Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es LUNES 22- -10- -2007 ABC ETA quiere atentar contra el AVE vasco para buscar apoyos entre el movimiento ecologista Un documento de la banda propone meter presión al Gobierno con ataques contra la Y ferroviaria J. PAGOLA MADRID. ETA considera que metiendo presión contra la construcción de la red ferroviaria vasca Y para el Tren de Alta Velocidad (TAV) conseguirá importantes victorias similares a las obtenidas con Lemóniz o Leizarán ya que, además de constituir un instrumento de chantaje al Gobierno, esta estrategia puede servir para movilizar a los sectores populares y ecologistas Ello, además, en un momento en el que, tras la ruptura del alto el fuego permanente la banda terrorista está más aislada socialmente que nunca. Estas aportaciones figuran en un documento hallado por la Policía francesa a raíz de la detención del jefe del aparato logístico Juan Cruz Maiza Artola. La consigna tiene que ser: el TAV aleja lo cercano, y aproxima lo lejano. Es una macroobra impulsada por Madrid, con el visto bueno de los autonomistas del PNV que va directamente contra el proyecto independentista de Euskalherria Batasuna ha esgrimido hasta ahora como principal argumento en contra de la Y que constituye un negocio millonario del PNV y del PSOE en contra de los intereses económicos del País Vasco. Pero las anotaciones incautadas a raíz de la captura de Maiza desvelan, sobre todo, el temor de la banda a que el Tren de Alta Velocidad integre aún más a la Comunidad Autónoma Vasca en la realidad de España. Que la construcción de la Y vasca y el Tren de Alta Velocidad esté en el punto de mira de la organización criminal no sorprende, sobre todo desde el momento en que, tras anunciar la ruptura de la tregua, considera activados todos los frentes de lucha Pero obviamente, la posibilidad que ve ETA de reclutar simpatizantes en el movimiento ecologista, con peso en el País Vasco, añade un motivo de preocupación más. Los cabecillas de la banda son conscientes de que la vuelta a la actividad terrorista ha provocado confusión, si no malestar, en amplios sectores de la izquierda abertzale y le ha En la imagen, cócteles molotov y otros artilugios incautados por la Policía tras la última redada contra el terrorismo callejero FOTOS G. E. Preocupación añadida dejado a Batasuna sin iniciativa política, tras arrebatarle de su discurso el proceso Exhibiendo la bandera ecologista, la banda cree que puede movilizar a esos sectores. De hecho, entre la documentación incautada tras la detención de los dirigentes de Batasuna figura un plan para convertir el Tren de Alta Velocidad en eje de su nueva estrategia. Batasuna y grupos afines se han venido encargando de preparar el camino para eventuales atentados de ETA contra intereses e instalaciones relacionadas con el Tren de Alta Velocidad a su paso por el País Vasco, bajo la consigna paremos el TAV Una campaña que re- Terroristas de la kale borroka ensayan con actos de sabotaje que han venido perpetrando contra la vía férrea a lo largo de los últimos meses Pamplona. En el primero de los casos, la banda consiguió una victoria de esas que anhela ahora con el Tren de Alta Velocidad. Tras asesinar a dos ingenieros y tres trabajadores, cerró la central, eso sí con la complicidad del Gobierno vasco, y Lemóniz se mantiene aún hoy como un símbolo de la derrota del Estado de Derecho frente al chantaje del terror. En cuanto a la autovía de Leizarán, ETA- Batasuna no pretendía tanto impedirla- -al fin y al cabo unía más San Sebastián y Pamplona, esto es, País Vasco y Navarra- como modificar su trazado, aduciendo razones cuerda, salvando las diferencias de cada contexto, a las emprendidas por las tramas política de la banda contra la construcción de la central nuclear de Lemóniz y la autovía de Leizarán que une San Sebastián y Modelo de negociación de impacto medioambiental. En efecto, consiguió, como ahora pretende con el Tren de Alta Velocidad, reclutar apoyos en el movimiento ecologista. La ofensiva de la banda para cambiar el trazado se saldó con tres víctimas mortales y cuantiosos daños materiales. Al final, el Gobierno vasco, que accedió a negociar con quienes entonces representaban los mismos intereses que ETA, se plegó y accedió a la modificación del trayecto. Batasuna, cuyos dirigentes brindaron con champán, exhibió la causa Leizarán como modelo idóneo que debía ser aplicado a una negociación política entre el Gobierno y ETA.