colgada de la chaqueta. Son de Vizcaya y organizamos el viaje sin saber que teníamos una beata en el pueblo, creímos que debíamos estar aquí porque ellos no murieron con armas, ni con ideas políticas, sino por amor a Dios. De revanchismo, nada La religio- sa adoratriz Micaela Arriola Uranga es un motivo más de ilusión para este viaje maravilloso, pero no sé hasta que punto los católicos españoles nos damos cuenta de lo importante que es esta beatificación El ambiente festivo de la Plaza de San Pedro tenía su réplica en todas las calles de Roma. En el Corso Vittorio Emanuele, una amplia representación de los doscientos jóvenes de la Juventud Misionera de los Legionarios de Cristo se dirigían al encuentro con los obispos. No han venido para estar junto a un mártir determinado, consideran que es necesario hacerse presente aquí en este momento importante que atraviesa España comenta con cierta seriedad uno de los sacerdotes que los acompaña. Pero si ayer había un lugar español ese era la Plaza de España. La comunidad salesiana, con 520 peregrinos, tomó prácticamente por asalto las emblemáticas escalinatas que identifican esta plaza. Pero esta multitud añadía, quizás, más alegría a una mañana, en la que los familiares de los religiosos salesianos Virgilio y Francisco Edreira Mosquera, expresaban su satisfacción porque los procesos de beatificación hayan terminado con buen fin La familia Velasco Edreira afirmaba que se encontraban en Roma con mucha ilusión. Venimos con espíritu de reconciliación, esto es un acto de fe Una sobrina carnal de los mártires los recordaba de niño y afirmaba sentirse muy orgullosa de ellos. Orgullosa y feliz también se sentía la alcaldesa de Castilfalé en León, Purificación del Valle, sobrina del carmelita descalzo Nazario del Valle. Ayer, en la Fontana de Trevi, junto a unos cuarenta peregrinos de una localidad de 95 habitantes, recordaba como en casa de mi padre aprendí a vivir sin rencor y, sin rencor estamos hoy aquí Precisamente, porque su padre no ha podido estar, ha venido con la alegría de que la Iglesia reconozca el compromiso con la fe, con la palabra dada. Venimos en son de paz, de alegría y de reconciliación Acto de fe Más información sobre los mártires de la Guerra Civil en D 7