Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA El Constitucional, ante una crisis irresoluble VIERNES 26 s 10 s 2007 ABC Un callejón sin salida en el TC Las recusaciones que hoy presentará el PP colocan al Tribunal Constitucional en una difícil tesitura, pues el Pleno podría llegar a quedarse sin quórum para resolverlas. No hay precedentes similares en su historia NIEVES COLLI MADRID. Las nuevas recusaciones contra tres magistrados adscritos al llamado bloque progresista -Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps- -colocan al Tribunal Constitucional en una situación aún más compleja de la que ya atraviesa y, según la opinión de algunos juristas, podrían llegar a bloquearlo. En medios del propio Constitucional se señala que la decisión de los populares no hace sino empeorar las cosas por cuanto la impresión es que la institución se ha convertido en el arma arrojadiza que unos (el Gobierno) y otros (el principal partido de la oposición) utilizan en la batalla que tiene como trasfondo tanto el Estatuto de Cataluña como la política en materia de Justicia, donde el PP acaba de romper toda posibilidad de acuerdo con los socialistas. La imagen del máximo intérprete de la Constitución es, apuntan, la que se lleva la peor parte, con la consiguiente pérdida de confianza de los ciudadanos. El desencuentro que desde el primer minuto de esta legislatura han vivido el Ejecutivo de Zapatero y el PP en el área de Justicia culmina ahora, a cuatro meses de las elecciones generales, con el bloqueo de las negociaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial (en funciones desde el 7 de noviembre de 2006) y el propio Tribunal Constitucional, cuatro de cuyos magistrados (María Emilia Casas, Vicente Conde, Guillermo Jiménez y Jorge Rodríguez- Zapata) deberían salir del TC en diciembre y el Senado nombrar a sus relevos. Al margen de la lectura política, en el TC molestan las consecuencias que estas nuevas recusaciones provocan en el funcionamiento del Tribunal, embarcado en resolver un recurso- -el del PP contra la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) -que se ha convertido en un culebrón con Apartados por abstención y recusados Los magistrados afectados por las abstenciones y las recusaciones son siete, más de la mitad de los doce que componen el Tribunal. La situación podría ser irresoluble, pues la ley fija en ocho el quórum mínimo para que el Pleno actúe María Emilia Casas Presidenta (progresista) Su abstención fue aceptada por el Pleno. Se entendió que su imparcialidad podría verse comprometida al afectarle un aspecto de la ley recurrida. Guillermo Jiménez Vicepresidente (conservador) Su abstención también fue aceptada por el Pleno pues, como vicepresidente del Tribunal, se encuentra en la misma situación que Casas. Roberto García- Calvo Magistrado (conservador) Fue recusado por el Gobierno, en una decisión inédita, por el contenido de un escrito en el que critica la prórroga del mandato de Casas, pero no la ley recurrida Jorge Rodríguez- Zapata Magistrado (conservador) Se encuentra en la misma situación que García- Calvo. El Pleno, reducido a ocho miembros, aún no se ha reunido para admitirla o no a trámite. Pascual Sala Magistrado (progresista) El PP le recusará hoy por haberse pronunciado a favor de la enmienda Casas en una reunión privada con otros miembros del Tribunal. Manuel Aragón Magistrado (progresista) Es otro de los recusados por el PP. Estuvo en la misma reunión, celebrada en junio en el despacho de Casas, y opinó a favor de la ley recurrida. Pablo Pérez Tremps Magistrado (progresista) Es el tercero de los recusados por los populares. El motivo es el mismo: supuesta pérdida de imparcialidad por las opiniones que expresó en privado. Efecto negativo un final poco claro y que tiene completamente colapsado al Pleno. Si la recusación que el Gobierno presentó contra Roberto García- Calvo y Jorge Rodríguez- Zapata causará un grave retraso en los numerosos y delicados asuntos que el Pleno tiene pendientes de resolver (entre ellos los planteados contra la ley de matrimonios homosexuales, la de violencia doméstica o el Estatuto catalán) el contraataque del PP no ha hecho sino poner las cosas aún más difíciles. De hecho, el Tribunal ha dado prioridad al recurso contra la LOTC (aunque es el último que se presentó) por cuanto es la ley que regula su funcionamiento y de su aplicación depende la composición del Pleno en otros procedimientos. Así, mientras el Pleno no logre salir del atolladero y pronunciarse sobre el encaje constitucional de esta ley- -en los aspectos recurridos, que se refieren a la enmienda Casas y a la intervención de las Comunidades Autónomas en la elección de los magistrados que corresponde nombrar al Senado, -no podrá avanzar en otros asuntos. Asuntos pendientes Ley de violencia de género. Desde su aprobación, en 2004, se han acumulado en el TC más de un centenar de cuestiones de inconstitucionalidad planteadas por jueces (y el mismo número de procedimientos penales paralizados) Aún no se han resuelto. Ley de matrimonios homosexuales. Cuestionada también por los propios jueces, El Pleno no ha avanzado en su resolución. Estatutos valenciano y catalán. El Pleno estudia el primero, pero no está claro que pueda dictar una resolución antes de final de año. El catalán está parado, a la espera de lo que ocurra con el valenciano, pues hay aspectos comunes. El tercer escollo, pero no por ello menos importante, al que tendrá que enfrentarse el TC con estas tres recusaciones es de índole puramente jurídico y se refiere al procedimiento que deberá emplear para resolverlas. El Pleno se enfrenta a una situación sobre la que no hay ni precedentes ni doctrina, por cuanto podría quedarse sin el quórum legalmente necesario para tomar decisiones. Ni siquiera sirven como precedente las recusaciones en cascada que también se sucedieron cuando el Tribunal debía decidir sobre la admisión o inadmisión a trámite del recurso del Partido Popular contra el Estatuto de Cataluña. En aquella ocasión fueron cuatro los magistrados recusados y el quórum del Pleno nunca estuvo en peligro. Una de las primeras cuestiones que deberán decidir es el orden en el que se resuelven las recusaciones (hay tesis partidarias de hacerlo cronológicamente, aunque no se procedió así en las cuatro recusaciones del Estatuto) otra, los magistrados que podrán intervenir Cuestiones técnicas El Pleno es el órgano más atascado del Constitucional y en nada le benefician las rencillas políticas entre el Gobierno y el PP en la decisión (de hecho, cuando el PP presente hoy las tres recusaciones, el Tribunal aún no se habrá reunido para decidir si debe o no admitir a trámite las que presentó el Gobierno contra García- Clavo y Rodríguez- Zapata) Respecto a este segundo aspecto, hay voces que incluso defienden que en el Pleno que resuelva las cinco recusaciones entren la presidenta y el vicepresidente, pese a que su abstención ya ha sido aceptada. El argumento es que la recusación da lugar a un procedimiento independiente del principal (el encaje constitucional de la ley) en el que no pueden participar María Emilia Casas y Guillermo Jiménez. También hay quien cree que ante la imposibilidad de resolver las recusaciones, el Pleno debe decidir directamente sobre el recurso contra la ley; y quien sostiene que todo deberá esperar a que se proceda a la renovación del Tribunal Constitucional. ABC. es Más información sobre el TC en tribunalconstitucional. es