Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 25 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.552. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano CADÁVERES A BORBOTONES ace tiempo que la política migratoria parece gestionada por gente no muy mal intencionada, no más que los responsables de las campañas de la DGT, por ejemplo; ni especialmente incapaz, sino en la media, como los encargados de la vivienda. Sin embargo, desde todo punto de vista, las medidas migratorias son tan inútiles que lo juzgamos un problema irresoluble, con sus miles de muertos inevitables. Las vallas son más altas y más electrónicas, y la Guardia Civil patrulla sin descanso, pero sigue muriendo gente en el camino. No es un mal de este Gobierno ni del anterior, no es español, ni francés. La ineptitud en política migratoria es congénita y universal. La damos por descontada como esperábamos la de Pepe Gotera y Otilio: se presentaban a arreglar una tubería rota con un chicle por toda herramienta, y pese a que se esmeraran en pegarlo bien al boquete, no evitaban la inundación. Intermon Oxfam ha presentado un informe aleccionador: lo primero que deben hacer Pepe Gotera y Otilio es dejar de gastar dinero en chicles. Con los 20 millones de euros empleados en la valla de Melilla se podría tratar de malaria a 11 millones de niños. Si se redujeran a la mitad las comisiones por envío de remesas- -sí, alguien tendría que ganar una pizca menos- se liberarían 212 millones de euros anuales, más de lo que España destina a ayuda al desarrollo en 42 países africanos. Si ese continente sigue perdiendo a su gente más joven y cualificada, le espera un futuro de cementerio. El informe dice a los Pepe Gotera y Otilio que lo primero es cerrar la llave de paso, o sea, fomentar el desarrollo allí. Cualquier otra reparación es chapuza y no impedirá que los cadáveres sigan desembarcando a borbotones. H Entrecanales saluda a otro protagonista involuntario de Desde la Orilla un documental para conocer el daño cerebral Vidas que merecen ser vividas Hace tres años un accidente cerebrovascular, un ictus, truncó la vida profesional del entonces presidente de Acciona, José María Entrecanales. Ayer demostró que fue sólo un bache en su trayectoria vital POR NURIA RAMÍREZ DE CASTRO FOTO ÁNGEL DE ANTONIO uienes conocen a José María Entrecanales saben que el sufrimiento se puede transformar en una vía de superación y de crecimiento personal. Él lo ha hecho desde que un ictus le obligó a pasar a su hijo el relevo de una de las compañías más importantes del país. Luchó por volver a ser el que era antes del accidente cerebrovascular y trabajó para que otros enfermos como él pudieran acceder a los mejores tratamientos de rehabilitación física y neurológica. Esa lucha, que ha llevado casi en silencio durante los últimos tres años, tuvo ayer su presentación pública. El empresario volvió al primer plano, pero esta vez lo hizo como protagonista involuntario y productor de un documental que es una mirada positiva a la discapacidad, un grito por la superación. Arropado por los suyos, por representantes públicos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. por afectados como el Duque de Lugo, la película se presentó ayer en Madrid. Desde la orilla recoge su historia, su testimonio y el de tantos como él que han sufrido una lesión cerebral por un desafortunado golpe en la cabeza, un tumor o un accidente cerebrovascular como el suyo. El motivo fundamental es transmitir a la sociedad que los discapacitados por ictus tienen la vida muy difícil, pero no por la enfermedad, sino porque la sociedad no está preparada para hacérsela más fácil dice a modo de presentación en el documental. La enfermedad le mató algo físico, no el espíritu. El ictus fue el final de un tipo de vida, ahora tengo una nueva cuenta. En los 55 minutos que dura el documental se conocen historias como la de Antonio, a quien otro ictus le obligó a aprender de nuevo a leer, a escribir, a caminar. Es un verdadero milagro que yo esté aquí Lo cuenta después de que una dura rehabilitación le haya devuelto su vida casi a la normalidad. También se muestra la lucha de José Luis, después de que un traumatismo le dejara una grave lesión cerebral. Tenía 24 años y empezaba a vivir. Ahora la calle es una jungla, me tocan, me desequilibran... Son historias, rostros que ponen cara a los 150.000 españoles condenados por el éxito de la medicina, por la tecnología que logró salvarles un día de una muerte casi segura y les devolvió a su hogar, casi inmóviles o mudos. La rehabilitación para estos enfermos es su única baza, su esperanza para recuperar las facultades perdidas. Pero lo que debería ser un derecho no está al acceso de todos. Por eso, la película es también una llamada de atención para reclamar esa rehabilitación desde el comienzo de la lesión. Porque las vidas salvadas merecen ser vividas. Q TELEVISIÓN C I N E I N T E R N E T PASATIEMPOS, DVD S, MÚSICA, VIDEOJUEGOS, T E C N O L O G Í A PORQUE ES MÁS. TODO EL OCIO TECNOLÓGICO EN EL QUE TE MIRAS MAÑANA CON