Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 27 s 10 s 2007 ABC AD LIBITUM LAS COCOCHAS LA LECCIÓN DE EN FIN EL CLIMA TAMBIÉN VOTA UANDO Radio Madrid era todavía una institución y no solamente una empresa, tuve la suerte de trabajar en su redacción junto a Juan Sampelayo, Álvaro Cunqueiro, Marcial Suárez, Carlos Mendo- -el padre del que sigue en la brega periodística- Antonio Calderón y otros notables maestros de la pluma y el oficio informativo. Nacían los sesenta y la libertad escaseaba tanto como los buenos alimentos y los automóviles de importación. Cunqueiro obtuvo un premio literario de los que, con frecuencia, organizaban los ayuntamientos y las diputaciones, una sutil manera de dar de comer a los poM. MARTÍN bres. Para celebrarlo nos FERRAND invitó a comer a Trabuco un restorán de memoria donostiarra en la esquina de Mesonero Romanos con Desengaño. Recuerdo las cocochas al pilpil del menú que organizó el premiado. Todos aquellos maestros míos tenían en común el ser mayores que mi padre y me trataban como un niño. Me empujaban a leer a los clásicos y a despreciar a muchos de los falsos valores acuñados por la época y las circunstancias. En el banquete, que lo fue para aquellos días, Calderón me dijo que no era procedente, desde la buena educación, hacer nada parecido a esto: y mojó con fruición un trozo de pan en el suculento pil- pil. Le replicó Sampelayo diciéndome: lo que tienes que hacer es esto. Y repitió la operación de añadirle al pan el gozo de la salsa. Gracias a ellos, pasado casi medio siglo, no resisto la tentación del moje y les homenajeo en el recuerdo siempre que llega la ocasión. Ahora, al ver que el Partido Popular condena la conducta del PSOE al recusar un par de magistrados del Tribunal Constitucional por el poco sutil procedimiento de recusar a tres, me han venido a la memoria aquellas benditas cocochas. Claro que entonces se trataba de una broma entre amigos sentados en la intimidad de un almuerzo y ahora es, ¡y en función representativa! un gesto de réplica que, una vez más, iguala en miserias y falta de tacto, en desprecio a las instituciones, a los dos primeros y fundamentales partidos españoles. Desde que en días de Felipe González, en 1985, se procedió a la castración de la independencia que la Constitución le concedió al Consejo General del Poder Judicial- -mal que no reparó el aznarismo en sus días de gobierno con mayoría absoluta- desde que el PSOE metió sus manazas a propósito de la expropiación de Rumasa en las entrañas del Tribunal Constitucional, aquí vamos de mal en peor. No es sólo que, como certificó Alfonso Guerra, Montesquieu haya muerto; es que nadie le echa de menos ni reclama su reanimación. Cuando el gran partido monopolista de la oposición sólo sabe censurar la conducta del gran partido en el ejercicio del poder con la repetición de su conducta más execrable, todo está democráticamente perdido. ¿Habrá que empezar de nuevo? C N quierda política y el ecologismo subvencionado, incluiO se podrá presentar a Mariano Rajoy como un do el propio Gore, que pasaba por aquí. dechado de sutileza en asuntos medioambientaMuchas otras cosas, bastante más serias y mejor les, y debe ser juzgado por ello. Pero asombra el fundadas, se han dicho y escrito poniendo en jaque alextremo rigor con el que se ha condenado su frivolidad gunas de las cuentas del rosario de dogmas que establerespecto de las predicciones climáticas en contraste ce, sin ningún género de dudas, una relación causal encon la fe de carbonero con la que se aceptan, sin más, tre las emisiones de CO 2 a la atmósfera y un desastroso los argumentos de profetas de la catástrofe que se están e ineludible cambio climático, cuya consumación se forjando una carrera- -política, mediática o económipronostica incluso para fechas muy cercanas. ca- -a cuenta del calentamiento global. Se poEs una evidencia que se está produciendo un cadrá decir que el presidente del PP ha proferido lentamiento atmosférico en ciertas regiones de una tontería sobre el asunto, pero al menos lo la Tierra. Es cierto también que, a diferencia de ha hecho gratis; otros mezclan verdades comotras bruscas alteraciones de temperaturas reprobadas con ciertas dosis de inexactitudes o gistradas en la historia del planeta, en este cavacuidades, y esquilman a sus patrocinadores so la acción del hombre es uno de sus agentes con ese cóctel. principales. Lo que sí admite discusión, y es lo Lo del cóctel, a propósito, por ejemplo, de la que objetan los disidentes, es el grado exacto de famosa película Una verdad incómoda de Al GoEDUARDO influencia de la actividad humana en ese camre, no lo digo yo. Lo sostiene un juez británico, SAN MARTÍN bio y, sobre todo, la inminencia o no de una caque ha prohibido que la película del ex vicepretástrofe climática irreversible. sidente americano se distribuya en los colegios del ReiHace unas semanas, asumíamos en este mismo esno Unido sin se que se advierta previamente del sesgo pacio la defensa de esos herejes. No por lo que dicen, sipolítico, las inexactitudes científicas y la papilla sentino por el derecho a que lo digan sin sufrir el escarnio mental que contiene el film. Todo ello, para evitar que público. Puede que exageren en sentido contrario, que se lave el cerebro a los niños. Será por eso mismo por minusvaloren la amenaza que se cierne sobre el planelo que el gobierno de Zapatero ha encargado 30.000 cota, pero sus observaciones ponen un contrapunto de espias de la cinta, sobreprecio incluido, para distribuircepticismo, imprescindible, frente al fundamentalislas en los colegios españoles. Y sobre ese fallo judicial, mo y al oportunismo que amenazan con arrasar, tamlos admiradores de Gore en España, ni pío. Todos celebién, la divulgación científica. Recordaba entonces brando el Nobel con flores en el pelo. ¿El juez? Un negaque quienes objetan algunas de las conclusiones de la cionista más. doctrina oficial de la ONU no son unos indigentes inte ¿Por qué el martillo inquisitorial de la ortodoxia lectuales o científicos, y citaba en concreto los casos medioambiental ha caído sobre la cabeza de Rajoy con del presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, y una fuerza tan inusitada? Había pocas dudas de que el de Richard Lindzen, prestigioso profesor del Masangelismo ecológico va a constituir uno de los argusachussets Institute of Technology. El segundo habla mentos con los que el gobierno de Zapatero intentará abiertamente de pánico histérico y no he leído que movilizar de nuevo a esa franja de votantes tardohipnadie le llamara ni la cuarta parte de lo que han dicho pies y pospacifistas que le ayudaron a auparse al poder de Rajoy en estos días. Porque aquí, lo que preocupa en 2004. Por si quedaba alguna, la ha despejado paladirealmente no es el deshielo del Polo Norte sino las urnamente la mano de guantazos que le han arrimado a nas de marzo. Rajoy, y a su primo, desde todos los ángulos de la iz- -Necesitan controlar a los tribunales porque seguramente pretenden legislar fuera de la ley, y quieren salir absueltos.