Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LUNES 22 s 10 s 2007 ABC Edurne Uriarte Tráfico de Presupuestos Zapatero se arriesga esta semana a sacar las cuentas del Estado por los pelos, sin más apoyos que los del PNV y el Grupo Mixto, incluidos los tránsfugas Calomarde y Rodríguez s Los nacionalistas vascos se convierten en el nuevo aliado del PSOE POR ÁNGEL COLLADO FOTO CHEMA BARROSO MADRID. Entre vídeos, pagas de natalidad, nostalgias republicanas y demás preparativos electorales, el Gobierno sólo tiene atado a medias el principal proyecto del año legislativo: los Presupuestos Generales del Estado. Apenas cuenta con el apoyo de su nuevo socio de referencia, el PNV (7 diputados) y seis parlamentarios del Grupo Mixto, incluidos los tránsfugas Joaquín Calomarde y Román Rodríguez. Suman una exigua mayoría de 177 votos a favor, la mitad más uno de la Cámara, frente a los 173 de los grupos que proponen la devolución del proyecto: PP, CiU, ERC, IU y CC. Además, los dos diputados ecologistas incluidos en el PSOE han aprovechado para ganarse su minuto de gloria al reclamar cambios en el texto. Serán los presupuestos de Zapatero con menos respaldo parlamentario e indicarán sus planes y compromisos para formar nuevas mayorías después de las elecciones, siempre sobre la base siempre del nacionalismo vasco. responsable del área económica del partido, Miguel Arias Cañete, pero también con el ex ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Ajeno a la doctrina general de que las elecciones se juegan en las maniobras de pura propaganda como los vídeos y no en las Cortes, el presidente del PP quiere aprovechar el debate para esbozar su alternativa económica: rebaja de impuestos, tanto a las empresas como a los asalariados, recorte en gastos burocráticos y atención directa a los problemas de los ciudadanos amenazados por la subida de las hipotecas y la subida de la cesta de la compra. Rajoy cree en la importancia del debate aunque pueda parecer intrascendente para la precampaña y vaya a ser Solbes su oponente. La sesión le ofrecerá, no obstante, la oportunidad añadida de hacer hincapié en las incoherencias del Gobierno y la falta de previsión de los Presupuestos ante el anuncio general de que el ciclo económico expansivo toca a su fin. Zapatero, a cuatro meses de que empiece la campaña electoral, ha preferido ignorar los avisos y elevar los gastos para preparar los comicios. EL FALSO PATRIOTA l PSOE de Zapatero coincide con la extrema izquierda en su profundo rechazo al patriotismo español. Pero se diferencia de ella en que no lo quiere hacer completamente explícito. Sobre todo, porque sabe que una buena parte de sus votantes sí se identifica con el patriotismo español. Esa dualidad da lugar a algunas de las posiciones intelectualmente más penosas del presidente del Gobierno. Especialmente, la del patriotismo alternativo que es un invento digno de ocupar un lugar de honor en los libros de humor político. En el Foro ABC, el director de este periódico preguntó al presidente si no aspiraba a representar un líder fuerte en defensa de los valores nacionales. Zapatero respondió con la teoría del patriotismo alternativo, o la idea de que el patriotismo es el trabajo bien hecho y el cumplimiento del deber, y la discreción de no presumir de ello. Es decir, el patriotismo es, para Zapatero, cualquier cosa, el amor, la amistad, la puntualidad en el trabajo, la creatividad, la solidaridad, la física cuántica, la investigación espacial... Cualquier cosa de la que él no quiere presumir puesto que evitar el debate del patriotismo es la mejor manera de no hablar de la nación, de la bandera o de orgullo nacional. O sea, del único sentido que cabe darle al patriotismo. Nadie define en España el liberalismo o el socialismo o el ecologismo como el trabajo bien hecho y el cumplimiento del deber. Ni siquiera el osado presidente. Del patriotismo, todas las estupideces son bienvenidas, pues no sólo Zapatero, también una buena parte de los intelectuales españoles prefiere hablar de la investigación espacial antes que del patriotismo. Incluso entre los intelectuales y políticos de la izquierda que han intentado abordar con honestidad este asunto, el miedo a las concomitancias con los nacionalismos periféricos ha limitado la reflexión. Como