Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID JUEVES 25 s 10 s 2007 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano INTIFADA os videos de la Cañada Real parecen una Intifada castiza. Desheredados de la fortuna a cantazos contra los agentes del orden... ¿imperialista? ¿burgués? El sueño, en fin, de todos los becarios de periodismo, que ven la ocasión de desahogar sus sentimientos. Es la historia de Rorty en Trotsky y las orquídeas silvestres Rorty no es un actor, sino un filósofo, y Trotsky... no es una película, sino un libro. Rorty cuenta cómo a los quince años escapó de los matones que lo golpeaban en el patio del colegio (matones que él asumía que de algún modo se desvanecerían una vez el capitalismo fuera superado) para trasladarse a la Universidad de Chicago, a donde llegó con una única idea: fundir en una sola imagen realidad y justicia, entendiendo por justicia aquello por lo que Trotsky luchaba: la liberación de los débiles de la opresión de los fuertes. Es decir, la Cañada Real. En Barcelona ocurrió lo del Carmelo, pero Cataluña cuenta con un gobierno de izquierdas, con la cual no había manera de conciliar la sed de justicia de los becarios con el socialismo científico bajo cuyo peso se había derrumbado el barrio. La Cañada Real, en cambio, tiene lo imprescindible: un gobierno de derechas en la Comunidad. Mejor escuela de reporterismo no van a encontrar los becarios que mañana cubrirán la información del Oriente Próximo. El Estado de Derecho derriba una chabola y, al día siguiente, el Estado del Revés levanta otra. Si los apóstoles hubieran visto los videos de la Cañada Real, habrían entendido aquella declaración del Maestro según la cual Él podía destruir un templo que había estado en construcción durante cincuenta años y levantarlo en tres días. Don Justo, que lleva cincuenta años levantando una catedral en Mejorada del Campo, no ha recibido la mitad del cariño que recibe Abdul mientras levanta su caseta en la Cañada Real. En Marruecos el Estado no puede derribar una chabola sin garantizar otro techo declara Abdul. Y, al oírlo, se nos cae la cara de vergüenza por esta España antigarantista. Pienso en Gonzalo, el de las setas de El Imperio que vino de Riaño dejando su casa natal bajo las aguas del pantano. ¡Si Riaño hubiera sido el Rif, y Felipe González, Hassan II... L ÁNGEL DE ANTONIO Comienzan a amueblar el edificio de Correos en Cibeles, futura Alcaldía Transportistas de material de oficina han comenzado a llevar al Palacio de Telecomunicaciones el mobiliario que utilizarán los funcionarios del Ayuntamiento, que en pocas semanas ocuparán las remozadas instalaciones. El edificio, que se convertirá en pocos meses en la sede de la Alcaldía, ya aloja a la oficina de la candidatura olímpica de 2016. Servicios jurídicos, vicealcaldía y Alcaldía, serán los departamentos que se trasladarán. Una banda se lleva 300.000 euros en el atraco a una joyería C. H. MADRID. Una banda conformada por cinco personas, supuestamente de origen suramericano, según las víctimas, perpetró ayer un atraco en una joyería de Coslada. El botín puede ser, a tenor de la denuncia presentada por el dueño de la joyería, de unos 300.000 euros. Los hechos se produjeron pasada la una y media de la tarde en el establecimiento Joyería González, situada en el número 3 de la calle del Olmo. A esa hora, entraron dos hombres en el establecimiento, cuando en este se encontraban su gerente, D. G. G. de 30 años, y dos empleadas, que son familiares. Una de las mujeres está embarazada de ocho meses. Al entrar, los sospechosos, a cara descubierta, esgrimieron un arma de fuego y ordenaron al personal de la joyería que levantaran un poco la cortina metálica de la entrada, que estaba parcialmente cerrada. Así es como entraron otros dos compinches. Al parecer, había un quinto esperando fuera, con el que el resto de la banda se comunicaba a través de un teléfono móvil. A D. G. G. le ataron las manos. Los ladrones limpiaron la joyería. Por eso emplearon 35 minutos en el atraco, cuando lo normal es hacerlo en muchos menos. El dueño de la joyería fue amenazado de muerte, según su propio testimonio, en varias ocasiones, tanto verbalmente como con el arma de fuego. Según las víctimas, uno de los sospechosos vestía un traje y estaba fumando durante todo el suceso. Pasados 35 minutos, la banda abandonó el establecimiento. Según los empleados, los atracadores huyeron en un coche que les estaba esperando y en el que reparó un policía que se encontraba por las inmediaciones. Este testimonio afirma que el vehículo tenía matrícula de Portugal, aunque fuentes policiales indicaron que no tenían constancia de que la huida se produjera de ese modo, entre otras cosas, porque la joyería se encuentra en una zona peatonal. La Policía Local de Coslada y la Nacional peinaron la zona, sin encontrar a la banda, que podría provenir de la capital.