Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 26- -10- -2007 ABC Charcos de agua estancada delante de la Esfinge y la Pirámide de Keops EFE La Esfinge, con el agua al cuello A los pies del majestuoso león con cabeza de faraón, han hecho su aparición unos charcos de agua verdosa. Bassam el Shammaa, un historiador egipcio, cree que el agua procede de filtraciones subterráneas y que en pocos meses podría llegar al monumento PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Desde hace varios meses, los miles de turistas que se acercan a Guiza a ver las pirámides y la Esfinge se han encontrado con un visitante inesperado. Justo delante de los templos del valle de Kefrén, situados a los pies del majestuoso león con cabeza de faraón que guarda la meseta, unos charcos de agua verdosa han hecho su aparición. Bassam el Shammaa, un historiador egipcio que estudia esta zona arqueológica desde hace años, ha estado atando cabos y ha desatado la alarma: la Esfinge podría estar hundiéndose. Hace unos cuatro meses visité la zona y me pareció muy extraño que hubiera nacido hierba explica el historiador en una entrevista con este periódico. Pero cuando volví a visitarla hace un mes, había, literalmente, piscinas de agua de unos 40 centímetros y la hierba era cada vez más tupida. ¿Nadie de los que cuidan la esfinge se habían dado cuenta? se pregunta. El Shammaa considera que el agua procede de filtraciones subterráneas, y que en pocos meses podrían llegar al monumento. El agua ya había supuesto una amenaza para la Esfinge desde su construcción en el tercer milenio antes de Cristo. La gran dama de las pirámides está tallada en la misma roca caliza que forma la meseta, de muy mala calidad, según los geólogos. Las sucesivas lluvias a lo largo de los siglos han deteriorado su silueta y algunos arqueólogos consideran que las inclemencias del tiempo pudieron ser las causantes de que la Esfinge perdiera su nariz y su barba. Pero el deterioro debido a las aguas subterráneas se conoce desde hace relativamente poco. Antigüedades de Egipto, la máxima institución arqueológica del país, liderada por el mediático Zahi Hawass. Desde hace tiempo, los responsables de la conservación de los monumentos egipcios han visto con preocupación cómo las aguas se acercan peligrosamente a la Esfinge. Hawass, en su propia página web, reconoce que la elevación del nivel freático de las aguas bajo la Esfinge y las filtraciones del pueblo cercano son algunas de las mayores amenazas de la gigantesca estatua. Se desconoce aún si este agua procede de tuberías rotas, desagües o de aguas de regadío pero, según señaló a la Agencia Efe el director del Departamento de Egiptología del Consejo, Sabri Abdelaziz, las aguas subterráneas son aún profundas, por lo que la Esfinge está a salvo No opina lo mismo El Shammaa, que tiene su propia teoría sobre la procedencia de las aguas. El historiador explica que en el lugar donde se están acumulando las aguas, unos veinte metros delante de la Esfinge, se encuentra un antiguo muelle, probablemente el más antiguo del mundo. El muelle se construyó en un canal del Nilo para poder desembarcar la piedra con la que se construyeron las Pirámides y transpor- Apoyos de todo el mundo Desde el momento en el que El Shammaa se dio cuenta de lo que estaba pasando, se puso manos a la obra. Con la ayuda de un amigo ha creado una página web (www. sossphinx. bassam. itgo. com) para llamar la atención mundial sobre el peligro que, según él, corre la Esfinge. En su web ha recibido apoyos de todo el mundo. El problema del agua no es ajeno al Consejo Superior de Se desconoce aún si esta agua procede de tuberías rotas, desagües o aguas de regadío La erosión que provocan las partículas de arena empujadas por el viento podría llegar a decapitar a la Esfinge