Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Brasil LUNES 22 s 10 s 2007 ABC LEWIS HAMILTON PAGÓ LA NOVATADA EL HIJO DE DENNIS La flor de su disco duro se marchitó en el peor momento, el día de su coronación como héroe inglés JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SAO PAULO. Los dos primeros enlaces que orientan al visitante en la web oficial de Lewis Hamilton corresponden a su libro autobiográfico Mi historia (saldrá en noviembre al precio de 30 euros) y al episodio que estuvo a punto de fracturar esta novela idílica, la pasada carrera de Hungría en la que saltaron todas las hostilidades que han anidado en McLaren. Lewis y la verdad sobre el 9 de agosto de 2007 dice el titular que remite al comunicado emitido por McLaren en aquella fecha. Hamilton no defrauda. Detrás de ese aspecto caramelizado, edulcorado por las formalidades británicas, por el estilo de la casa madre, se esconde un tipo terriblemente competitivo que detesta perder. No hay que hurgar en la herida para que Fernando Alonso reconozca que su adversario, compañero y subcampeón del mundo es un piloto fantástico que podía haber sido el primer campeón del mundo en el año de su debut, el primer piloto negro de la historia... La flor de su disco duro se marchitó en el peor momento. Y eso que suele sacar provecho de casi todo aquello que toca. Le viene de los genes del abuelo, Davidson, el más rápido conductor de autobuses escolares de la isla de Granada. Lo hace ahora en la Fórmula 1, con sesiones que nunca terminan en el simulador de McLaren. Un artefacto único, al que los ingenieros de la Fórmula 1 no son capaces de poner una cifra en valor de mercado. Y lo hizo en sus orígenes, cuando era un chaval de un suburbio obrero al norte de Londres, Tewin Wood, abatido por la temprana separación de sus padres (tenía dos años) y por las chanzas de sus compañeros de clase, que se burlaban de su aspecto de alfeñique. A tono con la inversión de las tendencias en la Fórmula 1, Hamilton proviene de la calle, de un barrio sin comodidades donde trabajaba su padre, el ahora mediático Anthony, ex empleado de ferrocarril y ex empresario informático. Cuando Hamilton debutó en la Fórmula 1 en Australia, su madre Carmen Lockhart estaba a 15.000 kilómetros de distancia junto a su segundo marido, Ray, en una modesta vivienda de otro barrio conflictivo- -Bedfordshire- Carmen tiene 52 años y dos hijos de una relación anterior al padre de Lewis. El hijo de Ron Dennis por tanto tiene dos hermanos más, Nicola Hewitt y Samantha, además de Nicholas, su hermano pequeño- -aquejado de una parálisis parcial- -fruto de la relación de su padre con su actual esposa. Todo lo que se sabe de Hamilton es la vertiente heroica de un chaval crecido en la dificultad que practicó el kárate para ahuyentar a los matones que le atosigaban con doce años y que se presentó en las narices de Dennis para pedirle un autógrafo y pronosticar que un día correría para él. Ven a verme dentro de nueve años le dijo el jefe de McLaren. Tenía once años y ya corría en karts. Desde hace ocho (tiene veintidós) permanece en la órbita de la escudería de Woking. Hacia las ruedas y tuercas le empujó su padre desde que se fue a vivir con él a los doce años. Sus amigos del colegio jugaban al fútbol y al baloncesto, pero al joven Lewis Carl (un guiño de su padre al hijo del viento, Carl Lewis) sólo le gustaban los coches. Sobre todo, los teledirigidos que aprendió a pilotar en unas vacaciones con su padre en Ibiza. Destacó tanto en esa materia que llegó a participar en un programa de televisión para fans de los coches con mando a distancia. En el afanoso viaje por las categorías inferiores, lavó vehículos- por meticuloso dejaba mal a los demás trabajó en un supermercado, sirvió pintas en un pub y se costeó gastos en la Fórmula Renault que ganó en 2003 con diez triunfos en quince carreras. Luego, meteórico, subió a la Fórmula 3 (quinto, una victoria) a la F 3 Euroseries (venció) y a la GP 2, su último escalón triunfal antes de convertirse en compañero de Fernando Alonso. Hamilton trata de concentrarse minutos antes de salir a la pista de Interlagos EPA McLaren intentó en vano que descalificaran a BMW y Williams ABC SAO PAULO. Pocas horas después de terminar el gran premio de Brasil, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) abrió una investigación contra las escuderías BMWSauber y Williams- Toyota por presuntas irregularidades en la refrigeración del combustible durante el Gran Premio. El motivo de la investigación estaba en la temperatura del combustible de los cuatro coches de los equipos citados tras la carrera, que sería inferior al límite de diez grados por debajo de la temperatura ambiente. Finalmente, los comisarios deportivos decidieron no sancionar a ambos constructores. La decisón definitiva tuvo que esperar seis horas desde que finalizó la carrera de Interlagos. De haber prosperado el recurso, el británico de McLaren, Lewis Hamilton, se habría proclamado campeón del mundo, ya que habría terminado cuarto y sumado tres puntos más, aupándole hasta los 112 puntos, dos más que el finlandés Raikkonen. Los tres pilotos investigados, Nico Rosberg (Williams) y Robert Kubica y Nick Heidfeld, ambos de BMW- Sauber, acabaron por delante de Hamilton en cuarta, quinta y sexta posición, respectivamente. El otro piloto de Williams- Toyota, el japonés Kazuki Nakajima, fue décimo. Nada más conocer la investigación contra las escuderías BMW y Williams, Fernando Alonso manifestó ayer que si su compañero de equipo en McLaren Mercedes, el británico Lewis Hamilton, gana el Mundial por la reclamación se me caería la cara de vergüenza, sería una falta de respeto A juicio del piloto asturiano, el que tiene más puntos es un justo campeón En declaraciones al programa El Larguero de la Cadena Ser, el piloto señaló que si le dan el título a Hamilton terminarían de hundir este deporte, es un escándalo Alonso declaró que se enteró de la reclamación de McLaren- Mercedes dos o tres horas después de acabar la carrera, aunque aseguró: No le doy mucha importancia a la investigación Lavó vehículos Detrás de ese aspecto caramelizado se esconde un tipo muy competitivo que detesta perder Alonso dijo que se le caería la cara de vergüenza si Hamilton hubiera ganado por la reclamación