Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26- -10- -2007 El mito del oasis catalán ESPAÑA 15 Y ahora, atasco viario Colapso histórico en los accesos a Barcelona por culpa del carril Renfe s Las medidas adoptadas por la Generalitat provocan más de 16 kilómetros de colas ÀLEX GUBERN BARCELONA. Ni la empresa constructora, ni Fomento, ni las lluvias, ni el déficit histórico en inversión en Cataluña. La crisis de las infraestructuras de la movilidad en Cataluña vivió ayer otro episodio lamentable, aunque éste atribuible en exclusiva a la Generalitat. Los responsables de tráfico adoptaron una serie de medidas para mejorar la fluidez de los autobuses sustitutivos de Cercanías, algo que, paradójicamente, no sólo no fue eficaces sino que convirtió la circulación para el resto de conductores en un suplicio. La oposición parlamentaria exigió dimisiones y desde el grupo de CiU se calificó la situación de emergencia nacional La mañana resultó caótica, y algunos vehículos tardaron hasta dos horas en realizar un trayecto de veinte kilómetros, en un atasco circulatorio colosal que afectó al conjunto de los accesos de Barcelona por el sur. El punto crítico se localizó en la C- 31- -autovía de Castelldefels- convertida por unas horas en símbolo de un sistema de movilidad que en Cataluña está cayendo en barrena. Recurriendo al tópico, se puede decir que el remedio fue peor que la enfermedad. De acuerdo con los ayuntamientos, para ayer por la mañana se había decidido estrenar en la C- 31 un carril exclusivo para los autobuses de Renfe. Aunque algunos de los chóferes de Renfe no habían sido advertidos de la medida- -con lo que los retrasos se doblaron- en general la mejora en los tiempos de los autobuses se notó, un adelanto sin embargo inversamente proporcional al del resto de la circulación, que al verse privada de un carril convirtió la C- 31 en un tapón. El aviso de lluvias, que finalmente no descargaron hasta la tarde, contribuyó a que aumentase el número de vehículos. Además, de forma incomprensible, en la C- 32 la Generalitat escogió el día de ayer para pintar las líneas en la calzada, eliminando dos de los carriles hábiles, en una muestra clara de la precipitación y la falta de coordinación existente. En los peores momentos se llegaron a formar colas de hasta 16 kilómetros, y a las once y media de la mañana, una hora tranquila en un día normal, todavía se registraban retenciones de hasta siete kilómetros. Con el carril bus mal señalizado, y sin que éste pudiese ser usado por los autobuses privados de transporte convencional, la medida fue un completo fracaso, dándose la paradoja de que en aquellos tramos en los que el carril exclusivo se sumaba a otro adicional para el resto de vehículos, este último circulaba vacío. El atasco acabó con la paciencia de algunos conductores, que derribando los conos decidieron invadir el espacio reservado a los autobuses de Renfe. Aunque los problemas se centraron en la C- 31, el colapso fue generalizado en todo el sistema viario al sur de Barcelona. La C- 32, que discurre en paralelo a la autovía de Castelldefels, también resultó afectada, al igual que la A- 2 o la B- 23, ya de por sí muy cargadas estos días. El aumento en el número de vehículos no sólo se notó en las vías principales, ya que el conjunto de carreteras comarcales del Baix Llobregat también se vieron afectadas. Ayer por la tarde, el director del SCT, Javier Pérez Moya, reconoció que el operativo había funcionado mal, aunque anunció que el carril bus se mantendría hoy. Éste, con diversas correcciones, se recorta a la mitad, con objeto dijo de conciliar las necesidades de los usuarios del vehículo privado con los de Renfe. Todas las carreteras afectadas Tapón en la autovía ELENA CARRERAS En una de las vías afectadas, el atasco se agravó porque se estaban pintando las líneas de la calzada