Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 s 10 s 2007 ESPAÑA 27 Detienen a un joven que dio una paliza a una menor por ser ecuatoriana La cámara de un tren de Barcelona registró los golpes e insultos racistas ÁNGEL MARÍN BARCELONA. Sergio Javier M. M. de 21 años y vecino de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) fue detenido el pasado viernes por la Guardia Civil como presunto autor de la agresión de una menor de origen ecuatoriano en un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) La cámara de seguridad del vagón registró la brutal paliza que tiene tintes de ser un ataque racista. En las imágenes del vídeo se aprecia como el joven entra en el tren manteniendo una conversación telefónica, y sin dejar de hablar por teléfono, insulta y golpea reiteradamente a la chica, de 16 años, que viajaba sola. Tras decirle al oído que se fuera a su país e insultarla zorra puta al tiempo que le tocaba un pecho, el agresor hace amago de irse pero se da la vuelta y, sin mediar palabra, le propina un tremendo puntapié en la cara y, posteriormente, un puñetazo en la boca. En el momento de la agresión, unos asientos más allá del que ocupaba la menor, había otro adolescente de origen suramericano en el vagón, que presenció los golpes e insultos a la chica sin ayudarla por miedo a ser también víctima de la ira del agresor. Según explicó la joven ecuatoriana a la Guardia Civil, el individuo entró en el vagón hablando en voz alta por su móvil, con expresiones como matar al moro inmigrantes de mierda o matar de un disparo que le llamaron la atención. La mirada de la adolescente, que no intercambió ninguna palabra con su agresor, desencadenó, al parecer, la violencia con la que actuó Sergio, que tiene antecedentes penales por dos delitos de robo con violencia en 2004. Los hechos denunciados por la joven sucedieron el pasado día 7 de octubre en el trayecto entre la estación barcelonesa de la Plaza de España y Martorell, poco antes de llegar al apeadero de la Colonia Güell donde se bajó el agresor. Posteriormente, la adolescente llamó al 112, el teléfono de emergencias de la Generalitat, solicitando auxilio y dos agentes de la Guardia Civil atendieron a la menor, que se encontraba en estado de shock en la estación de Sants Vicenç dels Horts. A partir de ese momento, el Área de investigación de la Guardia Civil de Barcelona inició las gestiones para localizar al presunto autor del ataque. Doce días más tarde, los agentes detuvieron a Sergio Javier M. M. que curiosamente llevaba la misma cazadora del día de la agresión a la menor, en la puerta de su domicilio en Santa Coloma de Cervelló. El individuo, que actualmente está a disposición judicial, no reúne, al parecer, el perfil de ser miembro o militante de una organización xenófoba y racista, sino que todo indica que es un individuo que actúa con alta dosis, a veces gratuita, de violencia. La asociación SOS Racismo condenó ayer la agresión racista que sufrió la menor de ori- La Guardia Civil se centra en el entorno personal del alcalde de Polop C. MORCILLO MADRID. Ni sicarios, ni expropiaciones ni especulaciones urbanísticas. Después de varios interrogatorios y registros (en dos viviendas) la Guardia Civil cree que el móvil del intento de asesinato del alcalde de Polop es de carácter personal, y en concreto vinculado a alguna relación sentimental. Las armas empleadas, dos pistolas de pequeño calibre, y la poca pericia del tirador (falló dos de los tres disparos) descarta casi por completo que se trate de un crimen obra de profesionales como se barajó. Alejandro Ponsoda (PP) fue atacado el viernes en torno a las diez menos cuarto de la noche antes de abrir el garaje de la casa en la que vive con su padre en Xirles (pedanía de Polop) Recibió un disparo en la sien efectuado desde la ventanilla del conductor; otro de los impactos se incrustó en la puerta del copiloto- -se han recogido restos deformados de dos casquillos- -mientras que el tercero fue el padre quien aseguró oírlo (no hay restos) Una pareja, vecina de la localidad alicantina donde ocurrieron los hechos, fue detenida en un primer momento porque habían amenazado al regidor tras una expropiación de terrenos. No obstante, quedaron en libertad horas después ya que acreditaron documentalmente que a la hora de los disparos estaban de compras en un centro comercial de Alicante. Desde ahí, los investigadores empezaron a rastrear el entorno laboral y personal de la víctima- -sigue ingresada en la UCI en estado grave aunque no se teme por su vida- Ponsoda lleva varios años vinculado al Ayuntamiento, por lo que ésta es su única actividad y el suceso no parece guardar relación con ella. No obstante, se ha tomado declaración a los diez concejales y se han hecho gestiones incluso con otros consistorios de la comarca, según fuentes próximas al caso. Ayer, agentes del equipo de inspecciones oculares de la Dirección General de la Guardia Civil y miembros de la UCO siguieron con las pesquisas. Los investigadores registraron la casa que la víctima comparte con su padre desde que se separó hace más de una década, así como otra vivienda que posee en Polop y en la que se aloja cuando sus actividades lo requieren. De allí recogieron agendas y notas personales. El joven entra al vagón e insulta a la chica ecuatoriana Coartada documental La sucesión de agresiones acabó con un puñetazo gen ecuatoriano. La ONG no tiene ninguna duda de que es un ataque racista porque las palabras registradas dejan muy claro el contenido racista de los insultos que dirigía a la chica SOS Racismo considera que manifestaciones de violencia FOTOS ABC. ES El detonante: la mirada Otro joven de origen suramericano presenció la brutal paliza, pero no auxilió a la víctima por miedo racista como ésta no pueden quedar impunes en un Estado de Derecho y, por este motivo, ofrecen a la menor ecuatoriana sus servicios jurídicos para defender sus derechos con el máximo de garantías y trabajar para conseguir una sentencia ejemplar La niña de Jávea tenía fiebre cuando su padre la olvidó dentro del coche ABC ALICANTE. Los vecinos de la localidad alicantina de Jávea despidieron ayer con dolor a María, la niña de 21 meses que murió la noche del viernes tras pasar seis horas dentro del automóvil de su padre, que se olvidó de dejarla en la guardería cuando iba a trabajar. El trágico cúmulo de circunstancias fatales comenzó a las nueve de la mañana de un día en el que la niña amaneció con fiebre. Al parecer, el vecino de Jávea acompañó al colegio a su otra hija, de cuatro años, y después se dirigió al aparcamiento de Fernando de Rojas, un lugar muy cercano a su empresa, una asesoría de la calle Ronda Sur, y también de la guardería Minairons, donde acudía la pequeña María. Según destacaron allegados a la familia, la niña estaba dormida, lo que pudo contribuir al descuido de un padre con la cabeza llena de preocupaciones laborales. A pesar de que el lugar donde estacionó el vehículo es bastante concurrido- -es la única zona de estacionamiento de un pueblo sumido en obras- los cristales tintados del coche evitaron que la gente advirtiera la presencia de la niña. A las 15.15 horas, seis horas después, su madre telefoneó a la guardería para saber cómo había pasado la mañana su hija y le dijeron que no había acudido a clase. De inmediato se avisó al padre, que se dio cuenta de su fatal descuido.