Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA SÁBADO 27 s 10 s 2007 ABC Al Kassar en su laberinto La Audiencia Nacional da luz verde a la extradición a Estados Unidos del sirio afincado en España con la condición de que no sea ejecutado s Está acusado de vender armas a las FARC para asesinar a ciudadanos estadounidenses POR DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Aseguran que la realidad siempre supera a la ficción y la operación contra el sirio Monzer Al Kassar, como traficante de armas internacional, cumple esta máxima a pies juntillas. Encarcelado desde el pasado 9 de junio, la Audiencia Nacional dio ayer el visto bueno a su extradición a Estados Unidos, pero con la condición de que no sea condenado a muerte. Todo hace pensar que la entrega del sirio, de 62 años, se retrasará durante meses porque su abogado, José Luis Sanz Arribas, recurrirá la extradición ante el Tribunal Constitucional. Y como todo es real sobre Al Kassar, para los miembros del Tribunal, salvo para la magistrada Teresa Palacios, no se ha cometido un delito provocado por parte de la DEA. Argumentan que la decisión de delinquir ya ha surgido firmemente en el sujeto en Al Kassar con independencia del agente provocador Fue en Líbano, en mayo de 2005, donde arranca la historia por la que Estados Unidos reclama Al Kassar por el delito de conspiración para asesinar a ciudadanos, agentes y funcionarios estadounidenses mediante el suministro de misiles antiaéreos y armas para las FARC, organización narcoterrorista de Colombia. La DEA (departamento antinarcóticos de Estados Unidos) envió a Líbano a unos sus agentes (T- 5) para que se infiltrara en la organización internacional de tráfico de armas de Al Kassar. Allí encontró en contacto con Tareq Mousa al Ghazi, quien durante los últimos 30 años ha sido el intermediario del sirio en los negocios de armas. Como gancho, el agente de la DEA manifestó su interés por el Frente Popular para la Liberación de Palestina, organización terrorista a la que había pertenecido Al Ghazi. El infiltrado (T- 5) no tardó en ganarse la confianza del intermediario de Al Kassar. Así, le contó que su jefe, el traficante de armas, tenía problemas porque su hermano le hacía la competencia al vender a bajo precio armas a grupos violentos en todas partes del mundo. Se lo puso en bandeja. El mensaje fue rápidamente captado por T- 5 que al final de la cita, celebrada en agosto de 2005, dijo a su interlocutor que tenía un trabajo para ellos Casi un año después, en noviembre de 2006- -aunque durante ese tiempo siguieron en contacto- -T- 5 y Al Ghazi volvieron a verse en Líbano. En la cita, el infiltrado de la DEA entregó al intermediario de Al Kassar un certificado de que el destinatario de la armas sería Nicaragua y que los interesados en adquirirlas eran unos socios suyo. Al Ghazi comentó que el pedido era pequeño y la respuesta de T- 5 fue que si esa venta se llevaba con éxito, podría ser el comienzo de una relación de largo plazo entre sus socios y Al Kassar Así, el 28 de diciembre de 2006, T- 5, Al Ghazi y Al Kassar se reunieron en Líbano y acordaron entrevistarse con los dos socios (FC- 1 y FC- 2) El nuevo encuentro tuvo lugar entre el 6 y 7 de febrero de 2007 en la residencia de Al Kassar en Marbella (España) T- 5 presentó a sus dos socios como miembros de las FARC, organización que necesitaba armas para la guerra que libraban en Colombia contra Estados Unidos La repuesta de Al Kassar, según el auto del Tribunal, fue que su lucha también era con Estados Unidos y aceptó vender armas Por ello, FC- 1 y FC 2 entregaron a Monzer al Kassar una lista con las siguientes armas que las FARC querían comprar: 4.350 fusiles de asalto Akm, 33.350 fusiles de asalto Akms, 200 fusiles de asalto Rpk, 50 fusiles de francotirador Dragunoz, 500 pistolas Makarov; 