Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN LUNES 22 s 10 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Katia Ballano Göring Con d de decepción HISTORIAS DE LA MEMORIA rancisco Franco, caudillo de España, debe de estar revolviéndose en su tumba Con esta frase daba The Economist comienzo a un artículo crítico con la ley de Memoria Histórica ante su previsible aprobación el próximo 31 de octubre. La publicación británica responsabiliza al Gobierno de remover las dolorosas memorias del pasado y tilda de sorprendente no el contenido de la ley, sino el momento elegido para redactarla. España no es el único país con un desagradable pasado autoritario- -varios países centroeuropeos y de América Latina han hecho frente a las mismas cuestiones- Pero muchos, incluso aquellos que devinieron en democracias después de España, actuaron sobre su pasado tiempo atrás añade The Economist, para quien la peculiaridad de nuestro país reside en su deliberada decisión de dar la espalda al pasado. Un acuerdo no escrito conocido como pacto del olvido contribuyó a suavizar la rápida transición hacia la democracia tras la muerte de Franco La nueva ley hace añicos- -añade- -el pacto de olvido al tiempo que inflige un duro despertar a España. Frente a la histórica, la memoria de los seis soldados del contingente español fallecidos en el Líbano en un ataque terrorista el pasado junio. Los embates del terrorismo islamista contra tropas de la Finul y la frágil situación política que vive el Líbano han motivado la visita simbólica de los ministros de Exteriores francés, italiano y español, lo que da pie a diversas informaciones en medios internacionales. International Herald Tribune describe la visita como simbólica y dice que los tres ministros se comprometían inequívocamente a ofrecer apoyo a los pacificadores de Naciones Unidas, supervisando una tregua a lo largo de la frontera hebreo- libanesa amenazada por militantes de AlQaida y la inestabilidad política en Beirut Otra preocupación mayor, según el diario francófono libanés L OrientLe Jour, es hacer frente a lo peor si no sale elegido un presidente el próximo 24 de noviembre, en cuyo caso los soldados de la Finul se hallarían en una zona sin derechos F Es tan imprevisible este hombre que no sé bien cuál es la razón de que a partir de ahora le llamen sólo Z. Hasta ahora la Z era la última letra del abecedario o el signo del Zorro, pero ahora, además, identifica al todavía presidente del Gobierno de España. Supongo que los estrategas del vídeo promocional del PSOE sobre Z y su Gobierno ya habían calculado los riesgos de burla que semejante pieza acarrea. Tal vez optaron por aquel viejo aforismo que dice hablen bien o hablen mal, lo importante es que hablen aunque estoy segura de que no podían desconocer que la cosa iba a dar para el pitorreo general. Se les fue la mano en eso de ensalzar al jefe, porque en la misma frase llegaron a darle poder rector sobre las reglas ortográficas y culpar de ello a su familia o a su pueblo natal. De su familia no me consta el manejo de la ortografía, pero de Valladolid, que es donde nació, sí que me consta que se habla, o al menos se presume, el mejor castellano del mundo, y nuestra lengua es rica y con unas reglas ortográficas que sólo la frivolidad (z) de un gobernante con unas amplias dosis de atrocidad (z) puede permitirse cambiar. La broma de cambiar el final en d por el final en z es lamentable. Usa los adjetivos que suenan bien, palabras idílicas que todos queremos escuchar y practicar pero que, lamentablemente, la realidad (z) de la vida no permiten generalizar. Pero hay muchos adjetivos que describen perfectamente al personaje. Z actúa con una desfachatez (esta sí acaba en z) que sonroja. Z carece de fiabilidad (z) practica la autoridad (Z) jamás dice la verdad (z) cambia las normas con impunidad (z) practica sistemáticamente la frivolidad (z) razona públicamente con una calculada simplicidad (z) y sus mensajes derrochan ambigüedad (z) En el fondo de todo esto se esconde la estrategia de diluir el debate y de que se hable con superficialidad (z) de los temas, para evitar entrar en la profundidad (z) del desastre de una gestión que en sólo cuatro años ha conseguido hacer saltar los mecanismos de unidad (z) de los territorios, de solidaridad (z) entre las regiones y de enfrentar a diversas instituciones. Z es una operación de imagen. Empezó por ZP pero la P de popular odepueblo odeprosperidad ni siquiera la ha soportadola publicidad. Sólo le queda la Z, queeslaúltimaletradelabecedario. Después, no hay nada. Mireia Arroyo Correo electrónico El fracaso de la Constitución Europea Al fin, se produjo lo previsto: la flamante Constitución Europea se guardará en un cajón. Probablemente para siempre. Resultaba difícil poner de acuerdo a tantos países en un momento poco propicio para acuerdos unánimes. A la polémica