Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos LUNES 22- -10- -2007 ABC El hispanista John Elliott, premio Príncipe de Asturias de Humanidades, profesor emérito de Oxford y honorario del Oriel College y del Trinity College, durante la entrevista La libertad religiosa fue decisiva para el Estado moderno Sir John H. Elliott s Historiador, autoridad en los siglos XVII y XVIII John Elliott, autor de la gran biografía del Conde Duque de Olivares y también de un libro fundamental sobre Felipe V y la Guerra de los Segadores, ha inaugurado en Madrid el máster de Historia del Mundo Hispánico, que patrocina la Fundación Mapfre POR TULIO DEMICHELI FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. El estudio de la historia ilumina el presente. Las tensiones que sufre actualmente España son inexplicables si desconociéramos cuáles fueron las dificultades con las que se implantó aquí el Estado moderno, cuyo origen se encuentra en la unión dinástica de las Coronas de Castilla y Aragón, unión que provocará diversos enfrentamientos entre sus noblezas en defensa de privilegios forales, desde la guerra de los comuneros hasta las carlistas, pasando por la rebelión de los segadores. Para el profesor John Elliott, estas dificultades no afectaron únicamente a España. A lo largo de mi obra he intentado demostrar que España, Inglaterra y, hasta cierto punto, Francia se formaron a partir de estas monarquías compuestas: son Estados vinculados por matrimonios dinásticos. Así, la unión de Inglaterra con Escocia se forjó con el ascenso al Trono inglés de Jacobo VI de Escocia, en 1603. Lo mismo pasó con los Reyes Católicos: primero se produjo la unión de Castilla y Aragón, después vino la de Navarra y luego se sumaron los territorios italianos. Con la llegada de los Borbones, en 1700, se impuso un nuevo tipo de Estado Nación de corte autoritario. En cambio, lo que pasó en Inglaterra con el Acta de 1707 fue una nueva unión con Escocia, pero el Parlamento incorporó diputados escoceses, es decir, se constituyó una monarquía compuesta parlamentaria Medio siglo antes de la nueva planta en España, el Conde Duque de Olivares había fracasado al no lograr que se impusiera su programa de reformas, que suponía una centralización modernizadora del Estado para repartir la carga de las guerras europeas que a solas soportaba Castilla. La defensa común era imprescindible en aquel momento, cuando España tenía tantos enemigos, especialmente los holandeses y los franceses. Para obtener más recursos, él vio que era imprescindible la Unión de Armas pero, al mismo tiempo, buscaba familiarizar las distintas partes de España; no hablaba sólo de una Unión de Armas... sino de almas y de corazones, para hacer una monar- quía compuesta más centralizada en Madrid, es cierto, pero con más sentido de España. -Esa necesidad centralizadora quizá se comprenda mejor si se consideran las dificultades que un comerciante tenía para llevar sus mercancias por España. -También el comercio con las Indias estaba monopolizado por Sevilla, plaza castellana. -Tenía su lógica, había que defender las remesas de plata de los corsarios y de los ataques de los enemigos, por ejemplo, los holandeses. Tenía cierto sentido ese monopolio sevillano, pero el precio que se pagó al final fue muy alto por el poder que concentró el Consulado de Mercaderes, que tuvo muy poca flexibilidad durante los siglos XVII y XVIII. España no te- -Era difícil, porque había muchas aduanas internas. Felipe II intentó abolir esas barreras arancelarias entre Portugal y España tras la anexión, en 1580, pero se perdieron muchos ingresos y tuvieron que reconstruirlas. Pasó igual entre Inglaterra y Escocia a principios del XVII. A estos Estados protomodernos les faltaban recursos y tuvieron que sacarlos de todas partes. Y eso fue un obstáculo para lograr una unión más económica. En Cataluña hubo dos sublevaciones, una de su oligarquía contra el intrusismo de Madrid y una rebelión popular