Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 28 s 10 s 2007 ABC Los signos de algunas personalidades MANUEL FRAGA La comunidad sorda atribuye este signo al veterano político gallego por su costumbre de utilizar tirantes en los pantalones. El movimiento es de arriba hacia abajo. JUAN JOSÉ IBARRETXE La forma de las cejas del lendakari vasco han dado pie a este signo con el que las personas sordas se refieren a él en sus conversaciones ANTONIO BANDERAS Al más conocido actor español se le signa por su apellido. Con el movimiento de la mano abierta de un lado hacia otro, como ondea una bandera de tela. RAÚL GONZÁLEZ La nariz del capitán del Real Madrid ha sido la forma elegida por las personas sordas para otorgarle un signo propio. El movimiento es hacia abajo. El silencio tiene voz La Lengua de Signos Española y su versión catalana son ya oficiales de nuestro país s Un vehículo de comunicación para 400.000 españoles POR M. J. PÉREZ- BARCO FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. La sociedad tiene que asimilar y acostumbrarse a unas nuevas siglas: LSE, Lengua de Signos Española, que al igual que la versión catalana, han sido equiparadas desde el pasado miércoles (cuando se publicó en el Boletín Oficial del Estado) al resto de lenguas oficiales de nuestro país. Un hito histórico para las personas sordas que han visto así reconocidos sus derechos al mismo nivel que los oyentes. Y todo un vehículo de comunicación, imprescindible para cualquier ser humano, con el que transmitir emociones, sentimientos, opi- niones, pensamientos... o un simple chiste. Pero hasta este momento la lengua de signos ha seguido un camino repleto de obstáculos y dificultades, que hacen pensar en cómo la comunidad sorda ha logrado que sobreviva con toda la riqueza y el dinamismo que posee hoy día. Porque si a alguno todavía le cabe duda, esta lengua- -al igual que el español, inglés o francés- -cumple todos los requisitos de una lengua natural. Así lo reconocen numerosas investigaciones na- cionales e internacionales y la propia ley que la ha otorgado el título de lengua oficial. Es decir, dispone de sus propias características gramaticales, sintácticas, léxicas y morfológicas. Y, por supuesto, de sus propias reglas. Por todos esos motivos, las personas sordas reivindican que se denomine lengua y no lenguaje. Nuestra lengua estuvo proscrita explica Ana, una de las profesoras sordas que instruye a futuros intérpretes en la lengua de signos en la