Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 22 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.549. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno CECILIA l caso de Cecilia nos interesa porque es una historia de las de siempre con un final de los de ahora. Empero su triángulo no es el amoroso sino el de las tres mejores novelas que yo he leído: Ana Karenina de Tolstoi, Madame Bovary de Flaubert, y La Regenta de Clarín, pues curiosamente en Cecilia se conjuga el origen de los tres autores: su ascendencia es rusa; su vida francesa; y su apellido español. El final para las protagonistas de estas novelas es, como cabría esperar en el XIX, trágico para todas ellas. Todas son hermosas y todas acaban mal. Una advertencia que Cecilia viene a desoír y a dar mal ejemplo, como diría mi abuela, que se disgustaba con las separaciones públicas como si fueran de la familia, precisamente por eso, por el mal ejemplo que daban. A mí en cambio me parece que toda decisión personal es respetable, siempre que, hombre o mujer, no hablen de ella. Quiero decir que cuando alguien se siente impelido a dar explicaciones públicas de lo que ha hecho en su vida personal, es porque necesita verbalizarlo para darse ánimos o justificarse, y Cecilia, con sus declaraciones a la prensa, no sólo nos da la triste impresión de que precisa que asintamos públicamente a sus decisiones privadas, sino que al contarnos por qué lo ha hecho, cómo es ella, y qué quiere hacer con su vida, la fuerte Cecilia, se vuelve débil; y la mujer moderna, antigua. Tendría que ser como las becadas que vuelan por las estepas rusas en Ana Karenina y que llevan en el plumaje los colores secos de las hojas en invierno. Al atardecer, levantan el vuelo y hacen ruido con las alas al marcharse aunque, del pico, no les salga ni un reclamo. E El republicano blanco Cheney y el demócrata negro Obama son primos en grado octavo AP AFP Cheney y Obama son primos Con sentido del humor, un portavoz de Barak Obama comentó que en todas las familias hay una oveja negra al conocer que el vicepresidente Cheney (blanco) y el candidato presidencial (negro) son primos POR ANNA GRAU n Estados Unidos arrasa el furor genealógico. Hay empresas que venden kits caseros para rastrear el ADN familiar. Pero el cotilleo ancestral da a veces unas sorpresas que ni las de Pedro Navaja: ahí es nada descubrir que Dick Cheney y Barak Obama son parientes. Parientes lejanos, pero parientes. El último gran halcón blanco de la Administración Bush y la perla negra demócrata de padre keniata son primos en octavo grado. Ambos descienden de Mareen Duvall, una francesa que emigró a América en el siglo XVII. Un hijo de esta mujer, Samuel, se casó con la nieta de un antepasado de Cheney que se llamaba Richard, como él. Con no poco sentido del humor, un portavoz del senador Obama comentó que en todas las familias hay una oveja negra y que la de la suya es Cheney. Parece que el senador no gana para disgustos: no hace ni un mes que un periódico norteamericano descubría que Obama está también emparentado con el mismísimo presidente, George W. Bush. En este caso, serían primos en undécimo grado. Un detalle curioso es que estos vínculos sorprenden pero no molestan igual a todo el mundo. Ni Bush ni Cheney se han despeinado por tener a Obama en la familia. En el caso de Cheney fue su mujer, Lynne, la que le dio publicidad al caso, calificándolo sin dudar de impresionante A su juicio, esto refleja la riqueza fascinante de lo que puede dar de sí el frondoso árbol de la nación americana. En otro tipo de época o de sociedad, sería de esperar que fueran los más conservadores los menos interesados en descubrirse emparentados con gente más moderna, más lanzada o más díscola. Pero el matrimonio Cheney nunca ha intentado ocultar que su hija Mary es lesbiana. Cuando Mary quedó embarazada, el presidente Bush incluso manifestó públicamente su convicción de que Mary Cheney será una madre fantástica Comparado con esto, ¿qué es tener en la familia al primer aspirante afroamericano a la presidencia de los Estados Unidos? Barak Obama pretende encarnar eso y más. El senador se presenta a sí mismo como una bocanada de aire fresco no sólo frente a los republicanos sino frente al establishment demócrata. Se alzó así como el aspirante mimado por Hollywood y por la izquierda más exigente. Eso puede explicar parte de su mortificación al salir a flote que por sus venas corre oscura sangre republicana. Es una tontería, pero una tontería que subliminalmente pincha el globo de tanta frescura y tantas pretensiones de ser la alternativa a los de siempre E