Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS Una ceremonia marcada por el dolor de la Shoah SÁBADO 27 s 10 s 2007 ABC En torno a la fogata de la paz En Oviedo latía el corazón de las grandes ocasiones y discurría el río de la vida y de la gente. Centenares de personas esperaban la llegada de Sus Altezas POR MANUEL DE LA FUENTE OVIEDO. En la noche ancestral y telúrica del ser humano, cuando el hombre temblaba de miedo y de frío al llegar la oscuridad, en torno al fuego, los más sabios de entre ellos, que siempre eran los más viejos, recitaban las leyendas que habían pasado de boca en boca desde el primer día. En torno a la fogata, nuestros antepasados se conjuraban contra el pavor y el vacío únicamente iluminados por las llamas y millones de estrellas. Desde entonces, desde la edad mítica del hombre y nuestra especie, la antorcha pasó de mano en mano a través del bosque del tiempo y la maleza de los días hasta llegar a nosotros. Oviedo, desde hace veintisiete años, aviva la llama cada otoño. Ayer, el rescoldo se mantenía vivo y el rito del hombre en torno a la hoguera del saber y del entendimiento volvió a perpetuarse. Ante la visión de un mundo todavía martirizado por el odio y por la guerra, por las hambrunas y el fanatismo, qué mejor manera de confabularse contra el mal que alrededor del crepitar de la cultura, en esta nueva edición de los Premios Príncipe de Asturias, cuya entrega presidieron Don Felipe y Doña Letizia. Ante la sinrazón y la violencia, ante la pobreza y el terror nuestro de cada día, qué mejor hábito que reunir a la tribu y escuchar las palabras de los tocados por la varita mágica de la sensibilidad y la sabiduría. La tribu reunida en este Oviedo otoñal y melancólico. La tribu elevando su plegaria en torno a la literatura comprometida y radicalmente contemporánea del israelí Amos Oz. Alrededor del ausente Dylan, poeta del rock y de la vida, buscador de respuestas en el viento como recordó el Príncipe de Asturias. Al lado de un constructor de la Europa de las libertades como Lord Ralf Dahrendorf, representado por su esposa Lady Christiane Dahrendorf. Reunidos en la capital de Asturias, donde España empezó a echar los dientes como nación, también para saludar la labor de investigación y divulgación de las revistas Science y Nature, dignísimas herederas de aquellos profetas de la ciencia como Galileo, do otra vez los dedos para aplaudir el esfuerzo de Peter Lawrence y Ginés Morata, que casi hacen de la ciencia ficción con su apasionante viaje al nuevo mundo de la biología molecular. Para asistir al utopismo ¿o es el Apocalipsis) de Al Gore, nuevo Prometeo del medio ambiente. O para pisar el acelerador de Michael Schumacher, uno de esos elegidos para mostrar cómo el hombre todavía está por encima de la máquina, aunque la máquina sea la flecha roja del caballito rampante. Y también para que se nos pusiera un nudo en la garganta ante los supervivientes del exterminio nazi, premiados en la figura del Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén, cuyo desfile hasta el escenario del Teatro Campoamor recibía a su paso el ro- Dos premios Príncipe de Asturias del Deporte: Arancha Sánchez Vicario y Fernando Alonso minuto más largo y más hermoso de la historia de estos galardones. En la calle de Uría, arteria vital de Oviedo, latía el corazón de las grandes ocasiones y discurre el río de la vida y de la gente. Centenares de personas, muchas con una banderita con la leyenda ¡Bienvenidos! y la imagen de Don Felipe y Doña Letizia, esperan con paciencia y curiosidad la llegada de Sus Altezas, de Doña Sofía, y los premiados. Ahora, ayer, la hoguera milenaria es un fuego virtual, una gran pantalla de plasma situada en la plaza de la Escandalera, a apenas cincuenta metros del Campoamor. En torno a esta fogata tecnológica de la televisión, el rito se repite, y la tribu vuelve a reunirse y vuelve a aplaudir a los magos de la palabra, de la ciencia, de la concor- CHEMA BARROSO Copérnico, Marie Curie, Albert Einstein, Severo Ochoa. Cruzan- Perlas populares Alonso tiene mala cara Pero qué dices, está guay ¿Y Raquel? ¿Dónde está Raquel? Qué quieres que te diga, creí que Gore era más alto... Y está como un trullo Las hamburguesas, son las hamburguesas... ¿Qué lleva Letizia? De blanco, va de blanco Es el que mejor le sienta Felipe está cada día más guapo Ya sabes, como el vino... Y más alto, le saca más de una cabeza al americano Ir y venir de coches caros cío de las lágrimas de los invitados, de personas reunidas en la calle, de las azafatas de la sala de Prensa. Para ellos y en memoria de sus hermanos (los nuestros, no lo olviden) fue el dia. La plaza es un ir y venir de coches de esos caros de los anuncios. Un ir y volver de policías, de gaiteros y de tamborileros, algún abrigo de piel fuera de tono (como se entere Gore) y el perro detector de explosivos, un Rin- tin- tin de la postmodernidad. ¿Habéis visto llegar a Alonso? ¿Está ya dentro? El héroe local sigue en boca de casi todos y cada vez que aparece en la pantalla sus paisanos intentar escrutar lo inescrutable: Tiene mala cara Pero qué dices, está guay Un guay adolescente, una ilusión sobre ruedas. ¿Y Raquel? Buena pregunta para que Dylan siga buscando la respuesta en el viento. Es Gore, es Gore Pues qué quieres que te diga, Cova, creí que era más alto, y está (literal) como un trullo Las hamburguesas, Carmen, las hamburguesas A unos metros, el ex de Clinton saluda hasta a la gen- Aula de Cultura Los viejos y los nuevos españoles Intervendrá: D. Rafael Puyol Presidente de la I. E. Universidad Lunes 29 de octubre de 2007 20.00 horas Centro Cultural de Círculo de Lectores C O Donnell, 10- Madrid Metro: Príncipe de Vergara (Entrada libre- Aforo limitado) La Fundación Vocento presenta: Los textos de las anteriores conferencias del Aula de Cultura se podrán encontrar en: www. abc. es informacion aula cultura