Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO SÁBADO 27 s 10 s 2007 ABC Rusia utilizará centrales nucleares flotantes para abastecer el Ártico En 2010 cumplirá su propósito, con el que dice que protegerá el entorno ambiental EFE MOSCÚ. Rusia utilizará centrales nucleares flotantes para abastecer a las regiones septentrionales bañadas por el Océano Glacial Ártico, aseguró Serguéi Ivanov, viceprimer ministro primero de Rusia. En el caso de ciertas localidades norteñas se puede anclar en la costa durante 10 ó 15 años una central flotante que haría las veces de generador eléctrico aseguró Ivanov durante una visita a la región siberiana de Yakutia, según la agencia Interfax. En su opinión, esas centrales flotantes no sólo solucionarían las necesidades energéticas de la población, sino que garantizarían la protección del entorno al no ser contaminantes Además, Ivanov destacó que esas plataformas fomentarían el desarrollo económico de las regiones norteñas desconectadas de la red eléctrica general y mejorarían la calidad de vida de la población local. Añadió que la tarifa de la luz disminuiría con las centrales atómicas flotantes Rusia tiene previsto botar en 2010 la primera planta nuclear flotante del mundo, Akadémik Lomonósov de 144,2 metros de largo, 30 metros de ancho y dotada de dos reactores nucleares KLT- 40 S, usados antes para propulsar rompehielos, con una potencia de 70 megavatios. Las plantas flotantes rusas utilizarán uranio poco enriquecido (5 por ciento) y generarán el mismo volumen de electricidad que una central nuclear terrestre. Además de suministrar energía eléctrica a una ciudad de un cuarto de millón de habitantes, la central podría funcionar también como desaladora de agua y proveedora de calefacción, y permitiría ahorrar 200.000 toneladas de carbón y 100.000 de petróleo anualmente. Las autoridades rusas mantienen que esas centrales permitirán suministrar electricidad a la carta a cualquier rincón del planeta y se disponen a transferir la tecnología. Rusia baraja exportar en un futuro plantas nucleares flotantes de pequeño tamaño, con una potencia de 3 megavatios y un coste de 20 millones de dólares. No obstante, Greenpeace ha advertido que esas plantas se convertirán en objetivo prioritario para los terroristas internacionales. Varios países han mostrado interés en adquirir estas plantas nucleares atómicas rusas, entre los que se encuentran China, Corea del Sur, Japón, la India, Brasil, Chile, Indonesia, Tailandia y Malasia. El proyecto no es nuevo, ya que Estados Unidos botó en 1968 una central flotante (Surgis) en el canal de Panamá, pero la desguazó ocho años después por el alto coste del mantenimiento. Steve Jobs anunció el pasado 11 de junio su nuevo sistema operativo en San Francisco Ap Apple lanza su Leopardo para cazar a Microsoft El nuevo sistema operativo será la piedra angular de la exitosa estrategia de la compañía durante los últimos años JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. El círculo se cierra. El lanzamiento, ayer, del sistema operativo Leopard de Apple es, más que una simple actualización o una mera novedad comercial, un auténtico punto de inflexión, una nueva forma de entender la relación entre los dispositivos electrónicos (no sólo ordenadores) y los usuarios. Además, claro, de ser la pieza- llave del conglomerado tecnológico que la marca de la manzana ha venido construyendo durante los últimos años, con dispositivos como el iPod y el iPhone a la cabeza. Ambos gadgets el reproductor de música iPod (en sus varias versiones) y el teléfono móvil iPhone, han alcanzado un éxito sin precedentes que ha llevado a Apple, en el primero de los dos casos, a controlar el 70 por ciento del negocio de la música legal por internet. Y en el segundo a poner en el mercado (a España llegará en unos meses) el que muchos consideran como el teléfono móvil más avanzado del mundo, con capacidades muy parecidas a las de un ordenador. Seis meses después de que Microsoft presentara su Windows Vista, el lanzamiento de Leopard podría entenderse como un intento más de Apple para frenar el dominio hegemónico que la compañía de Redmond ejerce sobre más del 90 por ciento de los ordenadores del planeta. Pero no es así. Lejos de ello, el nuevo sistema operativo lanzado por Steve Jobs viene a consolidar los mercados en los que Apple ya es dominante (como los de la música o la imagen digital) y a reforzar otros en los que empieza a despuntar. Y todo con una filosofía de puertas abiertas que se da de bruces con el exclusivismo de Windows Vista, sistema bajo el cual muchas aplicaciones no nativas han dejado de funcionar. Apple quiere que, a través de Leopard cualquier desarrollador pueda poner a punto sus propias aplicaciones. Programas que, además, serán capaces de correr indistintamente sobre un Mac, sobre un iPhone o incluso sobre un iPod. Tan importante era para la firma de Cupertino este planteamiento integrador que, y a pesar de las críticas recibidas, no dudó en retrasar cuatro meses la llegada de Leopard sobre la fecha prevista. Jobs sabía que no podía dar ese paso al mismo tiempo que una de las piezas de este puzzle tecnológico el iPhone, estaba terminando de desarrollarse y necesitaba, por tanto, de toda la atención de los expertos y los técnicos de la firma. Pero la estrategia de Apple va más allá. Y en lugar de combatir a la empresa fundada por Bill Gates en campo abierto (donde, hoy por hoy, es imbatible) Jobs ha preferido dar un rodeo, hacerse fuerte más allá del territorio Windows y dejar para más adelante lo que será un enfrentamiento frontal e inevitable. De hecho, cuando el lider de Apple afirma que quiere abrir las puertas a los desarrolladores, está incluyendo en el paquete a la propia Microsoft. Y como prueba de ello, una de las nuevas características del Leopard es la nueva versión de Boot Camp el programa que permite instalar en un Mac el sistema operativo de Windows y que es capaz, para asombro de propios y extraños, de hacer correr al mismísimo Vista sin mayores problemas. En una de sus rarísimas cartas abiertas (apenas dos en cinco años) Steve Jobs dejaba claro la semana pasada que queremos aplicaciones nativas de terceras partes en el iPhone, y nuestro plan es poner un SDK (Kit de Desarrollo de Software) en manos de los desarrolladores en febrero Lo cual viene a ser un llamamiento en toda regla para minimizar en lo posible lo que sigue siendo la principal ventaja de Microsoft: su inmensa cantidad de aplicaciones, suministradas por una legión de desarrolladores que se apuntan a la opción dominante. La batalla, pues, continúa... Retraso voluntario Apple deja su sistema operativo abierto a aplicaciones de terceras partes Más información: http: www. apple. es Los rusos botarán centrales nucleares en lugares como éste AFP