Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES DOMINGO 21 s 10 s 2007 ABC Así jugó el Español Kameni bien. Zabaleta: bien. Torrejón: notable. Jarque: notable. Clemente: regular. Valdo: bien. Moisés: bien. Lola: bien. Riera: notable. Tamudo: muy bien. Luis García: notable. Jonathan: regular. Jonatas: s. c. Lacruz: s. c. El técnico: Ernesto Valverde: notable. Tácticamente perfecto. Presión agobiante sin balón y juego combinativo con él. Lo mejor: su personalidad. Lo peor: algún despiste atrás Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Sergio Ramos: bien. Cannavaro: regular. Metzelder: regular. Marcelo: bien. Higuaín: bien. Diarra: regular. Guti: regular. Sneijder: mal. Raúl: regular. Van Nistelrooy: regular. Drenthe: mal. Soldado: regular. Gago: s. c. El técnico: Bernd Schuster: regular. No encuentra soluciones al mal juego de su equipo. Lo mejor: detalles de Higuaín Lo peor: todo lo demás. Cannavaro intenta despejar el balón que buscaba Luis García, con Sergio Ramos al fondo AFP El Real Madrid se difumina Fue infinitamente inferior a un Español pletórico con Tamudo como protagonista estelar ENRIQUE ORTEGO Tarde o temprano el fútbol castiga la mediocridad. Antes o después el Real Madrid tenía que sufrir el castigo que acompaña a todo equipo que no es protagonista, que no tiene el balón, que está a expensas del contrario y no expone sobre el terreno de juego recursos suficientes para resolver la situación que se le presenta. Se pueden ganar y se ganan partidos sin hacer más méritos que el enemigo, pero también hay muchas más posibilidades de perderlos. En el fútbol siempre es más fácil ganar jugando bien que mal. Se puede vencer desde el adocenamiento, pero el tiempo pone a cada uno en su sitio. Y sencillamente el partido de anoche retrató a cada cual. Al Español le encumbró y al Madrid le empequeñeció. Que los de Schuster tenían más puntos en su casillero que juego en sus botas volvió a quedar ayer patente en Montjuic, donde el viento se convirtió en molesto invitado de última hora. Si al detalle ya contrastado de que los madridistas van de más a menos se une que cuando el minutero caminaba hacia el minuto dos recibieron un gol de córner, se pueden dar una ligera idea los que no vieran el partido del suplicio que resultó para los todavía líderes el resto del encuentro. Además, enfrente estaba un equipo que no vive en los puestos europeos por casualidad, sino porque tiene en su cuerpo unos conceptos futbolísticos bien definidos y los interpreta con naturalidad y sencillez. Sin complicarse ni creérselo. El Español es un enemigo incómodo. De esos que no deja jugar al rival porque le ahoga muy arriba, pero que sale escopetado cuando tiene el balón en su poder y no renuncia a la victoria. Es la mejor forma de aprovechar a Tamudo y a Luis García, dos individuos que se entienden y complementan como si hubieran crecido en la misma cuna. Cuando uno baja a recibir, el otro sale disparado. Y cuando uno presiona, el otro toma aire para darle el relevo en la siguiente jugada. Del Madrid poco se puede añadir que no se haya escrito en sus últimas apariciones públicas. Atado Guti, se acabó su fútbol. Todo un clásico de la literatura futbolística blanca. La compenetración y buen entendimiento del 14 con Sneijder forma parte de la historia. El holandés continúa desaparecido. Se pierde en esa posición a mitad de camino entre el centro y la banda izquierda y prácticamente no entra en juego. Cabía esperar que el Madrid reaccionara tras el descanso. Tenía el viento a favor, el Español, en teoría, le iba a dar unos metros... pero no tuvo ni chance Español Real Madrid 2 1 Español (4- 4- 2) Kameni; Zabaleta, Torrejón, Jarque, Clemente; Valdo, Moisés, Lola, Riera (Lacruz, m. 92) Luis García (Jonatas, m. 86) y Tamudo (Jonathan, m 84) Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Metzelder, Marcelo; Higuaín (Soldado, m. 74) Diarra (Gago, m. 85) Guti, Sneijder (Drenthe, m. 61) Raúl y Van Nistelrooy. Árbitro: Teixeira Vitienes. Mostró tarjeta a Van Nistelrooy, Zabaleta, Guti, Jonathan y Sergio Ramos. Goles: 1- 0. m. 2: Riera. 2- 0. m: Tamudo. 2- 1: m. 90: Sergio Ramos. JAQUE MATE A LA DÉCIMA No perdía desde que cayó en la Supercopa frente al Sevilla. En medio, una racha de 9 partidos sin ceder entre Liga y Champions (7 triunfos, 2 empates) JULIÁN ÁVILA Ni Casillas mejoró su marca de imbatibilidad (358 minutos desde 2005) ni el Madrid aprovechó el resbalón del Barcelona en Villarreal. Las nueve noches consecutivas de Schuster y sus chicos sin abandonar el campo cabizbajos son historia. El equipo blanco sumó anoche en un feudo amigo la primera derrota de la temporada en la Liga. Se vio por tercera vez por detrás en el marcador y no fue posible la remontada, como en la primera jornada frente al Atlético. Tampoco sacó un empate in extremis como hizo Saviola en Valladolid. En la montaña de Montjuic el viento sopló en otra dirección muy distinta a la de la victoria. Los partidos después de un parón por los compromisos Atado Guti, se acabó el Madrid de las selecciones acostumbran a ser dramáticos para los grandes. En la antesala ya pintaba mal para los blancos. Heinze y Robben regresaron lesionados, mientras que Baptista y Robinho se despistaron con la hora brasileña y no entraron en la convocatoria. Curioso el mal rollo entre Robinho y Montjuic. La temporada pasada, con Capello en el banquillo, casi no viaja porque en la previa fue cazado en compañía de Ronaldo a altas horas de la noche y en condiciones pocos recomendables para un deportista de elite. El cuerpo técnico decidió que viajase y que jugase... para hacer el más absoluto de los ridículos. Y así fue. porque así lo quiso un futbolista llamado Tamudo. La acción de Valdo y su pase fueron buenos, el desajuste de Cannavaro saliendo a destiempo, descomunal, pero son muchas las jugadas de ese tipo que se pierden en el limbo. Ésta no. Cayó en los pies del Raúl más famoso del fútbol español en los últimos días. Lo controló. Vio a Casillas adelantado y le picó el balón por encima con maestría y tino. Un segundo gol definitivo aunque quedara media hora larga por delante porque este Real Madrid no está para remontadas heroicas. De hecho apenas lo intentó. La respuesta de Schuster fue sacar a Soldado por Higuaín, con lo que el Madrid renunciaba al juego exterior y buscaba la tremenda con tres delanteros centros uno encima del otro. Al final Sergio Ramos acertó en su centenario. Pero era demasiado tarde. Ni amago de reacción