Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 23 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.550. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte REBELIÓN POPULAR N En primer plano, Rocío P. al fondo, su hija Noara, en brazos de un familiar Rocío dará vida a Noara otra vez Un juez ha autorizado a Rocío P. de 17 años, a donar parte de su hígado a su hija, Noara, de apenas seis meses. El caso ha creado en los últimos días un intenso debate ético, médico y jurídico POR JOSÉ LUIS LOSA FOTO KAKO RANGEL ocío P. nació en la localidad sevillana de Camas hace 17 años y no será mayor de edad hasta marzo del prímo año. El pasado año quedó embarazada y decidió seguir adelante con el bebé. Sin embargo, tras dar a luz el pasado mes de mayo, Rocío tuvo que enfrentarse a la peor noticia que pueden recibir unos padres tras el parto: su hija, Noara, nació con una garve dolencia hepática que ponía en duda su vida. A pesar de sus escasos recursos, Rocío acudió a la Unidad de Trasplantes del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba para conocer las distintas posibilidades que podían salvar a su hija. El pasado mes de agosto, los médicos informaron a la joven de que una de las alternativas era que la madre donara parte de su hígado a su bebé, algo a lo que se aferró Rocío a pesar de que los facultativos también le ofrecían la posibilidad de esperar a que el órgano proviniera de un fallecido. Sin embargo, la madre se enfrentaba a otro problema, uno más, en su vida: al ser menor, la Ley le impedía el trasplante. Consultó la situación a un juzgado de guardia en Córdoba que les comunicó que el caso debía estudiarse en un juzgado de la provincia de la madre. Rocío se puso en manos de su abogado, Juan Manuel Gabella, y presentaron su solicitud ante el juzgado de Primera Instancia Número 17 de Sevilla. El pasado lunes 15, la joven de Camas acudió al juzgado para la vista oral para convencer al magistrado de que si soy mayor para ser madre, lo soy para ser donante Rocío acudió a la vista rodeada de su familia, que le apoya en todo momento, y por su abogado, que presentó hasta cuatro informes médicos que aseguran que la joven está sana y es perfectamente consciente de los riesgos de su operación. Durante esta semana, el debate se ha centrado en este caso. Tanto el Hospital Reina Sofía de Córdoba como la Organización Nacional de Trasplantes no han visto con buenos ojos el caso, al considerar que no se trata de un código cero -aquel en el que debe operarse al paciente de forma inmediata para salvar su vida- -y creen que se podía esperar algo más. Los médicoshan recordado que existen otros 33 menores en España en estos momentos esperando un hígado y hasta 5.000 personas en todo el país esperando algún órgano. Por su parte, tanto el ministro de Sanidad, Bernat Soria, como la Junta de Andalucía han mostrado su simpatía por este caso en los últimos días. Ayer, Rocío recibía la notificación judicial que le permitirá volver a dar vida a su hija Noara y, más allá de los debates públicos, asumió con absoluta normalidad que una madre como yo lo dé todo por su hija R unca hubo una rebelión contra el Sistema tan inmensamente popular como la movilización del cambio climático. No se conoció tan altísimo entusiasmo de ciudadanos de todos los colores morales y políticos, de los ricos y de los pobres, de los gobiernos de izquierdas y de derechas, de los hombres y de las mujeres, de los negros y de los blancos, de los obreros y de los intelectuales. Porque vale para todos ellos y no vale para nadie, para todo y para nada. Porque es una rebelión incolora, insípida e inodora. Porque no tiene una causa presente y hasta la futura podría ser fallida. Porque no hay responsables concretos ni culpables. Porque no molesta a nadie y no se compromete contra nadie. Porque no tiene ideología ni color político. Por eso le dan un Nobel, por eso su líder, Al Gore, se está haciendo millonario por la causa, por eso se pelean por pagarle más de 150.000 euros por conferencia, por eso el Gobierno español le compra vídeos para las escuelas. La protesta contra cambio climático es cómoda, es comercial, es moda. Es un perfecto best seller. Las causas del presente, las que nos comprometen personalmente, las que hacen daño a nuestra conciencia, las que exigen que nos definamos, que nos manchemos, no son populares. No son bienvenidas las conferencias o los vídeos sobre el hambre, las dictaduras, los genocidios, sobre el terrorismo, sobre la discriminación de la mujer, sobre el racismo. Váyase con esa lata de causa a otro lado. Y si tiene un vídeo o una conferencia, fináncielos usted mismo. Preferimos llorar por el cambio climático que sufriremos cuando estemos todos muertos.