Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Tránsfugas y minorías, sostén de Zapatero JUEVES 25 s 10 s 2007 ABC Las claves del debate El sudoku de Solbes La expresión es del propio vicepresidente económico y se refiere a la complicación que supone cuadrar los compromisos de inversión que ha ido adquiriendo Zapatero con determinadas Comunidades. El Estatuto catalán prevé una inversión equivalente a la aportación de la Comunidad al PIB, mientras que el texto andaluz se decanta por el criterio de población. ERC se radicaliza (más) El pasado fin de semana, el primer socio de Zapatero, ERC, celebró una asamblea en el que se optó por radicalizarse un poco más, e incluso muchos pidieron romper el pacto con José Montilla. Ayer, en el Congreso, se escenificó ese paso más en la radicalización con una enmienda a la totalidad para distanciarse del Gobierno nacional a pocos meses de las elecciones. Puig, de ERC, charla con Solbes en presencia de De la Vega F. SECO Rajoy acusa a Zapatero de tirar de talonario para tapar el fracaso de la legislatura Los Presupuestos son un freno en lo económico y una indecencia por uso partidista de fondos públicos A. COLLADO MADRID. Mariano Rajoy aprovechó el debate de Presupuestos para hacer una descalificación general de la labor del Gobierno en la legislatura que termina más que para discutir de cifras con el vicepresidente económico, Pedro Solbes. Empezó por resaltar el contenido electoralista de las cuentas y terminó por dar por hecho que de elaborar las próximas se ocupará él mismo. Si para el Ejecutivo el debate era un mero trámite preelectoral más que parlamentario, para el jefe de la oposición era un oportunidad de atacar al Gobierno en el medio que más le va a Rajoy: la tribuna del Congreso. Según el presidente del PP, Zapatero se ha aplicado a buscar apoyos electorales con los Presupuestos, porque ha fracasado en las dos grandes apuestas de la legislatura, la reconfiguración territorial autonómica y la negociación política con la banda terrorista ETA. Este Gobierno, a falta de un proyecto ilusionante, ante la ausencia de ideas eficaces, tira de talonario para intentar ocultar su fracaso dijo para arrancar su discurso. Rajoy convenció a los suyos en otro ejercicio de oratoria contundente, medida e incluso ocurrente en ocasiones, dura pero educada a un tiempo, que le redime ante su parroquia de los errores o torpezas cuando tiene que moverse en otros medios como los vídeos. Se le nota tan cómodo y suelto en la tribuna del Congreso como tenso en algunos medios de comunicación. Al presidente del PP también le gusta la política económica y, además de incidir en el contenido electoralista de las cuentas, logró que, al final, Pedro Solbes le acabara de dar la razón en que los cálculos de crecimiento en que se basan pueden ser demasiado optimistas. Se apuntó el tanto de sacar al rocoso ministro de Zapatero, antes de Felipe González, siempre atrincherado en las cifras y las estadísticas, la trampa de fondo de los Presupuestos. Frente la generosidad del Gobierno del PP con el gasto corriente, Rajoy recordó que cuando su partido estaba en el poder y se aproximaban las elecciones, en 2000 y 2004, se mantenía el gasto por debajo del crecimiento de la Economía. El jefe de la oposición insistió en que Zapatero, en otro incumplimiento de sus compromisos de investidura de 2004, ha vuelto a subir la presión fiscal un punto por año. Se basaba en los datos de la OCDE. Rajoy dejó a un lado la macroeconomía para explicar que, frente al tancredismo con que el Gobierno responde a los avisos de fin de ciclo o la crisis hipotecaria, se podía aprovechar los Presupuestos para aliviar los problemas a que se enfrentan las empresas y las familias. Rebaja de impuestos en vez de gastos electorales, proponía el jefe de la oposición. Son unos Presupuestos generales ajenos a la realidad española. Ha cosido usted un traje a la medida de Rodríguez Zapatero y al dictado de sus intereses. Está usted cumpliendo un trámite. La mejor fórmula para decir todo con una sonrisa es tergiversar la realidad y pintarla como convenga Rajoy se adornó por momentos y siempre apuntó a Zapatero, que seguía el debate muy serio, sin sonrisa alguna e incluso con el gesto retorcido cuando el presidente del PP se refirió al caos de las infraestructuras en Cataluña. Volvió Mariano Rajoy a hacer frases redondas, muy aplaudidas por sus diputados: Estos Presupuestos en lo económico son un freno; en lo político, un retroceso; y, en lo moral, por uso partidista del dinero de todos los españoles, una indecencia Por si no estaba claro, insistió en que sus críticas no iban dirigidas exclusivamente al vicepresidente económico: No se puede pedir responsabilidades a quien no tiene capacidad de decisión o la que tiene es muy limitada Rajoy enumeró después los choques entre los anuncios electorales de los ministros y los planes de Solbes. El ejemplo de los alquileres de viviendas fue el más sangrante: Desde la escalinata de la Moncloa el presidente del Gobierno y la ministra le dejaron bien claro que su opinión era irrelevante El presidente del PP cerró su intervención con el compromiso de cambiar los Presupuestos por el bien de España cuando gane las elecciones generales. Mariano Rajoy, durante su intervención de ayer en el Congreso Tancredismo ante la crisis CiU no pactará con quien no cumple y ERC se aleja del Gobierno M. C. MADRID. Los socios habituales de Zapatero durante toda la legislatura le dejaron ayer solo ante los Presupuestos Generales de 2008. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, aseguró que las cuentas presentadas por Pedro Solbes no son realistas con la situación de las familias e incumplen el pacto en materia de inversiones en Cataluña. Este grupo no pactará con quien no ha cumplido lo pactado advirtió. Duran se enfadó con Solbes cuando éste se refirió a la generosidad del Gobierno con Cataluña. Una palabra que no gustó nada en CiU: Nos duele que hable de generosidad. Cataluña no necesita generosidad, sino justicia Esquerra Republicana, socio predilecto de Zapatero que se ha radicalizado un poquito más, si cabe, en las últimas semanas ante la cercanía de las elecciones, pidió la publicación de las balanzas fiscales (lo Lo mejor para decir todo con una sonrisa es tergiversar la realidad y pintarla como convenga