mucho, han llegado al patriotismo constitucional que es mucho más que la teoría de la responsabilidad laboral de Zapatero. Pero que es otra fórmula huidiza para evitar la nación. Resultado, la izquierda se ríe de la bandera del vídeo de Rajoy pero aún no sabe explicar por qué. E Zapatero e Ibarretxe se necesitan más que nunca han preferido trabajarse el Grupo Mixto. Sin problemas con los diputados de partidos socios en Galicia y Aragón- -BNG y CHA- ni con los adscritos a la órbita nacionalista vasca como NaBai, las conversaciones se han centrado en los últimos días con Román Rodríguez, escindido de CC, y Joaquín Calomarde, procedente del PP. Al último se le vio negociar en el hotel Palace con el portavoz del PSOE, Diego López Garrido, también tránsfuga en su día. Del hoy dirigente socialista recuerdan los veteranos que ha trabajado más tiempo para el PSOE desde dentro de IU- -labores de zapa en tiempos de Anguita- -del que lleva ahora en la dirección del Grupo socialista. Conoce la materia y busca un voto de centro para unos presupuestos caracterizados por el aumento del gasto público a la medida de los intereses electorales de Zapatero. El sí o la abstención de los dos tránsfugas vale mucho y el poder ofrece muchas bazas para la seducción. También tiene que contentar López Garrido a los ecologistas de su grupo, Joan Oms y Francisco Garrido. Lo hará con alguna promesa de enmienda con incentivos para energías alternativas o incre- Mutua necesidad Rajoy, que ha preparado su discurso con Montoro, aprovechará para esbozar una alternativa con bajada de impuestos Dos bajas fijas Por lo ajustada que se presenta la votación de esta semana, en el Grupo Socialista hay cierta inquietud, aunque en el Popular no se hacen ilusiones. El PP tiene dos bajas casi fijas, una por enfermedad grave de un diputado y otra por el inminente parto de una diputada por Baleares. El interés del PSOE y de ERC por aparentar que se distancian es mutuo por motivos obvios: los socialistas están en fase de imagen españolista y los republicanos cada día más independentistas y radicales. Sus poses se repelen. Pero si las cosas se ponen mal, el Gobierno siempre puede recurrir a solicitar a abstención de los de Carod y los diputados de Esquerra argüir que no pueden votar igual que el PP. Como los socialistas no quieren verse en esa tesitura, mento de partidas para investigación en la materia. El PSOE lo puede vender como detalle progresista añadido a las virtudes del proyecto. Como con IU el apoyo ya parece imposible por considerar Llamazares que toca marcar alguna distancia ante las elecciones- -se juega la supervivencia política- -esos cambios de tono ecologista les pueden venir bien a los socialistas para dar un barniz más de izquierda al proyecto. Frente a PSOE, nacionalistas vascos y tránsfugas, el PP se verá de nuevo alineado con sus socios fijos de la legislatura de 1996, CiU y Coalición Canaria, para intentar que el Congreso rechace los Presupuestos. Rajoy prepara su intervención del próximo miércoles con el Socios fijos Que el PNV garantice al Gobierno salvar el trámite no ha extrañado a los demás grupos. Socialistas y nacionalistas vascos se necesitan más que nunca. Zapatero ha cedido en el cupo, que fue la condición primera puesta por el PNV e Ibarre, txe precisa ahora del apoyo o abstención del PSE en la Cámara vasca para aprobar a su vez los presupuestos que le garanticen la continuidad de la legislatura autonómica. El presidente del Gobierno nacionalista desafía al Estado con su consulta para la secesión pero el jefe del Ejecutivo de España lejos de romper relaciones, le ofrece como salida de interés mutuo un nuevo estatuto de autonomía que, al estilo del catalán y aunque pueda chocar con la Constitución, sirva para garantizarles el poder a ambos. Ibarretxe necesita a Zapatero en la presidencia del Gobierno para negociar sobre lo abordado entre ETA y los interlocutores que envió en su día el propio jefe del Ejecutivo español para negociar con los terroristas. Zapatero necesita al PNV para seguir en la próxima legislatura con su segunda transición desde actual régimen constitucional hacia no se sabe dónde. Hasta que las urnas no emitan su dictamen en marzo no pueden romper ni dar explicaciones sobre sus relaciones presentes y futuras.