Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 s 10 s 2007 Campeonato del Mundo de Motociclismo s Gran Premio de Malasia DEPORTES 101 La mirada del tigre de Malasia aseguró el podio Jorge quiso ganar, pero se dio un susto y guardó los guantes de Rocky Balboa T. G. -M. Es un depredador, un asesino en la selva del asfalto, pero los golpes que da la vida, los que te noquean en el Mundial, le han hecho aprender que a veces no se puede cazar y hay que conformarse con los restos de la comida anterior. Lorenzo intentó consumar la corona de 250 con la décima victoria, hasta que la Aprilia le dio un aviso que mandó al campeón por los aires y su ambición a la reserva. Jorge recuperó el equilibrio sobre la moto y aseguró el tercer puesto. Como le ha enseñado Amatriaín, esta vez tocaba nadar y guardar la ropa. Dovizioso necesitaba vencer para impedir la coronación del español y el italiano luchó por el triunfo hasta que Kallio el loco le echó de la pista en la última vuelta. El subcampeón merecía una victoria en Malasia y el golpe del finlandés le resignó a conformarse con la undécima posición. En los boxes se comentó el escándalo que se habría producido si Jorge y Andrea se hubieran disputado un campeonato mucho más apretado. La ventaja del mallorquín apagó la polémica, aunque en el equipo de Dovi criticaron la actitud del finés, que entró colado en una curva y arrolló con todo. Dovizioso, echado por Kallio Jorge salta en el podio con el cinturón de campeón del mundo 2007 REUTERS Dedico el título a mi equipo, a mi padre y a mi madre, así como a los aficionados que siempre me animan Dovizioso ha sido un gran rival, muy duro, y me hubiera gustado felicitarle por su trabajo en el podio Me gusta Rocky por su fuerza de superarse a sí mismo, aún sabiendo que uno no es mejor que los demás Hiroshi Aoyama y Héctor Barberá sacaron provecho de la situación. Sin Andrea en la pelea y con Jorge ajeno al intercambio de golpes, el japonés se escapó hacia el himno y Barberá ascendió al segundo cajón, mientras su compatriota, el bicampeón del mundo, casi perdía el tercer cava por celebrar anticipadamente el laurel. Kallio se quedó a ocho milésimas del balear, que levantó los brazos en plena recta. Lorenzo festejó el cetro vestido de Rocky Balboa, con guantes de boxeador y un cinturón que refrendaba su éxito con estas palabras: Lorenzo show Amatriaín y sus hombres se abrazaron por el segundo aniversario de una fiesta que desde ahora será diferente. El chaval salta a MotoGP. Comienza otra andadura, la decisiva. Ya está obsesionado con ella. Sólo piensa en trabajar.