Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 26 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.553. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El mártir que dijo no a Hitler Franz Jägerstätter (1907- 1943) agricultor, objetor de conciencia, mártir, fue uno de los pocos austriacos que dijo no a Hitler todas las veces que lo tuvo que decir. Lo decapitaron por ello. Hoy será beatificado POR JOSÉ GRAU unca la Heldenplatz (la plaza de los Héroes) de Viena ha estado tan abarrotada como cuando Adolf Hitler se dirigió a las masas allí congregadas para proclamar solemnemente la entrada de mi patria en el Reino alemán Tres días antes, el 12 de marzo de 1938, Alemania se había anexionado a Austria (el Anschluss Afortunadamente, esa ignominia, la de aquella multitud vitoreando a uno de los mayores criminales de la historia, no fue una canallada secundada al cien por cien por los austriacos, aunque el apoyo fue muy mayoritario. Hubo gente excepcional que se opuso a aquel régimen asesino. Uno de ellos fue Franz Jägerstätter. Tenía 31 años en 1938 y estaba casado. Sus hijas se llamaban Maria, Aloisia y Rosalia. Era agricultor. Había nacido en una familia pobre, de tradición católica, en St. Radegund, un pueblecito de la Alta Austria. Su afición por la lectura y la fe católica vivida le enseñaron que el ser nazi no era compatible con el ser cristiano. Tras la anexión de Austria, le ofrecieron ser alcalde de St. Radegund. Lo rechazó. Fue además el único en su pueblo que votó en contra de la anexión, en el referéndum que se celebró el 10 de abril de 1938 para ratificarla. Una paisana lo denunció en 1940 por carta a la Gestapo, la policía secreta nazi. Pero felizmente el cartero se encargó de que la misiva no llegara a su destino. En 1940 fue convocado al servicio militar. En 1941 supo, en la localidad de Ybbs, que los nazis aplicaban la eutanasia a los enfermos psíquicos. Poco después pudo volver a su tierra. Hizo el firme propósito de no volverse a incorporar al Ejército, de no contribuir a que Hitler dominara el mundo Servir a EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LOS LÍQUENES s tal ya nuestro desarraigo de la tierra, que ya no vivimos la Naturaleza en presente y en persona, sino en imágenes y en futuro. Se podría afirmar que ha nacido la ecología virtual, que es la que trata de anticiparse a los problemas aplicando el principio de precaución algo así como ponerse la venda antes de la herida. La ecología virtual es más impactante que la ecología real, al jugar con la imaginación, donde todo es más grande porque es lo que usábamos cuando éramos niños. También los dinosaurios tuvieron que ser enormes, y tremendo el impacto del meteorito que acabó con ellos. Sin embargo, la ecología real, ésa que tenemos delante y que nos pasa a nosotros, es tan discreta que puede que lo que esté en más grave peligro sea la mirada en tiempo presente sobre la Tierra. Para los que aún les interese la Naturaleza en directo y en persona, les recomiendo que se acerquen a mirar el tronco del árbol más próximo a su casa y observen si tiene líquenes en su corteza. Si no hay líquenes, es que el aire está contaminado con dióxido de azufre en más de 150 gramos por metro cúbico. Pero esto, ¿a quién le interesa? cuando se está huyendo en masa de la ecología real para adherirse a la ecología virtual, precisamente porque la realidad está ocurriendo ahora mismo y aceptarla obligaría a cumplir los compromisos en el presente, y no en el futuro. Sin embargo, no debemos olvidar que donde nacen y crecen los recién nacidos es en esta ecología real. Esta atmósfera, esta agua, estos mares, estos ríos. Esta tierra desertificada y desarbolada que erosiona la lluvia. Estos líquenes que desaparecen con la contaminación que, hoy, tenemos. E N Franz Jägerstätter, de militar, antes de plantar cara definitivamente a los nazis Hitler lo consideraba culpa y grave pecado En febrero de 1943, Jägerstätter fue llamado de nuevo a filas. Se negó e inmediatamente empezaron los interrogatorios. Primero en el cuartel de Enns, cerca de Linz, después en la prisión de la Wehrmacht en Linz. Lo trasladaron a la prisión de Tegel, en Berlín. A comienzos de julio de 1943, el tribunal de guerra de Charlottenburg, en Berlín también, lo condenó a muerte por minar la moral de lucha Perdió las honras militares y los dere- REUTERS chos civiles. Lo decapitaron el 9 de agosto de 1943 en Brandenburg an der Havel, cerca de la capital. Hasta el último momento se opuso a incorporarse al Ejército nazi, aunque le dejaron la puerta abierta hasta la hora de la ejecución. Hoy, día de la fiesta nacional austriaca, Franz Jägerstätter, un héroe de los de verdad, un héroe de carne y hueso, será beatificado en Linz. A Jägerstätter, además de rezar, le gustaba repetir: El que no lee, se convierte en la pelota de la opinión de los otros