Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 24 s 10 s 2007 ABC Al menos 16 muertos, tres de ellos niños, en un ataque de EE. UU. en Irak EFE BAGDAD. Al menos 16 personas han muerto, entre ellas seis mujeres y tres niños, y otras 14 han resultado heridas en un ataque de helicópteros estadounidenses cerca de Tikrit, capital de la provincia de Salahedin, norte de Irak, informaron fuentes policiales. El bombardeo tuvo lugar en la zona de Degla, 20 kilómetros al sur de Tikrit, y estaban dirigidos contra una casa, que quedó destruida por el ataque aéreo. Las fuentes explicaron que los bombardeos comenzaron a primeras horas de la mañana, cuando dos campesinos resultaron heridos por los disparos desde helicópteros estadounidenses. Tras dar parte a la Policía, un tercer campesino trasladó a los dos heridos a una casa en la que había mujeres y niños, que fue atacada y destruida por los helicópteros de EE. UU. siempre según las fuentes policiales. Por su parte, el Ejército de EE. UU. todavía no ha hecho pública su versión de los hechos. Una ofensiva estadounidense también apoyada desde el aire por helicópteros hace dos días causó decenas de muertos y heridos civiles en la barriada chií de Ciudad Sadr, en Bagdad. El PKK humilla a los generales turcos exhibiendo a ocho soldados prisioneros Alta tensión en los funerales de los militares muertos el domingo, mientras el Gobierno de Erdogán sigue recibiendo presiones para que no intervenga en Irak ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL ESTAMBUL. El Gobierno iraquí ha prometido que cerrará las bases de los terroristas kurdos del PKK en su territorio y desde todas partes le llegan a las autoridades turcas sugerencias para que no desencadene una operación a gran escala en el Kurdistán iraquí. Sin embargo, los militares turcos siguen acumulando tropas y vehículos en la frontera con Irak, y los guerrilleros del PKK, que habían ofrecido una tregua, se han dedicado a añadir presión haciendo públicas las fotografías de los ocho soldados turcos que afirman haber capturado en la emboscada del pasado domingo en la que murieron otros doce militares turcos. En los funerales de los soldados muertos se vieron ayer pancartas que hacen pensar que la guerra puede estallar no sólo en la frontera con Irak, sino directamente en las calles de cualquier ciudad turca. Algunos amenazaban directamente a los 23 diputados que se eligieron como independientes en las circunscripciones kurdas pero que todo el mundo sabe que pertenecen al Partido de la Sociedad Democrática, que es la franquicia política del PKK: Tomaremos el Parlamento y colgaremos a esos 23 Poco después, la página web fue bloqueada en Turquía, pero las fotos se han visto en todo el mundo y los diarios de hoy serán sin duda una llamarada de nacionalismo militante. Frente a esta situación en Turquía, que el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, le haya asegurado al ministro de Asuntos Exteriores turco Ali Babacán que ordenará el cierre de todas las oficinas y centros de entrenamiento del PKK en suelo iraquí porque considera que se trata de un grupo terrorista, seguramente no será bastante para rebajar la tensión. Al fin y al cabo, el Gobierno de Bagdad tiene poca (o ninguna) influencia en la región autónoma del norte del país, que tiene sus propias fuerzas de seguridad. También la Comisión Europea ha intentado calmar los ánimos con una llamada del presidente Durao Barroso al primer ministro turco Tayip Erdogán, además de encargar a todos los embajadores europeos que pidiesen a los representantes del Partido para la Sociedad Democrática. Erdogán respondió que no puede esperar indefinidamente a que los iraquíes actúen y que Turquía tiene derecho a ejercer su autodefensa en cualquier momento para lo cual consideran que no necesitan el permiso de nadie. Los turcos consideran que Estados Unidos no les ayudará si deciden lanzar esta ofensiva, pero que tampoco utilizará los medios de los que dispone en Irak para impedirlo. Los diarios turcos están convencidos de que se limitará a evitar el fuego amigo Hay en estos momentos dos cosas que podrían decantar la posición de Turquía. Una es, sobre todo, la declaración del Congreso norteamericano calificando de genocidio la matanza de armenios de 1915. La segunda es el informe de cumplimiento de las reformas que le exige a Turquía la Unión Europea. Un doble ataque al muy sensible orgullo de los turcos podría ser en estos momentos peor que cualquier ataque terrorista del PKK. Con la confirmación de que los ocho soldados están en poder de los terroristas y de que éstos los han exhibido con una bandera kurda, la reacción empeorará. El ejército había alegado hasta ayer posibles problemas de comunicaciones para no definir la suerte de los ocho soldados cuya desaparición no quería confirmar. Ayer, la agencia pro kurda FIRAT mostró varias fotografías de los militares capturados, uno de los cuales estaba levemente herido Fotos y bloqueo de la web El Gobierno iraquí intenta calmar a Turquía cerrando todas las oficinas y centros de entrenamiento kurdos Las milicias del Ejército de El Mahdi, del clérigo radical chií Muqtada al Sadr, y la Policía iraquí mantienen duros enfrentamientos en el centro de la ciudad de Basora, 500 kilómetros al sur de Bagdad, según fuentes de seguridad. Durante los enfrentamientos, que las fuentes calificaron de intensos se habrían producido varias víctimas, aunque no pudieron precisar su número. Explicaron que los combates se desencadenaron después de que las fuerzas de seguridad detuviesen en un puesto de control policial a un conductor con un coche perteneciente a una oficina de Muqtada al Sadr, líder del Ejército del Mahdi En los enfrentamientos, los milicianos secuestraron a un grupo de policías y se incautaron de algunos de sus vehículos, afirmaron las fuentes, que agregaron que un numero indeterminado de heridos se produjo en ambos bandos. La oficina del líder del Ejército del Mahdi reiteró ayer su compromiso de suspender de las actividades de la milicia, adoptado en agosto pasado. Enfrentamientos en Basora AP Mueren dos milicianos en una incursión militar israelí en Cisjordania Las tropas israelíes abatieron ayer a tiros a dos milicianos palestinos pertenecientes a la Yihad Islámica durante una redada en la ciudad de Yenin, situada en el norte de Cisjordania, según informó el Ejército. Testigos presenciales palestinos indicaron que a primera hora de la mañana se produjo un violento tiroteo entre los insurgentes y los soldados, pero el grupo miliciano no especificó que sus hombres fueran los fallecidos.