Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28- -10- -2007 11 Giddens, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2002, durante la entrevista en Londres con ABC atraer un amplio abanico de inmigrantes altamente cualificados. Los países europeos no han llegado a ese nivel. En cualquier caso, es necesario regular la inmigración tanto como se pueda. hay que regular que los inmigrantes conozcan el idioma y la historia nacionales, que haya algún tipo de marco y de común identidad; también que respeten la legislación nacional e internacional, en asuntos como la ablación y la poligamia. En cuanto a la autonomía local, lo más importante es que las regiones vean que tienen algo que ganar de la comunidad general. En el caso de España existen muchas tensiones territoriales y no hay una simple fórmula que uno pueda ofrecer. años, cuando parecía que el europeísmo del Nuevo Laborismo iba a cambiar esa situación. -Usted es partidario de un multiculturalismo que se sustente en un marco de identidad común. En el caso del Reino Unido, destaca la utilidad del sentido de britanidad los inmigrantes se sienten más británicos y escasamente ingleses o escoceses. ¿Son los nacionalismos en países como España y el Reino Unido una dificultad para la integración de los inmigrantes? -El Reino Unido sigue siendo hoy el mismo europeo reacio según sus palabras, de hace diez -Blair tenía una genuina intención de acercar el Reino Unido a Europa. Hizo contribuciones a la integración, empujando en la dirección de una mayor integración militar y de la ampliación hacia el Este, y ju- Tiempo de oportunidad para la Unión Europea Anthony Giddens es probablemente el teórico social que más ha influido en la introducción de componentes liberales en la izquierda occidental. Su tercera vía supone un abrazo final del capitalismo, con un Estado no agente sino regulador. Liberalizar donde sea posible, regular donde sea necesario entendiendo regulación como medio de conseguir positivos resultados, no sólo como una serie de restricciones según ha escrito en sus libros. El último de ellos que ahora se publica en España, Europa en la era global (Paidós) -Hay dos juegos de fuerzas que amenazan la integración nacional hoy día: el impacto de la inmigración, cuando los grupos inmigrantes no están bien integrados y generan grandes divisiones en ciudades y a lo largo de los países, y los nacionalismos locales en demanda de mayor autonomía. Por lo que se refiere a la inmigración, recoge ese mismo planteamiento aplicado a la UE. Europeísta de primera hora, en un país en el que suele nadar a contracorriente, Giddens concluye en esa obra que Europa se encuentra en un tiempo de oportunidad Considera que la era de la globalización presenta problemáticos retos, pero también la necesidad de responder a muchos de ellos conjuntamente, no desde las individualidades nacionales, lo que supone una suerte de fuerza centrípeta para la UE. Giddens advierte, de todos modos, que la UE no debe enzarzarse en especiales reformas legales- -aplaude una reforma constitucional menos ambiciosa- sino que tiene que centrarse en afrontar las nuevas situaciones sociales y económicas. gando un importante papel en la formulación de la Agenda de Lisboa en 2000. Pero lograr que una gran mayoría de británicos apoye el proyecto europeo se ha demostrado muy dificil, por muchas razones. Una de ellas es que al Reino Unido le ha resultado difícil el proceso de dejar de ser el centro de un Imperio y verse una isla en el margen de Europa. Luego, está también la existencia de una prensa euroescéptica muy hostil. Pero Blair y Brown podían haber hecho más por la causa proeuropea en el Reino Unido de lo que lo han hecho. En el presente debate sobre el Tratado Constitucional, Brown insiste en que no se cede soberanía, cuando para mí el punto esencial de la UE es que se traspase algo de soberanía, de manera que haya mayor poder global para afrontar acontecimientos no abordables como nación individual. Prefería que Brown fuera más positivo de lo que ha sido hasta ahora.