Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26- -10- -2007 VIERNES deESTRENO 85 Colomo rueda Rivales una comedia entre blanca y azulgrana SUSANA GAVIÑA MADRID. Sí, la próxima película de Fernando Colomo va de fútbol, pero no es un filme sobre el deporte rey, sino la excusa para hilvanar una película itinerante y una comedia coral que aborda el tema de la rivalidad a nivel global y particular matiza el director durante la presentación del rodaje que comienza el lunes y que se desarrollará durante ocho semanas. Cinco historias con once protagonistas- -los mismos que un equipo al completo- conforman el último filme del director madrileño- Tigres de papel Bajarse al moro Los años bárbaros El Próximo Oriente que ha contado con el productor catalán Luis de Val. El guión, que ha supervisado en todo momento Colomo, está firmado por Joaquín Oristrell e Inés París. La trama es sencilla: dos equipos juveniles, uno de Madrid y otro de Barcelona, se enfrentan en una ciudad neutral, Sevilla. Hasta allí se trasladarán, por carretera, los jugadores, entrenadores y padres. A lo largo de esta road movie- -que se filmará entre Guadalajara y Toledo- -se irá desvelando la naturaleza de la relación entre ellos. Lo importante es el viaje y lo que van a cambiar los personajes. Algunos evolucionan 180 grados y otros menos- -explica Colomo- Pero en todos ellos se produce un descubrimiento El reparto se nutre de la cantera de talentos formados en la series de televisión, como Santi Millán, María Pujalte y Gonzalo de Castro, todos ellos salidos de Siete vidas y Ernesto Alterio; otros son ya fichajes históricos de la comedia española, como Rosa María Sardà y Juanjo Puigcorbé; a los que se suma Jorge Sanz- -últimamente en el banquillo cinematográfico- que está casado, en la ficción, con Goya Toledo. Todos ellos vertirán su rivalidad, entre padres e hijos, entre parejas... con un trasfondo que no es en absoluto ajeno a la realidad actual- -Alterio interpreta a un vendedor de cava en la Comunidad de Madrid y Millán es el heredero de una marca de cavas catalán- que Colomo no ha querido obviar, sino muy al contrario, usar como acicate para una comedia salvaje que el director madrileño pinta en un tono entre el blanco y el azulgrana bromea, y en la que la ironía vendrá de la mano de Rosa María Sardà, cuyo personaje dice lo que le da la gana Invasión Estados Unidos 2007 100 minutos Director- -Oliver Hirschbiegel Actores- -Nicole Kidman, Daniel Craig, Jeremy Northam, Veronica Cartwright, Jackson Bond Menuda vaina JAVIER CORTIJO Advierto que esta historia está llena de cabos sueltos y sin un desenlace al uso, donde todo deba quedar resuelto y explicado satisfactoriamente Aproximadamente ese era el arranque de The body snatchers primera novela en cruzar el umbral entre ciencia- ficción especulativa y terror moderno (ahora editada en castellano por Bibliópolis) Si Jack Finney la reescribiera hoy, este principio sería bien distinto, ya que el público lo exige todo mascado y sin un grumo o trozo a medio cocer. Quizá por eso el héroe cómico de antaño era Groucho y el de ahora, el taradito McLovin de Supersalidos Evolución natural y neuronal. Así, el resultado de pasar una de las historias más impactantes y poliédricas del género por la turmix del Hollywood actual es tan evidente como frustrante. Y eso que el principio, con la amenaza alien montada en meteorito, podría interpretarse como homenaje a la también genial El experimento del doctor Quatermass pero pronto se ponen las cartas sobre la mesa: el renovado canto a la gran paranoia americana, la subtrama familiar disfuncional (quizá tomada de la floja versión de Ferrara) el discurso políticamente correcto del diplomático ruso ¿guiño a la Guerra Fría que calentó el estreno en 1956? la trepidante persecución tipo La jungla de cristal 5 y, en fin, un desenlace cobardica y feliz donde no falta una alusión a la guerra de Irak, quizá porque el director es alemán (Oliver Hirschbiegel, experto en claustrofobias variadas) Y pensar que a Don Siegel le bastaron dos capotazos (el infectado sin huellas dactilares o el beso entre