Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍAyNEGOCIOS Reportaje DOMINGO 21 s 10 s 2007 ABC Enrique Serbeto DE ABSORCIÓN LA CAPACIDAD OS dirigentes europeos han aprobado las nuevas reglas de funcionamiento de las instituciones de la Unión según las cuales el peso de cada país se medirá de acuerdo con su población. En eso, a España le han salido bien las cosas, porque ha crecido mucho desde que empezaron a discutirse los detalles, primero en forma de Constitución y ahora bajo el envoltorio de una cacharrería de textos legales (los Tratados de Roma y de Maastrich, a su vez modificados por los de Amsterdam y de Niza, a los que se añaden unas trescientas modificaciones suplementarias con el de Lisboa, por no hablar de las excepciones británicas, ¡a ver donde está la simplificación! Ahora España tiene cinco millones de habitantes más que hace diez años y si se hubiera retrasado el acuerdo, los representantes españoles hubieran venido con setecientos mil habitantes registrados más en los datos de este otoño, lo suficiente para rebañar un o dos escaños más en el Parlamento Europeo. Parece muy sencillo, todo muy color de rosa, pero sería un error ignorar que se trata de una situación que también está llena de riesgos. La sociedad española, por más tolerante y abierta que sea, tiene una capacidad determinada de absorción. Igual que en la Unión Europea ese concepto sirve para hacerse una idea de lo que pasará cuando tengamos que afrontar la decisión de que un país como Turquía se convierta en miembro de pleno derecho, en España hay que empezar a pensar que las cosas no será siempre tan dulces. En la construcción, por poner un ejemplo, se palpa la crisis, el desempleo en este sector es el mas alto en los últimos diez años y la mayor parte de los parados van a ser extranjeros. Cuando las cosas van mal lo pagan siempre los más débiles y los recién llegados van a ser los nuevos pobres de la sociedad, los sin papeles correrán un riesgo grande de caer en la delincuencia, los delicados equilibrios sociales en determinados grupos sociales- -en pueblos pequeños, barrios alejados- -la convivencia se puede romper por cualquier cosa. Cerrar los ojos no hace desaparecer los problemas, al revés, eso siempre los agrava. L Una mendiga arrastra sus escasas pertenencias en un carrito junto a un Rolls Royce en Shangai Chino rico, chino pobre Mientras aumentan las diferencias entre ricos y pobres, el gigante asiático ha pasado de tener 15 magnates con más de 1.000 millones de dólares a contar con 108 en sólo un año TEXTO Y FOTO PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Espoleada por su extraordinario crecimiento económico, China continúa cabalgando desbocada hacia el capitalismo. Mientras los jerarcas del Partido Comunista se reunían esta semana en Pekín para elegir al sucesor del presidente Hu Jintao cuando acabe su segundo mandato en 2012, seguía aumentando a velocidad de vértigo el número de millonarios en el país. Según las listas que acaban de elaborar tanto la revista Forbes como la consultora del reputado experto Rupert Hoogewerf, ya hay unos 345.000 chinos con más de un millón de dólares. Entre ellos, destacan 108 que amasan una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares, lo que supone un espectacular aumento con respecto a los 15 contabilizados el año pasado y a los sólo tres de 2005. Con una fortuna media de 562 millones de dólares (392,8 millones de euros) para cada uno de ellos, el dragón rojo ya es, tras Estados Unidos, el segundo país con más multimillonarios del mundo. Excluyendo a los magnates de Hong Kong como Li Kashing, el hombre más rico de Asia con 15.382 millones de euros, la mayor fortuna de la China continental la atesora Yang Huiyan, una joven de 26 años que posee 11.331 millones de euros. Al contrario que otros emprendedores chinos que han surgido gracias a la apertura del país, Yang Huiyan- -nombrada también la mujer más rica de Asia- -pertenece a una segunda generación de capitalistas rojos De hecho, fue su padre, Yeung Kwok- keung, quien la cubrió de oro hace dos años al transferirle el control de su empresa, la constructora Country Garden Holdings, cuyo valor se ha disparado al salir a Bolsa este año. Todo un logro para el progenitor, también conocido como Yang Guoqiang, porque procedía de una familia pobre de la provincia sureña de Guangdong y trabajó en un horno de ladrillos antes de convertirse en promotor inmobiliario a principios de los 90. Tras superar como mayor fortuna de China a Huang Guangyu, que ha caído del primer al décimo puesto de la lista a pesar de tener 2.518 millones de euros gracias a su cadena de tiendas de electrodomésticos, Yang Huiyan representa el ascenso del sector inmobiliario en un país donde se levantan rascacielos las 24 horas del día. La mujer más rica del año pasado, Zhang Yin, fundadora de la papelera Nine Dragons, cayó del quinto al undécimo puesto pese a que su fortuna aumentó un 125 hasta llegar a los 2.379 millones de euros. Mientras 20 nuevos nombres entraban en la lista de Forbes la economía china crecía un 11,9 en el tercer trimestre, pero las diferencias entre ricos y pobres han seguido aumentando este año. Tal y como consta en el informe difundido por el Banco Mundial en abril, 318 millones de los 1.300 millones de chinos viven con menos de dos dólares al día. Una sangrante paradoja para un régimen que aún se denomina comunista. De hecho, sólo el 10 de la población aglutina el 45 de la riqueza total del país, mientras que el 10 más pobre apenas disfruta de un 1,4 de ese bienestar. Más grave aún es el informe que elaboró en 2005 la agencia Boston Consulting Group, que calculó que las 250.000 familias más acaudaladas de China, que sólo representaban al 0,4 de la población, poseían el 70 de la riqueza nacional. Y es que en la China rural, donde viven 800 millones de personas (60 de la población) la renta media es sólo de 3.587 yuanes (334 euros) al año, mientras que en la ciudad asciende a 1.157 yuanes (1.100 euros) anuales. Para Pekín, el umbral de la pobreza está fijado en 70 euros anuales, una absoluta precariedad en la que viven más de 90 millones de personas. Veinte nuevos magnates ABC El Santander, tercero en Brasil La adquisición del Banco Real de Brasil por el Santander como consecuencia de la compra de ABN Amro ha colocado a la entidad española en el tercer lugar del ranking del país iberoamericano. En la imagen, Emilio Botín y el presidente de Banco Real, Fabio Barbosa, tras una reunión con directivos del banco brasileño.