Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 23- -10- -2007 ABC Un Ortega inédito subraya su oposición a la dictadura de Primo de Rivera El VII tomo de sus Obras Completas ofrece medio centenar de inéditos MADRID. La Fundación Ortega y Gasset presenta hoy el VII tomo de las Obras Completas del filósofo, que comprende los textos escritos entre 1902 y 1925 y no publicados en vida. Como explica a ABC Javier Zamora Bonilla- -investigador del Centro de Estudios Orteguianos, y profesor de la Complutense- -este primer volumen póstumo exhuma 49 piezas inéditas e incorpora 29 textos no incluidos en anteriores Obras Completas. Innúmeras curiosidades y revelaciones ofrecen los inéditos. Siempre se habló del silencio de Ortega respecto a la dictadura de Primo de Rivera. Aquí se desmonta cualquier duda: Evidentemente, en comparación con las críticas que Ortega hacía en Prensa a los Gobiernos de la Restauración, llamó mucho la atención que en 1923, tras dar el golpe Miguel Primo de Rivera, Ortega no realizara una crítica inmediata a lo que se intuía que iba a ser una dictadura recuerda Zamora. Ortega sufría la implacable censura y estaba fuera del debate, pero en estos nuevos textos queda clara su posición contraria, desde muy temprano, a la dictadura de Primo: Si bien le parece que viene a destruir la vieja política, algo que él comparte, Ortega no le ve futuro a la dictadura, ni que vaya a construir nada nuevo En otros manuscritos glosa a Azorín, Baroja, Giner de los Ríos, desde el elogio o la crítica. Ortega el Joven se atrevió a decir cosas que no eran muy frecuentes. Anatomía de un alma dispersa sobre Baroja es una contundente invectiva contra don Pío, y quizá por eso no la llegó a publicar. O las críticas a Azorín, a pesar de que es uno de los escritores que más le gustan. Ortega opinaba de verdad sobre los demás dice Zamora. No era el intelectual orgánico comprometido con una ideología, sino con estar a la altura de su tiempo En 1914 Ortega ha tenido ya enfrentamientos muy serios con Miguel de Unamuno, y cuando destituyen el autor de Paz en la Guerra del rectorado de Salamanca, Ortega encabeza el ANTONIO ASTORGA movimiento para oponerse a la vieja política que ha descabezado a Unamuno. De ello dan fe dos textos desconocidos, como las notas de una conferencia en tierra salmantina. Ortega apoya de forma radical a Unamuno, y moviliza a los medios contra los que destituyeron a Unamuno explica Zamora. Ortega hablaba de un patriotismo crítico creía que había que fijarse en lo defectuoso de la nación para mejorarlo, pero no en un sentido de pensar que España era una nación completamente fracasada. Su pensamiento era para un proyecto sugestivo de vida en común. Glosas inactuales Editado por la Fundación Ortega y Taurus, han compilado este volumen un grupo de apasionados del Centro de Estudios Orteguianos: Carmen Asenjo Pinilla, José Ramón Carriazo Ruiz, María Isabel Ferreiro Lavedán, Iñaki Gabarain Gaztelumendi, Felipe González Alcázar, Azucena López Cobo y Javier Zamora Bonilla. También ve la luz el primer texto escrito por Ortega con ánimo de publicación, Las glosas inactuales de 1902. Y sus diarios intelectuales, que no fueron muy frecuentes en Ortega, y que proyectan una escritura muy fresca. Se avanzan muchos temas que estarán en etapas posteriores incardinadas a su obra: por ejemplo, la importancia de lo superfluo en la vida. Si la vida es trabajo o deporte que diría en los años veinte. Antes, en 1909, había sentenciado: Lo importante en la vida no es el trabajo, sino lo superfluo Hay un inédito sobre el humilde liberalismo, que permite trazar la relación crítica de Ortega con el liberalismo de Canalejas; manuscritos filosóficos que vinculan a Ortega con el neocantismo, y el paso hacia la fenomenología. Prosa sublime, como la que pueden paladear aquí, al lado, sobre el papel del intelectual, y la política. ¿Le dolería hoy España a Ortega? Sin guija no puedo responder se disculpa Zamora. Más información sobre el libro: http: www. fog. es José Ortega y Gasset, en una fotografía tomada en Hamburgo en 1953 ABC