Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID SÁBADO 27 s 10 s 2007 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano Pachá mueve al vecindario El proyecto para abrir una discoteca en Núñez de Balboa divide al distrito de Salamanca. Los vecinos del entorno de Pachá sufren desde hace años la concentración de 400 locales de hostelería POR CRISTINA ALONSO FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. La posible creación de una discoteca nocturna de alto standing en la calle de Núñez de Balboa- -como ha informado ABC- -y el futuro de la mítica Pachá, enclavada desde hace tres décadas en la calle de Barceló, ha removido las aguas vecinales. Por un lado, los vecinos del barrio de Justicia- -zona en la que se enclava la mítica gran sala de música- -han vuelto a exigir que este tipo de locales se trasladen fuera de las zonas residenciales de Madrid para que el bullicio, la nocturnidad, el alcohol y la música dejen de robar, innecesariamente, horas de sueño y tranquilidad a sus habitantes. Por otro, los habitantes de Núñez de Balboa y alrededores confían en que todo se quede en un mero proyecto y que la tranquilidad de vida de los vecinos de la zona no se vean interrumpidos. José Carlos Nicolau, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio de Justicia, asegura que su distrito lleva inmerso en un traslado de la discoteca Pachá y los bares de su zona de influencia desde hace mucho tiempo sin resultados. El problema no es únicamente Pachá, sino la multitud de locales que han ido naciendo a su alrededor y que se alimentan del rebufo de esta gran sala de fiestas declara. Sólo en esta zona tenemos hecho un censo de más de cuatrocientos locales de hostelería. Dentro de éstos, más o menos la mitad son de ocio nocturno y la mayoría de ellos no tienen ni siquiera licencia para la actividad que desarrollan ha explicado Nicolau a ABC. Respecto a la disco- LA ECUACIÓN ermejo, el hijo del jefe falangista de Arenas de San Pedro, es ministro de Justicia socialista en Madrid, para escándalo de muchos que no saben lo que José Antonio decía, por ejemplo, de Prieto: ¡Qué lástima! Un hombre capaz de emocionarse, de exaltarse así, con verdadera elocuencia, cuando habla de España... sería el jefe natural del fascismo español, de un socialismo nacional que nos ahorraría toda la sangre que ha de venir Hombre afable, este Bermejo. Yo lo he visto en el palco del Bernabéu siempre solo- -todavía no era ministro- yendo de un canapé a otro como quien va de su corazón a sus asuntos. Y tengo la impresión de que ese look de fox terrier de pelo duro y siempre cabreado sólo es la hoja de parra de una timidez tremenda. Será buena persona, sólo que en su puesto necesita llamar la atención constantemente para ganarse las carantoñas del jefe. Un buen eslogan derrota a una buena solución, y a Bermejo le pagan para ofrecer eslóganes, no soluciones. Su último eslogan es que el salvaje de Barcelona rompe la ecuación inmigrante igual a delincuencia El salvaje de Barcelona es el mozo del video del Metro, claro, cuya agresión a una menor ha puesto al descubierto el relax del Estado de Derecho en el oasis de progreso catalán. Primera ley de Marshall sobre la judicatura: Nunca permita que los hechos obstaculicen una mala decisión tomada cuidadosamente Por otra parte, el salvaje de Barcelona no es el salvaje rusoniano: hay, al parecer, un historial psiquiátrico detrás, y no parece lo más progresista ir por ahí llamándole salvaje En cuanto a lo de la ecuación de Bermejo (a los anales de La Ley de Murphy la ocurrencia del ministro pasará con el epígrafe la ecuación de Bermejo ¿qué puede uno decir? Mi hija, siendo menor, fue abordada a la puerta de su casa, en Lista, por tres perlas de la antigua Dacia que le dieron una mano de tortas para arrebatarle una pulsera. La amiga que la acompañaba pidió socorro en un restaurante de pescado cuyo cocinero aceptó prestarlo, pero se lo impidió su jefe. Los transeúntes se mostraron tan activos como el mirón del video de Barcelona. Mas nos queda una ecuación: Bermejo. B La discoteca Pachá lleva tres décadas enclavada en la calle de Barceló céntrica calle. Con dos bandos diferenciados, unos apostaban ayer por apoyar el proyecto de una sala selecta para un público de alto nivel adquisitivo. En este lado estaban, sobre todo, los propietarios y el personal de los negocios hosteleros, que no tenían duda de que esto conllevaría un sustancioso incremento de la caja a final de mes. Aseguran que la apertura de un local de referencia arrastra, además de a un público fiel, a mucho turista deseoso de conocer los enclaves de moda de la noche madrileña. En el otro lado, los vecinos de toda la vida, quienes llegaron a confesar que si el proyecto de la discoteca de alto standing salía finalmente adelante ya habían hablado de organizar una cacerolada a las puertas del número 3 de Núñez de Balboa, edificio que ha generado el conflicto vecinal. Estos ya habían reaccionado con indignación en agosto, cuando se repartieron octavillas en la zona advirtiendo de la posible construcción de una macrodiscoteca. Menos viscerales se mostraban los habitantes más jóvenes del distrito, partidarios de la modernización del barrio y quienes consideran que un local de esas características no haría ningún daño. Opinan que Salamanca es un barrio demasiado residencial y que dada su ubicación, en pleno centro de Madrid, debería poder ofrecer una serie de servicios de ocio de los que sí gozan otras zonas de la capital. El problema no sólo es Pachá, sino la multitud de locales que ha nacido a su alrededor Vecinos de Núñez de Balboa, dispuestos a convocar una cacerolada contra la llegada de la discoteca Núcleo del ruido teca de las dos cerezas, aseguró que los rumores acerca de su posible reubicación en otra zona de Madrid llevan circulando también muchos años, pero que la solución, indica, no pasa de ninguna forma por trasladar este tipo de locales a otras zonas residenciales, sino por acondicionar un gran espacio para ellos que cuente con las infraestructuras y las comunicaciones adecuadas. Con esto no queremos decir que no nos parezca muy deseable que cualquiera se pueda tomar una copa en el centro de Madrid un sábado de madrugada, pero en locales de un tipo más tranquilo, sin una música tan alta Como trastornos generados por la concentración masiva de locales nocturnos, Nicolau habla, incluso, de vecinos de Justicia que sufren depresiones clínicas o cuadros de insomnio. Asegura que éstos se ven metidos en un callejón sin salida del que no pueden escapar porque, aunque decidan poner a la venta sus viviendas, nadie está dispuesto a comprar un piso que se encuentre en el epicentro de la diversión nocturna más de cien días al año. Después de que los rumores que llevan circulando desde agosto en Núñez de Balboa acerca de la posible creación de una sala de fiestas se vieran más o menos confirmados, el tema se ha convertido en indispensable en las tertulias matinales de las cafeterías de esta Los hosteleros, a favor