Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA JUEVES 25 s 10 s 2007 ABC Edurne Uriarte La intrascendencia de España La profesora española Sylvia Desazars advierte en su libro Madrid y el mundo que la falta de proyecto como nación frena el ascenso de España en el exterior PALOMA CERVILLA MADRID. La pérdida de peso político de España en el escenario internacional como consecuencia de la falta de un proyecto claro en el actual Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, más preocupado en la deconstrucción del proyecto de Aznar que en ofrecer una línea alternativa, es la tesis que mantiene la profesora española titular de la universidad francesa SDM Sylvia Desazars de Montgailhard, de soltera AlonsoCastrillo, quien, además, imparte clases en el Instituto Político de París (Sciences- Po) en su último libro titulado Madrid y el mundo La obra fue presentada el pasado martes por la noche en el Instituto Cervantes de París. En su recorrido por la política exterior de España durante los últimos treinta años, la autora destaca, especialmente, el papel de los ya ex presidentes Felipe González y José María Aznar, quienes, con sus luces y sus sombras, situaron a España en un papel destacado. En relación al primero, lo califica de estadista y recuerda algunas iniciativas como las cumbres iberoamericanas o su apoyo a la primera Guerra del Golfo. Por todo ello, asegura que la política exterior fue buena Sobre Aznar, afirma que fue más allá que Felipe González y que, al no fiarse del eje franco- alemán, decidió profundizar en la vertiente atlantista de España y acercarse a Estados Unidos. Se podrá estar o no de acuerdo con Aznar, pero dio a España visibilidad internacional comenta a ABC la autora del libro. Esta relevancia de España coindice con un cambio en el contexto internacional, que se produjo tras el 11 de septiembre y la llegada del terrorismo internacional. Sin embargo, la llegada de Rodríguez Zapatero al poder, con un Gobierno que no estaba preparado para lo que se le venía encima supone el fin del ascenso internacional y la deconstrucción del aznarismo En este sentido, alude a algunos aspectos que están marcando la agenda internacional de Zapatero, como la Alianza de Civilizaciones, de la que dice que no es política exterior, sino una intención de buena voluntad La profesora española no duda en afirmar que si con Aznar fuimos hasta el final de dónde podíamos llegar, ahora nos hemos rebajado demasiado añadiendo que con países como Venezuela o Cuba no vamos a ningún lado en el escenario internacional. El error de Zapatero ha sido creer en la bondad de las cosas La autora añade que no se puede volver a la política exterior de antes de 1989 Sylvia Desazars advierte que España no puede pretender ser una de las cinco potencias mundiales pero sí estar entre las diez primeras, ya que es una potencia media La continuidad de esa pujanza en el ámbito internacional tiene también una clave interna, a juicio de Sylvia Desazars, ya que señala que la falta de consenso sobre el proyecto de futuro, en tanto que nación también puede contribuir a liquidar los avances conseguidos. Sobre esta cuestión, apunta que España tiene que definirse sin reparos ya que uno sólo proyecta lo que es Sobre la situación interna de España se pregunta: ¿Qué quiere realmente España para sus ciudadanos? ¿Qué tipo de nación es, ni unitaria ni federal? ¿Cómo va a integrar a esos inmigrantes que acoge ahora para los trabajos que los españoles no quieren? a la vez que hace referencia a la fuerte crispación interna, como no la ha habido hace tiempo que detecta en España. Unos momentos que califica de tormentosos en los que se están dando bandazos al no haber consenso sobre la política interior ni sobre la exterior. Finalmente, la autora del libro, que forma parte de una colección sobre la política exterior de países relevantes, subraya que la transición exterior ha durado más que la interior, y aquella todavía no ha acabado. SE ALARMAN LOS QUE INCUMPLEN i las declaraciones de Rajoy sobre el cambio climático le parecen a Rubalcaba de casino, habrá de admitir el ministro que las acciones de su Gobierno sobre el cambio climático parecen de prostíbulo o de antro de mala muerte, como mejor le parezca. Porque este ministro y este Gobierno que se han llevado las manos a la cabeza por las dudas de Rajoy y que creen con fe ciega en todas las predicciones del cambio climático, incumplen sistemáticamente, sin embargo, los acuerdos del Protocolo de Kioto para luchar contra él. Según la Unión Europea, España está a la cola de los países europeos en el cumplimiento de Kioto. Lo estuvo en tiempos del PP pero lo está también aho, ra con estos forofos de Al Gore al frente del Gobierno. A la marcha que vamos, nos vamos a ganar un premio al incumplimiento al final de esta fase piloto 2005- 2007, un premio que le será entregado a Zapatero, ese Gore español que le compra vídeos a su colega y le promociona por España, que tiene la desfachatez de afirmar que quiere liderar la lucha contra el cambio climático y que está tomando el pelo a Kioto. Greenpeace, que también se ha conmocionado por las opiniones de Rajoy, podría dedicarse algo más a los que toman las decisiones, no a los que opinan. Porque lo que hace este Gobierno, según estos ecologistas, es subvencionar los derechos de emisión del sector más contaminante que es el eléctrico. Como Narbona tenga que dar cuenta de los logros de su Gobierno en materia de Kioto, va a tener que hacerlo en el antro de mala muerte que es, siguiendo la sugerencia de Rubalcaba sobre las ambientaciones para las declaraciones públicas, lo que mejor va a encuadrar la otra verdad incómoda de este asunto. La de los líderes que predican sobre el cambio climático, que satanizan a quienes apuntan las dudas científicas sobre la cuestión y que no son capaces de ofrecer ni un solo logro más allá de los eslóganes electorales. Sugiero que acompañe la presentación de un vídeo, la otra verdad incómoda, revelando lo que contamina la casa de Gore y esa otra casa llamada España cuya gobernanta es Zapatero. S Un Gobierno no preparado La Policía chavista hostiga a la oposición, ayer, en las calles de Caracas AP Jiménez viajará a Venezuela y se reunirá con Gobierno y oposición L. A. MADRID. La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, viajará a Venezuela la próxima semana, según anunció ayer en el Senado el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. La visita de Jiménez será la primera de un alto cargo del Gobierno a ese país desde que en marzo de 2005 el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, acudiera a Venezuela para participar en una reunión en la que estuvieron presentes, además del presidente venezolano, Hugo Chávez, los de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Colombia, Álvaro Uribe. Venezuela era el único de los grandes países iberoamericanos que Trinidad Jiménez no había visitado aún y, en principio, su estancia en Caracas tendrá lugar los días 30 y 31, sin que hasta ayer se hubiera concretado aún si sería recibida por Chávez. En el plan de la secretaria de Estado figuran contactos con el ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, así como con dirigentes de la oposición, entre ellos Manuel Rosales, que compitió con Chávez por la presidencia en las últimas elecciones. Desde que se frustrara la operación de compra de aviones por Venezuela y, especialmente, desde la llegada de Trinidad Jiménez a la secretaría de Estado para Iberoamérica, el Gobierno se ha esforzado por marcar distancias con el régimen de Chávez, sin cortar los lazos con él, pero haciendo hincapié en que los acuerdos estratégicos los mantiene España con Brasil, Chile, Argentina y México.