Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 26 s 10 s 2007 ABC AD LIBITUM LA HUIDA DE LAS MUSAS NTES, sin retroceder a los tiempos de Maricastaña, llamaba la atención el número de teatros existentes en Madrid. Impulsados por el interés de la iniciativa privada, abrían sus puertas, en funciones de tarde y noche, con variada oferta en la cartelera y el común denominador de notables actores en la cabecera de cada uno de ellos. Hoy ya no es así. Abundan los escenarios mínimos e ignotos, en los que alternan la innovación y la marginalidad, y son menos las salas tradicionales, las que se llenaban de un público burgués cuando la renta nacional negaba la existencia de las clases medias y M. MARTÍN la censura del franquisFERRAND mo limitaba las posibilidades del repertorio escénico. Dicen que la carencia actual es un efecto secundario de la televisión. No lo creo. En Londres y Nueva York hay más y mejor televisión que la que aquí padecemos y no faltan ofertas teatrales, musicales o de verso, ni público para ellas. Además, la bazofia de los programas de mayor éxito, ¿puede ser una alternativa a Shakespeare y Lope o, incluso, a Alfonso Paso y Alonso Millán? La nuez del problema está en la competencia desleal que anula la iniciativa tradicional. En Madrid tenemos teatros de propiedad y gestión municipal, autonómica y estatal. Un disparate que, además de haber secuestrado muchos de los grandes teatros del pasado- -alguno cerrado desde hace años- gastan en salvas de un acomplejado progresismo la producción de espectáculos que no coinciden con la demanda social. El Teatro Español de Madrid, a rebosar en los días de José María Álvarez del Manzano, es hoy, en los de Alberto Ruiz- Gallardón, una oferta intermitente, escasa y con éxitos de dos docenas de espectadores. En ese panorama, la Comunidad de Madrid promovió en su etapa anterior la edificación de los Teatros del Canal en un punto discutible- -Bravo Murillo esquina a Cea Bermúdez, dos nombres cuya mera evocación debiera avergonzar a Magdalena Álvarez- sin tradición escénica y sin densidad vecinal. Una multisala a falta del gran aforo que demanda ya un nuevo teatro capitalino. Ruiz- Gallardón le encomendó la tarea a un notable arquitecto, Juan Navarro Baldeweg, que, en lo que se aprecia desde el exterior, concibió unos volúmenes constructivos con sentido de la contemporaneidad y el equilibrio. Como el sueño de una Administración, sea cual fuere su rango, es enmendar la plana a su predecesora, Esperanza Aguirre le ha dado la boleta al arquitecto y así las ya demoradas obras del nuevo teatro se alargarán un poco más. Cerrar los teatros antes de su inauguración es novedoso y concuerda con lo previsible cuando la voracidad de lo público usurpa las funciones que corresponderían a la iniciativa privada. Madrid es una ciudad en toque de queda cultural y Melpómene, Polimnia y Talía se han dado de baja en el PP. ÍDOLOS DE LA CUEVA DE UN TIBIO (GLOBALMENTE) CALENTADO A P quea que esa instrumentación y manipulación oportuOR suerte existen asuntos que se discuten durannista impregna y contamina cada uno de los debates te una campaña electoral y que no eligen ni los que van surgiendo ya sea por el azar de los acontecipolíticos, ni los periodistas. Es cierto que con el mientos o la necesidad de los programas. A casi cinco énfasis interesado de unos y otros se logra calentar y meses de las elecciones y con sondeos que no pueden suhacer pasar algunos a primer plano durante un tiemministrar excesiva alegría a ninguno de los grandes parpo, mientras se enfrían o camuflan otros, pero una de tidos (que ignoran, además, la incidencia que sobre sus las ventajas de los sistemas democráticos es que brinrespectivos electorados puede tener algún nuevo concudan suficientes cauces para que también aparezcan o rrente) los ciudadanos de calle observamos con se filtren en la confrontación las preocupacioestupor que lo que parece imponerse es el qué nes reales de los ciudadanos, las que les afectan defienden ellos, que nosotros nos oponemos e importan directamente. La realidad termina Esa actitud de reproche permanente y descasiempre imponiéndose con su tozudez más allá lificación del adversario se aprecia en todos los de los deseos de quienes se creen facultados patemas y motivos que saltan desde la realidad ra acotar las causas que nos deberían compromás ajena a los grandes principios desde el meter personalmente, las que deberían parecerdesastre de las infraestructuras del transporte nos importantes, aquellas por las que vale la peen Barcelona (que afecta a centenares de miles na luchar, saltar al ruedo del debate y combatir MANUEL de ciudadanos) hasta la vergonzosa situación al adversario: y si esas no nos parecen trascenRODRÍGUEZ de la Cañada Real, una ciudad más grande que dentales es que, cuando menos, somos tibios, RIVERO Soria y a cuya ilegalidad se intenta poner soluequidistantes (tremenda acusación) o auténtición con varias décadas de retraso. De todo tienen siemcos escapistas sin ideología ni conciencia política. pre la culpa los otros. Lo malo es que cada uno de los partidos tiene sus tePasa algo semejante con el bochinche a propósito de mas favoritos- -sus clásicos, digamos- y a ellos traAl Gore. Lo raro no es que exista una parte de la poblatan de acomodar todos los demás: tanto los que suscición abiertamente negacionista y convencida de que tan sus adversarios políticos como los que surgen de la las amenazas del cambio climático son una patraña de perentoria realidad de cada día. Eso, que ha constituila izquierda (que habría encontrado así su nueva bandedo una constante en todos los procesos electorales dera) sino que quienes estamos de acuerdo (a derecha e izmocráticos que en el mundo han sido, se agrava cuando quierda) en que se deberían coordinar urgentemente políticos y sociedad perciben con mayor o menor clariacciones internacionales que pusieran coto al deteriodad que la relación de fuerzas políticas resultante de ro de la salud del planeta nos arrojemos piedras a propóunas elecciones- -es decir quién va a mandar y con qué sito de la personalidad y motivaciones particulares de cuota de poder- -puede ser crucial para abordar o no un sobrevenido icono mediático que, más allá de sus infundamentales transformaciones que una parte del tereses particulares, ha tenido la virtud de situar un electorado contempla como amenaza y otra como oporacuciante problema global en el punto de mira de la gentunidad. te. Claro que en esta complejísima campaña electoral En el larguísimo, bronco, agotador proceso electoral parece haber quien se siente más aliviado viendo el en el que estamos inmersos, el enfrentamiento entre los mundo en blanco y negro, y dando por supuesto que Rados grandes partidos de ámbito estatal- -que son los únijoy es Franco, Zapatero Largo Caballero, y Al Gore cos que, con o sin alianzas, podrán gobernar la NaDios. Entre otros. ción- -se está desarrollando de forma tan feroz y mani- ¿Te convences ahora? La raza humana es superior a la animal. Viaja en tren.