Becky y el doctor Miles) para subirse a los altares del género... Eso sí, tiene gracia ver a Kidman en el reverso de su papel en Las mujeres perfectas y con la misma expresión suiza de los McCann. ¿A ver si en el fondo va a ser verdad eso de que vienen a por ti. Y a por ti. Y a por ti El oso polar, símbolo del estado de nuestro planeta, es el protagonista principal de Tierra Tierra la trampa mortal del calentamiento climático LUIS MIGUEL DEL BARRIO MADRID. Ser un oso en el Ártico puede parecer idílico, pero no lo es. Y menos con los tiempos que corren, en los que los seres humanos son capaces de influir en el cambio climático del planeta azul de una manera despiadada y dramática. Tanto, sí, como que el oso polar dejará de existir en el año 2030 si las temperaturas medias siguen aumentando al ritmo actual. El deshielo se precipita y provoca consecuencias mortales para el oso, como muy bien refleja Tierra un maravilloso documental producido por la BBC, que hoy se estrena en España. El director del largometraje, Alastair Fothergill, no sólo ha sabido aprovechar los más avanzados métodos de filmación para mostrar imágenes espléndidas de la vida en el Ártico, sino que sobre todo ha tenido la habilidad de convertir al oso polar en el símbolo del estado de nuestro planeta. De ahí que a nadie se le escape que la Tierra está tan herida de muerte como el mismísimo oso polar. Y esas consecuencias se extienden a su vez de Norte a Sur, porque el calentamiento climático tiene efectos devastadores por cada rincón de la Tierra. Que se lo pregunten si no a los elefantes africanos que buscan agua desesperadamente para saciar su tremenda sed. O a la ballena joroboda que realiza un épico viaje de más de 6.000 kilómetros en busca de alimento. En Tierra aparecen ellos y muchos más, con imágenes reales que huyen del melodrama y están llenas de sabiduría, sensibilidad y pureza. Más información: www. loveearth. com Stardust EE. UU. 2007 130 minutos Género- -Aventuras Director- -M. Vaughn Actores- -Charlie Cook, Claire Danes, Michelle Pfeiffer, Robert de Niro Seda en tiempos de guerra JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Llueven piedras sobre los corazones de ellos y ellas, enfrascados ambos sexos en batallas sin cuartel en las que la sangre llama a la sangre y el odio hacia la parte contraria genera mochilas de rencor volcadas sobre el la siguiente aspirante. Es por eso que de vez en cuando se agradecen historias como esta que se ha inventado Matthew Vaughn en una bella historia de amor que genera cierta esperanza, aunque sea ficticia y casi imposible en estos tiempos. Amor y aventuras, hadas, magia, príncipes azules, brujas y... un elenco de actores de primer orden. Ingredientes y más ingredientes para olvidar la cruda realidad, que siempre vuelve, odiosa y cruel. El intento vale pues te desvía la mente y la lleva a un mundo de fantasía dentro de un trabajo con ribetes antiguos pero vestido con la modernidad de los maquiavélicos circuitos. Sin embargo, en la corriente de optimismo desbordado la película cae en la sima que siempre rodea esta clase de proyectos grandilocuentes ideados por las mentes engominadas de Hollywood: un papanatismo final con pastelón rosa y reunión conjunta de todos los buenos, regulares y malos, que, francamente, apesta. Empacho de perdices con chico bueno casa con estrella excelsa, padrinos, padres, madres, secundarios de lujo, adornos dorados y fiestas de postín. En suma, todo eso que acaba por arruinar el producto, meterlo en la categoría de algarabía de feria y cerrarlo con un desenlace desmesurado y pueblerino. Pero aún así, y a pesar de las excesivas dos horas de proyección (lo que conlleva lagunas dentro de la pantalla y amagos de bostezos fuera de ella) la película tiene ritmo, cierta rapidez y actuaciones excelentes, la de Claire Danes, siempre carismática y natural, otra vez un gran De Niro y, por supuesto, la presencia de Michelle Pfeiffer en un nuevo y desesperado (a la vez que infructuoso) esfuerzo por parecernos fea. Imposible. Su mirada la delata. ¿Cómo es posible que hayamos estado tanto tiempo sin ella?