Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25- -10- -2007 Patti Smith visita Madrid para ofrecer un concierto y recordar a Rimbaud 79 El hebreo es un instrumento musical maravilloso dice Oz El autor de El mismo mar recibe hoy el premio Príncipe de Asturias de Las Letras M. F. OVIEDO. En la lengua de Ezequiel e Isaías, las palabras del mago de Oz suenan como música celestial, como una canción divina al dictado de lo que Yahvé guste mandar. El mago de Oz, de nombre Amos, no habla, sino que deja que las palabras se descuelguen de sus labios como palomas de la paz, mientras las frases forman en torno a su boca salmos, cantares, y proverbios. Mi lengua, el hebreo, es un instrumento musical maravilloso explica el escritor israelí que mañana recibe en un Oviedo esponjado por la lluvia el Premio Príncipe de Asturias de Las Letras. Es la lengua de los profetas y de Jesús- -continúa Oz- -pero es también la lengua con la que se pilota un avión y con la que se envían satélites al espacio Basta adentrarse en algún pueblo español, o incluso en una gran ciudad como Madrid, o en esos apellidos, Guzmán, Toledano, Hervás, Sastre para comprobar que no hace tanto, apenas cinco siglos, fuimos más que primos, casi hermanos. Nuestro vínculo con España es profundo. En nuestra cultura tenemos genes españoles y en la cultura española hay algunos genes judíos dice el autor de El mismo mar Que Oz sea un mago del lenguaje no significa que posea el secreto de la poción para un mundo mejor. No obstante, asegura que todo buen libro, si de verdad es bueno, contribuye al mejor entendimiento entre las personas. Una novela es una invitación a visitar la casa de otro, y no sólo el cuarto de estar, sino también la cocina y la alcoba. Eso, indudablemente, contribuye al mejor entendimiento entre la gente Oz también se muestra convencido de que al conflicto palestino- israelí necesita el enfoque de un médico que cuando recibe heridos de un accidente, no pregunta quién era el conductor culpable, sino que se plantea qué tengo que hacer para ayudar a las víctimas Acústica, música, camiri, catedrala, palabras castellanas salpican el hebreo de Amos Oz, un hombre acostumbrado a trajinar con una tradición que incluye el Génesis, El Cantar de los Cantares... No resulta fácil escribir de una discusión entre marido y mujer sobre quién saca la basura después de la cena cuando usted tiene que usar la lengua de los profetas. Es como tocar música de cámara en una catedral inmensa y vacía, hay que tener mucho cuidado con la acústica, porque puede haber resonancias enormes donde usted no las quiere Alguna buenaventura ha querido que Oz coincida en la nómina de premiados con el Museo de la Memoria del Holocausto. Por supuesto, algo (mucho) tiene que decir. Un tercio del pueblo judío fue asesinado. No se puede olvidar, pero tampoco se puede recordar todo el tiempo. Recordamos cuando olvidamos, y olvidamos cuando recordamos Parábola final. Breves Bob Dylan ABC Dylan no miente Por supuesto que no. Bob no vendrá a Asturias porque como todo rockero que se precie se pasa la vida en la carretera, haciendo bolos (y caja) En concreto, ayer actuó en Iowa City. Y mañana lo hará en el corazón de la América más profunda, en Omaha, en el estado de Nebraska. Pero Zimmerman se ha excusado en un comunicado: Permítanme agradecer al Rey, al Príncipe Felipe y a los españoles el haberme concedido el Premio Príncipe de Asturias. Soy consciente del enorme prestigio que este premio proporciona, así como también de la larga lista de ilustres galardonados. Es realmente un gran honor. Lamentablemente no puedo estar ahí para recibir el premio en persona, pero espero regresar pronto a España para manifestar mi gratitud por este galardón. CHEMA BARROSO ya nariz se encarama un bigote. La película de Spielberg no llegó a explicar toda la brutalidad de lo que sucedió, hubo más, mucho más, pero sí ayudó a que se difundiera lo que pasó y cómo pasó. Ya somos pocos los que podemos contar la auténtica verdad de lo ocurrido, por eso hay que divulgar aquella barbaridad, sobre todo para que nunca más vuelva a ocurrir algo semejante Ésa es una de las principales misiones y tareas del Museo de la Memoria de la Shoah (el Holocausto, en hebreo) de Jerusalén. Hacer memoria. Hacer historia. Hacer justicia. Que el también llamado lugar de los nombres siga poniendo puntos sobre aquellas íes. Por eso, como explica Perla Bittan Hazam, directora de la institución en Iberoamérica, Portugal y España, el Museo debe seguir impartiendo seminarios para los jóvenes, para que no dejen de tomar conciencia de que no puede volver a suceder. Sesenta millones de documentos hablan por sí solos Que sigan hablando. Que el sms de la memoria siga pasando. Así, Max Kober, allá en el cielo de los justos, descansará en paz. Amén. Más información sobre los premios en: fundacionprincipedeasturias. org No se puede olvidar, pero tampoco se puede recordar todo el tiempo. Recordamos cuando olvidamos, y olvidamos cuando recordamos afirma el escritor Al Gore, la verdad y nada más que la verdad El ex vicepresidente norteamericano con Bill Clinton, Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, además de continuar su gira (casi como una estrella) por medio mundo, presentando su documental Una verdad incómoda aún tendrá tiempo para impartir hoy mismo una conferencia en el Teatro Jovellanos de Gijón, a partir de las 10,30 horas. Durante una hora y media el presidente de la Alianza para la Protección del Clima se dirigirá al público y comentará diversas diapositivas. El título no es difícil de adivinar: Una verdad incómoda Amos Oz, ayer, en Oviedo CHEMA BARROSO