Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 22- -10- -2007 ABC Cañas de la discordia Vecinos y ecologistas se han enzarzado en un turbio debate sobre la causa de las inundaciones que han asolado el norte de la provincia de Alicante s Los primeros insisten en que la tragedia pudo haberse minimizado si se hubieran segado previamente POR E. VILLAREJO D. MARTÍNEZ FOTO JUAN CARLOS SOLER VALENCIA ALICANTE. Las lluvias de hasta 400 litros por metro cuadrado que asolaron, a modo de inundaciones, el norte de la provincia alicantina han dado paso a un no menos turbulento debate: por una parte los vecinos culpan a los ecologistas y al organismo de cuenca dependiente del Ministerio- -la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) -de la catástrofe por no segar, aduciendo motivos ambientales, las cañas de los ríos que a la postre impidieron el paso del agua por los puentes del río Girona. En el lado opuesto, los ecologistas y la CHJ argumentan que el efecto de las cañas fue beneficioso pues ralentizó el caudal. ¿Cañas sí? ¿Cañas no? He ahí la discordia. En medio, y en plena zona cero de las inundaciones, el ministro Jesús Caldera- ejerciendo de titular de Medio Ambiente- -reconoció la imposibilidad de acometer podas absolutas de todo tipo de vegetación por respeto al medio ambiente La Estrategia Nacional de Restauración de Ríos del Ministerio ahonda en la tesis: Se trata de devolver al río lo que era suyo, su espacio, su vegetación, su agua Mientras las excavadoras aún se afanan por retirar toneladas de cañas de las calles y casas destrozadas de los vecinos, éstos mantienen su hipótesis, que comparten los agricultores afectados por la inundación de sus campos. La tragedia pudo haberse minimizado. Si hay suciedad se agrava la riada afirma un agricultor de la localidad de Oliva, cuyos cultivos quedaron anegados al desbordarse una vaguada. Razonamiento que comparten la práctica totalidad de los damnificados- -no hay que olvidar que las cañas se acumularon en sus calles y domicilios- así como los alcaldes de la zona, con la excepción de los municipios socialistas. Antes se retiraban En este sentido, en Beniarbeig se recuerda que antes sí que se retiraba la vegetación, pero en la actualidad incluso te prohíben cortar las cañas, y te multan si lo haces Las brigadas municipales de las poblaciones inundadas, de hecho, no están autorizadas a llevar a cabo dicha limpieza. El respeto al medio ambiente, por otra parte, parece haberse diluido en algunos casos en la dejadez. Junto a los restos vegetales, las aguas del Girona o el Gallinera arrastraron otro tipo de restos, que contribuyeron al tapón que, entre otras consecuencias, hizo saltar por los aires el único puente del municipio de Beniarbeig. Por contra, otros aducen que se trató de una suma de factores: el exceso de vegetación, su tipología, y la velocidad imprimida al agua por el hormigón Para la directora del departamento de Geografía de la Universidad de Valencia, Francesca Segura, no hay que culpar a las cañas por el desbordamiento del río ya que por sí solas no pueden socavar un puente En su opinión la vegetación de un río tiene un efecto beneficioso al ralentizar la velocidad de la crecida y evita la erosión. Sería aún más peligroso si estas cañas, que son bastantes permeables, no estuvieran en su lugar Lo que sí critica la profesora universitaria es el estado en que se encuentran algunos Efecto beneficioso ríos cuyos caudales albergan otro tipo de vegetación neveras, sofás, basuras... arrojadas como si fueran vertederos. Segura afirma además que ante precipitaciones extraordinarias como las acaecidas, el río no puede vehicular las avenidas súbitas, generadas en un corto espacio de tiempo, y se desbordan Por su parte, el profesor Juan Marco Segura, del departamento de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Va- lencia, resta importancia a la acción obstructora de las cañas- esta vegetación se dobla, rompe y se va río abajo -y advierte de que todo lo que sea hablar de más de 300 litros por metro cuadrado, como sucedió en muchas de los municipios afectados, son palabras mayores Un debate en el que llueve sobre mojado pues se trata ésta de una zona de récord de precipitaciones en 24 horas- -1987, la comarca de La Safor con 817 litros- -y en 48 horas- -1957, 878 litros en Denia y Jávea- Narbona apunta a la euforia urbanística como causa Desde China, donde se encontraba en un foro sobre el agua, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona- -que aún no ha pisado la zona del desbordamiento- quiso entrar de lleno en la polémica de las cañas asumiendo la estrategia de la mejor defensa, un ataque. Así, arremetió contra la euforia urbanística como causa de las inundaciones, sin matizar un ápice la pluviometría registrada. La tromba de agua devastó el centro de El Vergel También defendió la estrategia de la Confederación Hidrográfica del Júcar y la elevación del presupuesto destinado a la limpieza de ríos en la Comunidad Valenciana: 5,8 millones de euros anuales. La versión de la ministra contrasta con los hechos y es que las fotos aéreas muestran cómo la devastación en las zonas rurales fue sensiblemente superior a las urbanas. No es está la primera vez que la ministra Narbona ve en el sector de la construcción la explicación a todos los males medioambientales del Levante.