Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Brasil LUNES 22 s 10 s 2007 ABC Inglaterra duró una vuelta Los humores no estaban arriba en Tewin, el pueblo donde vive Hamilton. Tras la derrota en rugby, arrancó Lewis, su vecino, y en la primera vuelta ya era octavo. El ambiente fue el propio de un entierro POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL TEWIN. Cuando los parroquianos se comenzaron a congregar en los pubs de la pequeña localidad- -el Rose Crown y el Plume of Feathers tras la dura derrota de la selección inglesa de rugby del día anterior. A lo largo de la tarde, las pintas de cerveza levantaron los ánimos, pero la fiesta se acabó antes incluso de que en Sao Paulo se hubiera completado la primera vuelta. Con Hamilton en octavo puesto y poco después en el 18, el ambiente fue el propio de un entierro. En la vecina población de Stevenage, donde Hamilton nació y pasó su primera infancia, la remontada del piloto fue seguida sin pasión. Al final, la única esperanza en The Red Lion era que el héroe local se situara sexto y Alonso le dejara pasar. Ya sé que es mucho pedir, porque se han peleado demasiado, pero si fuera al revés estoy seguro que Lewis facilitaría el título a Alonso comentó uno de los lugareños a falta de diez vueltas. Puede que el fair play en McLaren sea algo ilusorio, pero todos los congregados en el pub fueron respetuosos con el piloto español. Nadie pareció alegrarse de que no ganara Fernando. El enfado no venía por él, sino por el mal papel desarrollado por Hamilton. Finalmente quedó el consuelo de que el muchacho no ha hecho más que empezar en F- 1, y de que la escudería británica seguirá teniendo un piloto nacional por el que apostar. Ninguno de los seguidores en Stevenage se interesó por la suerte futura de Alonso. El tono sepulcral con el que terminó el día contrastó con el bullicio que por la mañana se había registrado en el circuito de karts de Rye House, en la cercana localidad de Hoddesdon, donde Hamilton se inició al volante, tras una primera experiencia ocasional en España durante unas vacaciones. A Rye House acuden ahora muchos chicos de la zona con la esperanza de seguir los pasos de Hamilton. Ya sé que mi hijo no cuenta con las cualidades de Lewis, pero el tener un héroe y una actividad a la que éste arrastra es algo bueno para mi hijo y sus amigos indicó uno de los padres. ¿Hamilton o Alonso? La pregunta a un grupo de niños que se disponían a saltar sobre sus karts era ociosa: Hamilton, por supuesto Lo que ninguno sospechaba es que horas después el título de campeón del mundo no sería para ninguno de los dos, sino para un tercero. Oviedo y Madrid festejaron la derrota de Hamilton como una victoria ABC OVIEDO. La capital asturiana, ciudad natal de Fernando Alonso, pasó de la ilusión a la desilusión, a la emoción y finalmente a la alegría, al presenciar el título conquistado por Raikkonen. Las mismas escenas se repitieron también en el Palacio de los Deportes de Madrid y en otras ciudades españolas. En Asturias, miles de paisanos se congregaron en Oviedo para animar al bicampeón. Los desastres de Hamilton en la pista brasileña fueron festejados con una felicidad que Kimi tornaría en resignación. Cuando pareció claro que el finlandés se llevaría el título, el público, tanto en Oviedo como en Madrid, apoyó al nórdico con tal de que Hamilton no conquistara el Mundial. Consumado el éxito de Ferrari, la gente, en toda España, celebró la derrota del inglés y coreó a Kimi como si fuera Alonso. Así están los ánimos después de todos los sucesos vividos esta temporada. La tarde resultó ser emocionante en muchos puntos de nuestro país. Decidido el título, los asturianos y los madrileños, especialmente, lejos de desilusionarse, apoyaron a Fernando antes, durante y después de la carrera. Parecidos sentimientos surgieron incluso en los estadios de fútbol, donde jugadores y entrenadores también observaron la carrera. El ambiente era similar: se deseaba tanto el fracaso de Lewis como el propio triunfo. En Oviedo, los aficionados se trasladaron en primer lugar al auditorio Príncipe Felipe, donde cerca de 2. 500 personas presenciaron la carrera con numerosas banderas y pancartas. Acto seguido, los aficionados se trasladaron a la Plaza América, donde festejaron el final como si Alonso hubiera ganado, bañándose en las fuentes. Después comenzó la fiesta que habían prometido, pasase lo que pasase, con bailes y música. El presidente de la Peña Fernando Alonso, José Vicente García, confesó la emoción vivida: Durante algunas vueltas hemos soñado con el campeonato, pero tal y como se han dado las cosas, no sentimos felices. Que Ron Dennis aprenda la lección. La forma de gobernar el equipo no ha sido la correcta. Esto le va a pasar factura Ayer, en Oviedo pagaron rondas por la derrota de Lewis. La afición también llenó el Palacio de Deportes de Madrid EFE Fernando se despide de sus mecánicos... ¿Para siempre? EFE Ron Dennis lo pagará caro Los asturianos apoyaron al español desde la plaza América de Oviedo EFE