2.000.000 cartuchos de 7.62 mm. 120 Rpg lanzagranadas, 1.650 cartuchos Pg- 7 V trega se haría en Rumania y en el certificado de usuario final (documento que se entrega al fabricante de armas para que conozca el destino de las mismas) figuraba Nicaragua. Así aparecía en el certificado dado por FC- 1 y FC- 2; es decir, los infiltrados de la DEA. Para el traslado de las armas, Al Kassar ya había contactado con un individuo, cuyo barco saldría de Grecia con destino a Rumania, país de donde procedía el arsenal. Durante los meses que duró la gestación de la venta, Al Kassar recibió pagos previos por transferencia desde cuentas bancarias de Nueva York. El sirio fue detenido el pasado 8 de junio en el aeropuerto de Barajas. Entonces supo que los socios con los trataba la venta de armas a las FARC eran agentes infiltrados. Para la Audiencia Nacional, Al Kassar ha sido un traficante de armas a nivel internacional que ha suministrado armas y equipo militar a facciones armadas que se dedican a librar conflictos violentos en Nicaragua, Brasil, Chipre, Bosnia, Croacia, Somalia, Irán e Irak Para ello, ha creado una red internacional de asociados criminales, empresas fachada y cuentas de banco en Reino Unido, España, Líbano, Siria, Irak, Polonia, Bulgaria y Rumanía También ha efectuado operaciones financieras para lavar dinero a través de cuentas bancarias por todo el mundo para ocultar la naturaleza ilícita de su utilizados criminales dice el Tribunal. Igualmente, usaba los certificados de usuario final para hacer que sus transacciones de armas tuvieran una apariencia legítima, pero de hecho, lo que hacía era desviar ilegalmente la ruta de las armas para hacerlas llegar a países que no eran los que estaban indicados en los certificados Es decir, en lugar de Nicaragua, las FARC. T- 5, FC- 1 y FC- 2 Monzer Al Kassar llega a la Audiencia Nacional para granadas y 2.400 granadas Rgo- 78 Además, Al Kassar ofreció enviar 1.000 hombres y suministrarles explosivos C- 4, detonadores y especialistas para adiestrar a los narcoterroristas colombianos en cómo usarlos para combatir a Estados Unidos En una cita EFE posterior, el 27 de marzo de 2007, el sirio acordó ofrecer a FC- 1 y FC- 2 precios de los sistemas de misil tierra- aire para que las FARC pudieran atentar contra los helicópteros de Estados Unidos en Colombia. Por este arsenal, Al Kassar pensaba recibir 3.500.000 euros. La en- ABC. es Texto íntegro del auto en abc. es No hay delito provocado porque Al Kassar ya se dedicaba a actividades ilícitas MADRID. Aunque la Audiencia Nacional no tenía por qué entrar a valorar si hay delito provocado en la actuación de los agentes infiltrados (al ser una cuestión de fondo, y no de forma, que tiene que resolver Estados Unidos) la Sección Cuarta sí hace una serie de consideracione generales sobre este aspecto, alegado por la defensa del traficante de armas. Aseguran los magistrados, citando al Tribunal Supremo, que el delito provocado aparece cuando surge la voluntad de delinquir en el sujeto, pero no como una decisión libre, sino como consecuencia de la actividad de otra persona (del agente infiltrado) es decir, el sujeto no tenía pensado cometer ningún delito, pero se le engaña para que lo haga. No hay delito provocado, sin embargo, cuando los agentes ya saben antes de infiltrarse que se está cometiendo una actividad delictiva, en la que deciden sumergirse para buscar información o pruebas es decir, en este segundo caso (el de Al Kassar) ya ha surgido en en el sujeto la decisión de delinquir, con independencia de la intervención del agente provocador Sobre un caso muy parecido a este resolvió el Tribunal Constitucional en sentencia de 21 de febrero de 1983. El TC sostuvo que no hay delito provocado cuando se trata de poner al descubierto los canales por los que ya venía fluyendo el delito.