Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es VIERNES 26- -10- -2007 ABC Zaplana adelantó las recusaciones en el TC sin esperar la decisión de Rajoy La decisión suscitó un debate interno en la dirección del PP con advertencias de Acebes y Astarloa sobre las pegas institucionales del paso ÁNGEL COLLADO MADRID. El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, decidió dar el visto bueno para que su grupo parlamentario recuse a tres magistrados del Tribunal Constitucional del llamado sector progresista y para que lo haga con parecidos argumentos a los esgrimidos por el Gobierno el pasado viernes para recusar a su vez a dos magistrados del sector conservador El Grupo Popular dará hoy ese paso con el correspondiente escrito ante el TC no sin un debate interno en el PP, resuelto en la tarde de ayer por Rajoy después de oídas las pegas del secretario general, Ángel Acebes, y del responsable del área de Justicia, Ignacio Astarloa, además de consultados los juristas del partido. En la reunión también participaron Soraya Sáenz de Santamaría y Federico Trillo. Como el portavoz del grupo, Eduardo Zaplana, se había adelantado por la mañana a dar por hecha la decisión y recabar las firmas necesarias entre sus diputados, tampoco cabía dar marcha atrás. Zaplana se ha precipitado comentaron en fuentes del PP que no acertaban a explicar los motivos de las prisas del portavoz por dar noticia de un asunto sobre el que Mariano Rajoy no había dado la última palabra. En fuentes del Grupo Popular se limitaron a añadir que Eduardo Zaplana lo daba por hecho porque había entendido que Rajoy lo tenía muy claro. Lo sucedido tiene un precedente en el pacto PSOE- PP para nombrar a Luis Fernández nuevo director de consenso de RTVE. Zaplana cerró y anunció el acuerdo sin que Rajoy diera su última palabra ni tuviera margen para deshacer el acuerdo después de que otros dirigentes del partido reaccionaran con el aviso de que el elegido tenía una acreditada trayectoria profesional de animadversión al PP. Durante toda la jornada se mantuvo la incógnita sobre lo que iba a hacer el PP, con el anuncio del Grupo Parlamentario de que se iba a presentar las recusaciones sin que la dirección del partido lo confirmara por su lado mientras los responsables del partido discutían sobre lo que iban a hacer como si no estuviera ya anunciado el recurso por Zaplana. Ante la previsible reacción de los socialistas de devolverles las críticas recibidas por el mismo motivo ante la decisión sin precedentes de que el Gobierno procediera contra miembros del Constitucional, en fuentes del PP puntualizaron que con su maniobra pretenden dejar en evidencia al Ejecutivo de Zapatero. El partido de la oposición confía ahora en que sean rechazadas todas las recusaciones y se vuelva a la situación original. Los motivos que se le imputan a unos tienen que servir para todos dijo Ignacio Astarloa al anunciar la decisión final de su partido. Las pegas plateadas en el debate interno eran obvias: el riesgo del bloqueo del TC, reincidir en la misma actuación del Gobierno con los miembros del Tribunal y tener que escuchar a los socialistas todo tipo de descalificaciones. Por contra, pesaron más los argumentos a favor: El Gobierno está dispuesto a todo, incluido el desprestigio absoluto del Tribunal Constitucional, con tal de sacar adelante el estatuto de Cataluña, pieza angular del proyecto político de Zapatero para liquidar el actual modelo constitucional de Estado unitario y de las autonomías por la puerta de atrás de las reformas estatutarias con la vista puesta en un horizonte plurinacional o confederal de nuevo cuño. Para el PP es fundamental frenar esos planes de Zapatero y por eso arriesga en la maniobra de las recusaciones. De momento, ante el equilibrio de fuerzas que se da en el Constitucional, el Gobierno insiste en mantener a la presidenta María Emilia Casas- -y con voto de calidad- -que es proclive a las tesis nacionalistas y puede evitar una sentencia severa sobre la inconstitucionalidad del estatuto catalán. Si el Gobierno recusó hace Casas, en el centro Pegas obvias El Partido Popular pretender neutralizar la maniobra del Gobierno en el TC con sus mismo argumentos para volver a la situación original Zaplana avanzó la recusación de tres magistrados del TC Los partidos asumen que no se renovará el Consejo Poder Judicial antes de las elecciones de marzo MADRID. La reunión que ayer mantuvieron en el Congreso los portavoces de los grupos parlamentarios sirvió para saber que los partidos empiezan a asumir ya que no habrá renovación del CGPJ antes de las elecciones de marzo. Prueba de ello fue el duro cruce de reproches que se lanzaron los populares, por un lado, y los socialistas y sus aliados, por otro, una vez terminada la entrevista. Roto unilateral- J. L. LORENTE mente el diálogo en materia de Justicia, empezando por la renovación del Consejo- -según anunció el martes Zaplana- los populares acudieron finalmente a la reunión. Y lo hicieron por cortesía y para justificar su abandono de la negociación. Pese a que el grupo popular había anunciado que no acudiría, su secretario general, Jorge Fernández- Díaz, asistió durante media hora al encuentro, por decisión personal de Zaplana. Abandona- da la sala, la reunión continuó sin él. A la salida, Fernández- Díaz quiso dejar claro que su partido estaba dispuesto a llegar hasta el final en la negociación, pero que no ha sido posible debido a la actitud del Gobierno y del PSOE, que roza la falta de respeto Reiteró que los socialistas han marginado al PP en toda la legislatura y la ocurrencia de Bermejo sobre los jueces sin opositar ha sido la gota que derrama el vaso de la paciencia. El socialista López Garrido acusó al PP de engañar a los demás grupos y le alertó de que con esta posición se sitúa al margen de las exigencias constitucionales