Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MARTES 23 s 10 s 2007 ABC Bush pide 500 millones al Congreso para la lucha contra la droga en México ABC WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, solicitó al Congreso 500 millones de dólares (352,8 millones de euros) para ayudar a México a reforzar la cooperación común en el combate contra el narcotráfico y el crimen organizado. Esta petición para el año fiscal 2008, que comenzó el 1 de octubre, forma parte de un plan más amplio de 1.400 millones de dólares que los dos gobiernos han negociado en los últimos meses para, según explicó la Casa Blanca en una nota, hacer frente a las amenazas comunes informa Efe. Aunque varios medios mexicanos bautizaron el plan de ayuda como Plan México las autoridades lo han llamado Iniciativa de Mérida para evitar comparaciones con el Plan Colombia que dista mucho, en cuanto a fondos y a contenido. Además de los fondos para México, Bush solicitó otros 50 millones de dólares para ayudar a los países centroamericanos en sus esfuerzos de cooperación sin precedente en la lucha contra la delincuencia trasnacional y el tráfico de drogas, agregó el texto. El presidente francés Nicolas Sarkozy, junto al Rey Mohamed VI de Marruecos, ayer a su llegada a Rabat AFP Un juez francés pide la detención de cinco altos cargos de Marruecos La iniciativa judicial, relacionada con la desaparición del opositor Mehdi Ben Barka, coincide con la llegada del presidente Sarkozy en visita de Estado al reino alauí LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Con el Rey Mohamed VI recibiendo al presidente Nicolas Sarkozy en Marraquech la bomba informativa saltó en Francia. Un juez ordenó la detención de cinco responsables marroquíes por su supuesta relación con la desaparición del opositor Mehdi Ben Barka. Entre ellos se encuentra el máximo jefe de la Gendarmería Real, el general Hosni Benslimane. Ben Barka es el más conocido opositor al régimen marroquí desaparecido durante los llamados años de plomo del reinado de Hasán II. Desde entonces son constantes las manifestaciones no sólo de su familia sino de numerosas organizaciones de derechos humanos, que acusan directamente al entorno de la Monarquía alauí. Nuestros pensamientos se dirigen igualmente hacia la suerte de nuestro compatriota Mehdi Ben Barka, secuestrado el 29 de octubre de 1965 en París y desaparecido desde entonces recuerda la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en una carta remitida a Sarkozy con motivo de su viaje a Marruecos. La AMDH entiende que el Estado marroquí es el principal responsable de la desaparición de Ben Barka, pero cree que Francia no está exenta de responsabilidades al haberse producido ésta en su capital, cuando el opositor salía de un conocido restarurante. Esta organización le ha pedido además al presidente galo que interceda por los presos políticos y de opinión que están en las cárceles del país magrebí. La televisión France 3 adelantó anoche que el juez Patrick Ramaël, que instruye el caso ha firmado cinco órdenes internacionales contra los responsables marroquíes. Se trata, además de Benslimane, del ex jefe de los servicios contraespionaje, Abdelkader Kadiri; uno de los supuestos integrantes del comando que secuestró al opositor, Miloudi Tounsi; y dos agentes de los servicios secretos marroquíes Cab 1, Boubker Hassouni y Abdlekak Achaachi. El de Ben Barka es el caso más sonado de las miles de desapariciones, asesinatos y torturas cometidas por las autoridades marroquíes sobre todo durante el reinado de Hasán II, que murió en 1999 dejando el trono en manos de su hijo, Mohamed VI. El Monarca puso en marcha la polémica Instancia Equidad y Reconciliación (IER) con la que trató de rendir cuentas con el pasado. En las audiciones públicas organizadas en diferentes localidades del país los ciudadanos que aceptaron participar no podían dar nombres de los responsables ni aquellos actos tenían ninguna finalidad judicial, con lo que finalmente fueron muy criticadas por las organizaciones de derechos humanos, que llegaron a organizar sesiones paralelas. La llegada del presidente francés era muy esperada ayer en Marruecos a pesar de que fue el propio rey Mohamed VI el que, según el Elíseo, decidió finalmente suspender la visita que iba a realizar el pasado julio al reino alauí dentro de una gira que lo llevó también a Argelia y Túnez. Francia no sólo es la antigua potencia colonial. Es, hoy en día, el principal aliado de Marruecos en Europa y eso se refleja en el asunto que más preocupa a Mohamed VI a nivel internacional: el conflicto del Sahara Occidental. A pesar de que Rabat finalmente no comprará la flota de aviones Rafale de la factoría Dassault al decidirse por una oferta mejor de los F- 16 de Washington, ayer, nada más llegar a Marraquech, Mohamed VI y Sarkozy formalizaron la venta del tren de alta velocidad francés, que unirá la futura línea Tánger- Marraquech. Sarkozy, que fue recibido por Mohamed VI y estará en Marruecos hasta mañana, visitará también Rabat, donde se dirigirá al Parlamento, y Tánger, donde espera defender la unión de los países de las dos riberas del Mediterráneo. Irak y Afganistán Bush compareció ayer ante los medios de comunicación para anunciar que ha pedido al Congreso que le autorice a ampliar su presupuesto bélico en 42.300 millones de dólares. En su declaración, el presidente detalló que ese dinero se destinará a financiar las operaciones en Irak y Afganistán, y apenas se refirió a la ayuda destinada a México y Centroamérica. La solicitud de fondos adicionales permitirá otorgar asistencia vital para nuestros socios en México y Centroamérica, que trabajan para desmantelar los carteles de droga, combatir el crimen organizado y frenar el tráfico de personas se limitó a decir el gobernante estadounidense. Las operaciones militares en Irak y Afganistán, así como los demás componentes de la solicitud, son prioridades urgentes para EE. UU. y el Congreso debe financiarlas sin demora enfatizó Bush. Pero no hizo referencia específica a la Iniciativa de Mérida que ambos gobiernos negociaron entre bambalinas desde comienzos de año. Sin embargo, el comunicado que divulgó luego la Casa Blanca deja claro que se trata de la primera partida de fondos destinados al plan de cooperación bilateral en seguridad. Responsabilidad francesa Entre los implicados figura el máximo jefe de la Gendarmería Real, el general Hosni Benslimane