Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 s 10 s 2007 Premios Príncipe de Asturias CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Annette Thomas y Philip Campbell de la revista Nature y Colin Norman y Andrew Sugden de la revista Science ayer, en la Universidad de Oviedo AFP Clima sí, pero de entusiasmo La capital del Principado de Asturias se engalana y recibe cálida y tranquilamente a los visitantes y a los premiados que hoy asistirán a la solemne ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias en el Teatro Campoamor MANUEL DE LA FUENTE OVIEDO. Aunque ayer pasara por aquí, por Oviedo, la perturbación Al Gore (aún le falta para ser huracán) de momento al cambio climático no se le ha visto el pelo: temperaturas frescas pero suaves, cielo cubierto y una posibilidad para hoy, según el Instituto Nacional de Meteorología, de un cincuenta por ciento de lluvia, lo que no significa que llueva medio día sí y medio día no, no se vayan a pensar. Los que sí andan recalentados todavía son los asturianos, que siguen dándole vueltas y más vueltas a lo de Fernando Alonso, sin que de momento parezca que vaya a aparecer el safety car (el diablo sobre ruedas, para muchos) y mientras la figura del piloto se convierte día a día no ya en historia, sino en leyenda, que unas cuantas corren ya por aquí de boca en boca. Y no todas necesariamente buenas. Allá ellos. Mientras se ajusta la pantalla gigante de la plaza de la Escandalera terra mítica de Alonso, por cierto) la capital de Asturias, y de España por unos días (ya saben lo que se dice por aquí: Esto es España; lo demás, tierra conquistada se engalana de puertas para fuera y de corazón para adentro y recibe a visitantes y premiados cálida y tranquilamente. Pasemos lista, aunque haya que poner alguna falta. Dejemos a un lado al omnipresente Al Gore (nada que ver con el género cinematográfico, por cierto) y empecemos, como es debido, por el principio, los dos galardonados que no podrán estar hoy en Oviedo. Ralf Dahrendorf, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, lo hará por motivos de salud, y el galardón lo recogerá su esposa, quien se llevará hasta Alemania el reconocimiento a este economista, sociólogo y politólogo. Como todo el mundo sabe (incluso es posible que hasta él mismo ya lo sepa) Bob Dylan, Premio Príncipe de Asturias de las Artes, tampoco se pasará por el Teatro Campoamor. El bardo está actuando. Dejemos que se gane las lentejas. Tampoco han parado en los últimos años los profesores Peter Lawrence y Ginés Morata, que hoy recogerán el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Biología genética, biología molecular, biología del desarrollo, investigaciones sobre la Drosophila melanogaster (en cristiano, la mosca cojo... de toda la vida, congénere nuestra en un 60 por ciento del genoma) son los poderes de los profesores Lawrence y Morata. Amos Oz ya pasó ayer por estas páginas. Recuerden ustedes que el jurado destacó en el escritor israelí, reconocido con el premio de las Letras, su contribución a la a la defensa de la paz entre los pueblos como a la denuncia de todas las expresiones de fanatismo Y ahora agárrense que vienen curvas, las mismas por las que se deslizó el Kaiser Schumacher durante años hasta conseguir sus 7 títulos mundiales. Si no hubiese aparecido Alonso, quizá fuera ya por el octavo. En esta edición, también se ha otorgado un premio compartido en el apartado de Comunicación y Humanidades, otorgado a las revistas Science y Nature, ambas centenarias. Algo deben saber cuando la segunda lleva en el mercado ciento treinta y ocho años, mientras que entre los promotores de la primera estuvieron Alexander Graham Bell, Thomas Alba Edison, con lo que se hizo la luz. También es luz lo que lleva arrojando sobre el exterminio nazi el Yad Vashem, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, el Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén. Luz para que la Humanidad nunca vuelva a moverse entre las tinieblas del terror. En Oviedo, afortunada y simplemente, el clima es de entusiasmo. Más información sobre los premios: fundacionprincipedeasturias. org Nature al natural Nature ha compartido con Science el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Ayer, dos de los responsables de la primera, Annette Thomas, consejera delegada, y Philip Campbell, editor jefe de la revista, desgranaron en Oviedo algunos de las mayúsculas que han hecho de la publicación una referencia internacional. Nuestra misión siempre ha sido la siempre la de acercar la ciencia al público explicaba Campbell, quien reconoció que su artículo preferido es el referido al caso de la oveja Dolly. Demostró algo muy importante desde el punto de vista biológico, pero también sorprendió mucho a la sociedad El profesor James Watson y sus ideas sobre la inteligencia de los negros también salieron a relucir. Por polémica que sea una conclusión científica, si está bien argumentada y documentada, debemos publicarla -confesó el periodista- Siempre intentamos reflejar la verdad, por incómoda que resulte sentenció Annette Thomas.