Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID Tensión en la Cañada Real MIÉRCOLES 24 s 10 s 2007 ABC PISCINAS DESDE EL AIRE Los antidisturbios avisan de que no les volverán a pillar fuera de juego La UIP dice que pecaron de pardillos en la Cañada Real por falta de información s Íbamos a un desalojo y un derribo como otros tantos, y no estábamos preparados CARLOS HIDALGO MADRID. Aviso para navegantes: lo que ocurrió el pasado jueves en la Cañada Real Galiana fue fruto de la imprevisión; si se reproducen nuevos altercados violentos en el próximo derribo, la Policía no se andará con chiquitas. Así lo advierten desde la Unidad de Intervención Policial (UIP) los llamados antidisturbios a los habitantes de la Cañada Real que estén pensando en volver a soliviantarse. No nos volverán a pillar fuera de juego dicen. Si hay otro desalojo, el dispositivo va a ser importante. No vamos a ir en plan de que nos maten afirman fuentes policiales de la unidad. El otro día, sólo acudimos un subgrupo- -menos de 20 agentes en total- porque íbamos a proteger a la Policía Municipal. Pero, la próxima vez, no volveremos a pecar de pardillos. El dispositivo va a ser importante advierten. El pasado jueves, cuando se produjo la batalla campal en el Sector V del asentamiento, acudieron unos 50 agentes, de la Policía Municipal y de la Nacional, en previsión de altercados en el desalojo y derribo de una casa ilegal. Pero nadie se temía que ocurriera lo que ocurrió: 16 agentes antidisturbios resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad, como uno que sufrió la rotura de la mandíbula. También hubo varios municipales lesionados, así como cuatro vecinos, entre ellos, una embarazada y un joven que recibió el impacto de una pelota de goma de la UIP en un ojo. Pero, ¿por qué se llegó a ese punto? Fuimos a un desalojo y a un derribo, como a otros tantos. No estábamos provistos de todos los medios antidisturbios, porque no se preveía lo que iba a ocurrir indican desde la Policía. El protocolo de actuación, en caso de desalojos, viene a ser el siguiente: la Policía Municipal es la que tiene que ejecutar la orden judicial. En zonas problemáticas, suelen acudir los antidisturbios para cubrir a la Policía Municipal si se produce alguna refriega. Pero lo que ocurrió la semana pasada en la Cañada Real se escapa de las circunstancias normales que acompañan a este tipo de actuaciones policiales. Llevábamos lo básico, pero faltaba material, como los chalecos antitrauma, que sólo portaban unos pocos agentes... Y aquello fue una guerra añaden las fuentes consultadas. Los policías antidisturbios achacan lo sucedido a la falta de información. En la Cañada Real, cuando se va para hacer alguna operación antidroga, por ejemplo, tienes que ir preparado. Es una zona donde hay armas, hay mucha gente que se dedica a la delincuencia. La mitad de los menores que se ve delinquiendo por las calles de Madrid son de la Cañada indican en la Unidad de Intervención Policial. Y no es una exageración. Por ejemplo, la carretera a cuyos costados se levantan las más de dos mil construcciones ilegales del poblado está llena de socavones. Los delincuentes que allí viven los hacen para que los coches patrulla de la Policía no puedan transitar por la zona. Desde la UIP, además, se quiere dejar claro, a quienes han calificado de excesivamente dura su actuación del jueves, que no fueron a cargar La ignorancia es muy atrevida. No estábamos preparados, hubiéramos ido con todo el material y más personas dicen. La próxima ocasión será muy diferente, aseguran las fuentes policiales informantes. Si se trata de uno o dos derribos, al menos acudirán cien agentes, reforzados con los de la comisaría del distrito en que se encuentren las viviendas- -Villa de Vallecas o San BlasVicálvaro, en el caso de la capital- agentes de la Brigada de Información e, incluso, vigilancia aérea desde un helicóptero. Todos ellos, además de la Policía Municipal. Mientras todo esto llega, ayer continuaban los controles policiales en los accesos a la Cañada Real Galiana. Agentes de la comisaría de San Blas- Vicálvaro y de la Brigada de Información identifican a aquellas personas sospechosas de poder estar involucradas en los sucesos violentos de la semana pasada. Los vídeos e imágenes tomadas y difundidas por los medios de comunicación durante la refriega del jueves están sirviendo a los investigadores para poder poner nombres y apellidos a los supuestos alborotadores. Por otra parte, los vecinos del sector V continuaban con el levantamiento de la casa que fue derribada, en el mismo solar. Fuentes municipales afirmaron a este periódico que hay cinco órdenes de desalojo y derribo pendientes de sus respectivos autos judiciales. De cualquier manera, las fuentes policiales y municipales consultadas coincidieron en que no está previsto que se ejecute ninguno a lo largo de esta semana. La orden que provocó el motín de más de 300 vecinos en el Sector V de la Cañada Real tenía fecha del pasado mes de junio, si bien el juez que emitió el auto de derribo no lo hizo hasta septiembre. El Ayuntamiento de Madrid, por lo tanto, está a la espera de que el juzgado correspondiente dé el visto bueno a sus peticiones para proseguir con la eliminación de las viviendas ilegales de la zona. Aquello fue una guerra Cinco derribos pendientes El Ayuntamiento de Madrid está a la espera de que el juez dé el visto bueno a otras cinco órdenes de derribo en el asentamiento ilegal