Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 25- -10- -2007 ABC Lo que quedaba ayer de las casas después de que el fuego arrasara buena parte del norte de Rancho Bernardo, en California AFP Más medios y menos viento evitan que el fuego convierta California en otro Katrina Bush da luz verde a las ayudas con la declaración de desastre s Mil millones de dólares de coste sólo en el condado de San Diego PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras cuatro días en los que una sucesión de imparables fuegos en cadena han convertido el sur de California en un literal infierno, menos vientos y una respuesta oficial bastante más eficiente que la registrada hace dos años con Katrina han logrado poner coto a estas llamas responsables de la evacuación de en torno a un millón de personas. El hasta ahora desbordado ejército de miles de bomberos ha podido empezar a imponerse sobre un enemigo compuesto por dieciséis incendios al que las condiciones meteorológicas registradas ayer han restado ímpetu destructivo, además de permitir una intensiva utilización contra las llamas de aviones y helicópteros. No obstante, las primeras estimaciones sobre daños materiales apuntan una factura de mil millones de dólares tan sólo en el Condado de San Diego. Con una extensión de terreno devastada- -de 1.700 kilómetros cuadrados- -que supera en más dos veces a toda la zona metropolitana de Nueva York. Con riesgo de que las cifras finales de destrucción de viviendas rivalicen con los 3.500 hogares arrasados en una similar tragedia de incendios en cadena registrada en el sur de California hace cuatro años. Con todo, durante esta ofensiva incendiaria, alentada por la sequía y los fuertes vientos de Santa Ana, se han podido apreciar diferencias abismales con respecto a los fiascos de ayuda oficial y respuesta ciudadana registrados hace dos años tras el huracán Katrina. Ayer, el presidente Bush firmaba una declaración de desastre que permite canalizar subvenciones federales para ayudar a medio plazo en las tareas de reconstrucción. Además de un constructivo hilo directo entre la Casa Blanca y el gobernador Arnold Schwarzenegger, el Gobierno federal no ha vuelto a presentar la misma imagen de incompetencia- -tan ralentizada como politizada- -que ofreció al final del verano del 2004. Para este martes, la Administración Bush ya había activado tropas, helicópteros y diversos recursos del Pentágono, además de colocar sobre el terreno a los responsables del Departamento de Seguridad Interior y de la renovada Agencia Federal de Emergencias. Sin olvidar el anuncio de que el presidente visitará hoy en persona la zona afectada. Mientras la Casa Blanca se ha apurado también en ofrecer toda clase de detalles numéricos sobre la ayuda facilitada a California: desde 25.000 catres a 280.000 botellas de agua, pasando por el refuerzo de más de un millar de bomberos federales. Entre reuniones continuas a nivel ministerial para mejorar toda esta cooperación. Anticipación en las ayudas La extensión de terreno devastada por el fuego duplica toda la zona metropolitana de Nueva York Según ha explicado Paul McHale, subsecretario del Departamento de Defensa, una de las lecciones que como nación hemos aprendido es que durante una crisis, uno no espera a que le pidan ayuda; uno tiene que anticipar y preparar sus capacidades para poder preguntar en qué se puede ayudar, lo cual representa una mentalidad totalmente diferente Punto de vista compartido por el gobernador Schwarzenegger, para el que resulta evidente que en esta ocasión se ha dispuesto de