Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 s 10 s 2007 El debate sobre los símbolos ESPAÑA 21 LOS SEIS MIEMBROS DEL JURADO Emilio Casares Musicólogo Juan Pablo Fusi Historiador Aurora Egido Catedrática de Literatura M. Jiménez de Parga Jurista y político Tomás Marco Compositor Theresa Zabell Campeona Olímpica de vela Catedrático. Dirige el Iccmu. Director del Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana. Catedrático. Director del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Académica de la Real Academia de las Buenas Letras. Destacada estudiosa de textos cervantinos. Fue ministro de Trabajo (1977) embajador de España (1978) y presidente del Tribunal Constitucional. Miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Premio Nacional de Música. Oro en Barcelona 92 y Atlanta 96. Ganó cinco Mundiales y tres Europeos. Fue eurodiputada. El 19 de diciembre se cantará el himno El Comité Olímpico Español, promotor de la iniciativa, pretende presentar la letra del himno español el próximo 19 de diciembre que seleccionará un jurado compuesto por seis prestigiosas figuras POR DOMINGO PÉREZ MADRID. Chunda, chunda, chunda... Resonaban las notas del himno español en el Zentralstadion de Leipzig. Empezaba el Mundial 2006 de fútbol. En las gradas, más de 30.000 españoles. Miles de banderas rojigualdas al viento. Caras pintadas, todos vestidos con la roja. Unos entonando el chundachunda y otros el La- la- lalá Se me cayó el alma a los pies recuerda Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE) En ese preciso instante surgió la idea: crear una letra para el himno español. Hacer realidad una vieja aspiración de los deportistas españoles. Alcanzar lo más alto de un podio. Ver cómo izan tu bandera, cómo suena tu himno y no poder cantarlo crea una cierta decepción Así lo han sentido y transmitido en más de una ocasión grandes campeones como Manolo Santana, Ángel Nieto, Rafael Nadal o el equipo nacional de baloncesto. En Europa sólo hay otros dos países- -Bosnia y San Marino- -sin letra en sus himnos y no hay que ser escocés para que la piel se le ponga a uno de gallina escuchando a un estadio entero entonando el God save de Qeen Tal vez no fuera políticamente correcto, ni oportuno, pero el deporte decidió tomar una iniciativa muy vivamente sentida por una gran parte de la población. El proyecto ha ido avanzando y ha contado con un enorme apoyo popular. En este tiempo se han presentado en los distintos organismos- -COE, Sociedad General de Autores (SGAE) un diario deportivo y otras plataformas- -hasta siete mil letras diferentes. Han llegado mayoritariamente por correo electrónico, pero también escritas a vuelapluma sobre una servilleta o espléndidamente reproducidas en un pentagrama. Se han producido algunos casos cercanos al acoso: Como un señor que lleva dos meses entregando siete copias diarias, que hace llegar a diferentes miembros de la SGAE Ha sido un goteo constante. En la SGAE se han recibido unas 50 diarias, en el COE otras tantas, o más... Han llegado desde todos los rincones de España. Han desbordado todas las previsiones. Hace dos años nadie hubiera imaginado que el sueño de Blanco, de todos los deportistas y de millones de españoles estaría tan cerca de hacerse realidad. Parecía imposible, pero ya se llega al tramo final. En menos de dos meses habrá una letra para el himno. Ayer quedó constituido el jurado encargado de seleccionarla. El próximo viernes a las dos de la tarde se cerrará el plazo de recepción El lunes 29 se hará entrega de todas las composiciones al Iccmu (Instituto Complutense de Ciencias Musicales) Y el 5 de noviembre se realizará la reunión consultiva del jurado. Ese día, Emilio Casares, Juan Pablo Fusi, Aurora Egido, Manuel Jiménez de Parga, Tomás Marco y Theresa Zabell comenzarán una ingente tarea. Seis prestigiosas figuras de la cultura, seis sabios, seis justos para tomar una decisión que marcará el futuro. A partir de ese instante se iniciará una carrera contra el crono. El COE pretende que el día 19 de diciembre, durante la II Gala del Deporte, se pueda ya presentar en sociedad el himno cantado, la letra ansiada. El paso siguiente será recoger al menos medio millón de firmas que avalen esta composición ante las Cortes. Con ellas se elevará una iniciativa popular legislativa al Congreso para que la acepte como himno oficial español. Todo con tal de que en los Juegos de Pekín, los deportista españoles que asciendan a lo más alto del podio puedan, si lo desean, cantar. Que no pase como aquel día en Fukuoka en 2001, en Japón, cuando los waterpolistas se proclamaron campeones del mundo. Subieron a lo más alto, pero no funcionaba la megafonía. Un fallo garrafal de la organización. Todos esperaban el inicio de la música, pero no llegaba. Entonces se arrancaron con el Viva España de Escobar. Aquello no les debió parecer muy solemne y enseguida cambiaron a un extraño Chándal, chándal... al son de la Marcha Real. Al acabar les colgaron las medallas. Una anécdota divertida, pero también triste porque a un francés siempre le hubiera quedado La Marsellesa para salir del paso. Llegará a las Cortes como una iniciativa popular legislativa avalada por al menos medio millón de firmas EMILIO CASARES UN HIMNO QUE VA A NACER AL REVÉS Ha sido el encargado de seleccionar al jurado: Le he dado muchas vueltas hasta elegir a los miembros, aunque todos aceptaron de inmediato D. P. MADRID. El profesor Casares rompía ayer un silencio de varios meses para explicar el proceso que siguió para elección del jurado que seleccionará el himno- o los himnos- -puntualiza- porque pueden ser dos, cuatro o ninguno -que será finalmente presentado a Las Cortes para su aprobación. Siempre- -aclara- -tuve claro que debía haber un compositor, un especialista en literatura, alguien de leyes, un historiador y un representante de la calle, como un deportista. Luego ya vinieron los nombres. No ha sido un proceso fácil, pero una vez que decidí quiénes formarían el jurado todos aceptaron de inmediato. Están elegidos con mucha intención, son polifacéticos, de reconocido prestigio y de generaciones diferentes. -Se avecina una dura tarea- -Creo que al final a nuestras manos llegarán unos 400 textos, que ya son un montón. Todos leeremos todas las propuestas presentadas. Luego haremos una primera selección e iremos eliminando hasta que quede un texto o varios. Iremos despacio. Llevamos siglos sin un himno y no nos van a entrar ahora la prisas. La tarea va a ser dura porque es un volumen muy grande de letras, y complicada porque este himno va a nacer al revés. Tradicionalmente, los himnos surgen a partir de un hecho poético al que se le pone música, y en este caso se trata de una marcha de albarderos del siglo XIX a la hay que encontrar una letra. ¿Qué le parece la fórmula? -Me parece que es el sistema perfecto. Nuestra obligación no es la de crear un himno. Eso hu- biera sido polémico. Siempre habría suspicacias. En este caso se trata de que un grupo de reconocido prestigio seleccione una letra entre las propuestas de al menos 400 poetas. Es el pueblo el que va a proponer la letra. Me parece que es una fórmula unificadora, popular y que no responde a intereses políticos. La elección se la daremos a conocer al COE y éste la presentará a Las Cortes, donde los partidos se han comprometido a aceptarla. ¿Cómo será el himno? -Puedo asegurar que ni he visto ninguna de las letras ni nadie me ha dado una sola indicación. No he hablado ni con la gente del Comité Olímpico ni con la de la SGAE. Por lógica, deberá ser corto, dos o tres estrofas como mucho, aunque será la primera la que todo el mundo se aprenda.