ampliación de la Unión, sobre la que ya había bastantes discrepancias, se une la pérdida de identidad creciente de un viejo continente que parece resignado a su ancianidad conformista. Sí. Realmente era difícil llegar a un acuerdo entre políticos europeos con diferentes intereses, pero el más difícil todavía llegó en el momento en que se pretendió someter el texto de la Constitución a referéndum en todos los países, sabiendoquelas posturas delosdiputadosdelaEurocámara se magnifican exponencialmente si las referimos a la población autóctona de las naciones a las que representan. Tal vez los gobernantes franceses pudieran transigir con el texto constitucional, pero no el pueblo francés. Otro tanto ocurre con Gran Bretaña, un país que jamás ha creído más que en sí mismo. Pero es que, además, la Constituciónera razonablementeimpropia de ser sometida a referéndum por ningún país. Excesivamente técnica, su contenido era muy largo y farragoso, con artículos interminables, de innumerables párrafos y apartados, que casi todo el mundo votóa ciegas. Sólo asíseexplica que en España, uno de los países que antes apostó por refrendar el texto constitucional por vía de la consulta popular, saliera un sí ampliamente mayoritario para un texto que aprueba sin paliativos en su artículo I- 41 la posibilidad de la guerra preventiva o la política armamentística de laAgencia Europeade Defensa, cuestiones tan criticadas por los mismos foros pacifistas que reclamaban, a renglón seguido y de forma entusiasta, el sí a la Constitución. La Constitución Europea se empecinó en omitir en su Preámbulo cualquier referencia a las raíces cristianas de Europa. No hay duda. Lo que mal empieza, mal acaba. Habrá que esperar ahora al próximo hito: ese 13 de diciembre en que se aprobará el Tratado de Lisboa, para luego ser ratificado por los estados miembros. ¿Servirápara empezar acreer en una Europaquerecupere su identidad? Lourdes Boado Ororbia. Ferrol (La Coruña) Aclaración de la AECI Al hilo de la noticia publicada con fecha 17 de octubre en su periódico, en la que se recoge que la iglesiadenunciaquesusmisioneros quedan fuera del Estatuto de los Cooperantes, la Agencia Española de Cooperación Internacional manifiesta: 1. ElEstatutodelos Cooperantes, en su disposición adicional quinta, recoge específicamente al colectivo de cooperantes vinculados a la iglesia, confesiones o comunidades religiosas, señalando que los cooperantes dependientes delaConferencia Episcopal, diócesis, órdenes, congregaciones, o vinculadas a cualquier iglesia, confesión o comunidad religiosa inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, se regirán por su propia normativa. 2. No obstante, se señala que se desarrollarán los mecanismos necesariosparaqueestos cooperantes, cuando ejecuten proyectos de cooperación financiados por la Agencia Española de Cooperación Internacional, puedan adherirse al seguro colectivo previsto en el artículo 12 del Estatuto de los Cooperantes. 3. Hasta la aprobación del Estatuto de los Cooperantes, no existía ninguna norma jurídica que por un lado reconociese su trabajo y existencia y por otro que buscara dar cobertura al colectivo de cooperantes miembros deórdenesreligiosas queparticipan en proyectos financiados por la AECI. 4. En lo que se refiere a la SeguridadSocialy cuestionesfiscales, el Estatuto de los cooperantes no establece ninguna discriminación entre el colectivo de cooperantes, pertenezcan a organizaciones no gubernamentales o a órdenes religiosas. La existencia de una relación laboral no la determina el Estatuto de los Cooperantes como tampoco la cotización a la Seguridad Social, ambas cuestiones son previas a la condición de cooperante. 5. Todo el proceso de elaboracióndelEstatutodelosCooperantes así la aprobación del Día del Cooperante se han desarrollado en permanente diálogo con la Confederación de Religiosos (CONFER) Es más la CONFER forma parte del Comité Organizador del Día del Cooperante. 6. Precisamente durante la celebración del primer Día del Cooperante aprobado por Consejo de Ministros de 8 de septiembre de 2006, se aprobaron las indemnizaciones a religiosos que fueron asesinados durante la crisis de los Grandes Lagos, que tuvieron lugar entre 1994 y 2002 así como para otros cooperantes de ONGs muertos en otras zonas de conflictos donde existían misiones internacionales. Hasta entonces no había existido ni reconocimiento institucional ni de otra índole hacia estos religiosos. Este hecho no hubiera sido posible sin la aprobación previa del Estatuto de los Cooperantes. El contenido íntegro del Estatuto del Cooperante, puede encontrarlo en: http: www. aeci. es estatuto cooperante. htm Área de Comunicación AECI Fe de errores En la columna de Irene Lozano de ayer domingo se deslizó un error: Bush no anunció el éxito de la misión de Iraq en el Air Force One, sino en el portaaviones Abraham Lincoln.