Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA El mito del oasis catalán VIERNES 26 s 10 s 2007 ABC El PSC advierte que Álvarez ha destrozado la estrategia electoral de Zapatero en Cataluña Montilla, preocupado, obvia a la ministra y habla directamente con Zapatero s Se lanzará una campaña para lavar la imagen IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El caos de las infraestructuras catalanas, cuyo último episodio ha sido el corte de dos líneas de Cercanías de Renfe y una de Ferrocarriles de la Generalitat afectadas por las obras de llegada del AVE a Barcelona, amenaza con poner en jaque la ventaja electoral con la que los socialistas cuentan para ganar los próximos comicios legislativos. La estrategia del PSCPSOE para las próximas elecciones no era otra que gobernar hasta el último día y exhibir una obra de gobierno que debía tener como frontispicio la llegada del AVE a Barcelona, acompañada por los 34.486 millones de euros en infraestruturas pactados por Gobierno y Generalitat y el nombramiento como ministra de Vivienda de la más que probable cabeza electoral por Barcelona, Carme Chacón. Pero los socavones provocados por las obras del AVE en L Hospitalet de Llobregat amenazan con dar al traste con toda esa estrategia, tal y como reconocen tanto desde la sede del PSC en Barcelona como desde Ferraz. Y el incidente -tal y como lo ha calificado insistentemente el presidente de la Generalitat, José Montilla- -toma visos de convertirse en tragedia para los socialistas cuando se echan cuentas de sus expectativas electorales en el conjunto de España. El PP cuenta con subir en Madrid, Valencia, Murcia e incluso Andalucía, de modo que Cataluña debía ser el bastión que preservara el Gobierno para el PSOE. No en vano, en 2004, el PSC proporcionó un millón y medio de votos y 21 escaños a la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora, los constantes fiascos en la gestión especialmente de Fomento ponen en cuestión esa ventaja, puesto que son los fallos en la planificación de las infraestructuras lo que más puede condicionar al votante socialista, precisamente el más afectado por los problemas de Cercanías, concentrados en el cinturón metropolitano del que emana el poder del PSC. Así las cosas, los socialistas catalanes temen repetir en los comicios de marzo el mal resultado obtenido en las autonómicas, cuando Montilla EVOLUCIÓN DE ESCAÑOS AL CONGRESO EN CATALUÑA En escaños. Entre paréntesis, número de votos 25 20 15 10 5 0 (1.577.330) 21 15 17 (636.810) (829.046) 8 12 2 10 (233.670) 1 ERC (620.348) 6 1 ABC PSC 2004 CiU 2000 PP ICV se quedó en 789.767 votos, la mitad de lo cosechado en 2004. Les consuela la convicción de que el electorado socialista se moviliza mucho más en las generales y la confianza en que la abstención- -que en Cataluña ha crecido por encima del conjunto de España- -afecte por igual a todas las formaciones y permita mantener la distribución de escaños. No en vano, el último barómetro de la Generalitat, hecho público ayer, señalaba que el electorado socialista es el más movilizado mientras el de CiU es el Cataluña es el granero electoral con el que cuenta Zapatero para revalidar su mayoría en el Congreso más pasivo. Aunque la muestra se llevó a cabo antes del último accidente del AVE. Así las cosas, las alarmas han saltado en el PSC, hasta el punto de que algunos planteaban la necesidad de que el presidente del Gobierno haga un gesto de cara a Cataluña y cese a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, como reclaman todas las fuerzas políticas del principado, excepto, oficialmente, el PSC. Sin embargo, la postura oficial es la de reclamar soluciones para volver a la normalidad y, en todo caso, después ya pasaremos cuentas a la ministra. Desde la Generalitat se resisten también a esa reclamación, argumentando que al Gobierno catalán no le corresponde pedir dimisiones en el Ejecutivo de Zapatero y que eso, en todo caso, es cosa de los partidos De puertas para dentro, los colaboradores del presidente catalán, José Monti- Atasco de tráfico en una de las entradas a Barcelona lla, señalan que la única prioridad es que se acabe el caos y Cercanías empiece a funcionar con normalidad. Después ya veremos apuntan, pero hoy por hoy desde el Palau de la Generalitat ven con más temor un vacío de poder en el Ministerio si se produce el reclamado cese que la continuidad de Álvarez. No ocultan el profundo malestar del propio Montilla, hasta el extremo de que el presidente hace semanas que ha renunciado a hablar con la titular de Fomento y se dirige directamente a Moncloa para tratar la cuestión con Zapatero o con la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega. Montilla sólo habla con ellos y con los técnicos reconocen desde el Palau, pero eso no significa que apueste por la dimisión de la ministra, convencido de que el único objetivo debe ser solucionar el funcionamiento de Cercanías y que el AVE llegue en condiciones a la capital catalana. Más allá de la presidencia de la Generalitat, en la sede de Nicaragua no ocultan la seria preocupación por la incidencia que los constantes tropiezos de Fomento en Cataluña puedan tener en las próximas elecciones generales. Un temor que ha ha llegado a Ferraz, donde ven con auténtica aprensión cómo se les gira en contra cada iniciativa socialista para contentar a ese importante granero de votos para las generales. Tanto es así que se está preparando una campaña publicaitaria sobre los avances en infraestructuras catalanas del Gobierno Zapatero. Campaña que como todo lo demás deberá posponerse hasta que el AVE llegue finalmente a Barcelona, ahora que ha quedado descartada la fecha del 21 de diciembre. Pero que debe lanzarse antes de la disolución de las Cortes, prevista para el 17 de enero, lo que vuelve a dejar a los socialistas prácticamente sin margen. Honda preocupación en el PSC La Generalitat auditará Cercanías antes de aceptarlas El Gobierno catalán estudia pedir una auditoría independiente sobre Cercanías de Renfe antes de asumir el traspaso de esta red en Barcelona. Un traspaso que, según confirmó ayer el vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod- Rovira, no empezará el 1 de enero, como estaba previsto. Carod afirmó que dada la situación del servicio de Cercanías de Renfe no se dan las condiciones para que el traspaso se pueda efectuar puesto que este servicio no funciona y sería como asumir un problema El vicepresidente del gobierno catalán explicó que, formalmente, la fecha del 1 de enero para iniciar el traspaso de Cercanías no ha variado y aseguró que ojalá fuera posible mantener la fecha pero añadió que actualmente el Gobierno catalán no está en condiciones de poder garantizar que la fecha se mantendrá. En cuanto a la auditoría, propuesta de hecho por CiU, Carod aseguró que la Generalitat ya se había planteado esta posibilidad, dados los repetidos colapsos de este servicio. ABC. es Más información sobre el colapso de Barcelona y su área metropolitana en abc. es españa