Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s ¿Nuevo cambio de ciclo en el sector aéreo? DOMINGO 21 s 10 s 2007 ABC LAS GRANDES AEROLÍNEAS EN EL MUNDO En millones de pasajeros Por pasajeros transportados American Airlines Southwest Airlines Delta Air Lines United Airlines Northwest Airlines Lufthansa Air France All Nippon Airways Japan Airlines China Southern Airlines 69,265 55,925 51,213 49,411 49,226 48,911 48,512 99,835 96,277 74,584 Por pasajeros internacionales transportados Ryanair Lufthansa Air France British Airways KLM Easyjet American Airlines Singapore Airlines Emirates Cathay Pacific Sin confirmar Las top ten europeas Air France- KLM (Francia) Lufthansa (Alemania) Ryanair (Irlanda) SAS Group (Suecia) British Airways (R. Unido) Easy Jet (R. Unido) Iberia (España) TUI Group (Alemania) Alitalia (Italia) Air Berlin (Alemania) 38,6 35,5 32,9 27,7 25,0 23,9 ABC 40,532 38,236 30,417 29,498 22,322 21,917 21,228 18,022 16,784 16,667 69,2 51,2 40,5 19,6 (Viene de la página anterior) de las low cost fenómeno que empezó a pesar como una losa en el negocio de muchas. Se empezaban a comer parte del pastel, y siguen en ello. Compañías como la española Vueling, la irlandesa Ryanair, la inglesa easyJet, o la alemana Air Berlin han ido ganando cuota día a día y aún hoy siguen robando fieles a las líneas tradicionales como Iberia, British Airways o Lufthansa. Con unos precios de risa comparados con los de sus mayores las compañías aéreas de bajo coste de todo el mundo, y en concreto las europeas, no han parado de aumentar su red de destinos en el continente. Y pese a su gran éxito, la tendencia sigue siendo la de reducir costes y servicios añadidos y crecer más si cabe. Entre sus Los constantes rumores de posibles movimientos corporativos están trastocando planes En España, a pesar de que sobrevuelan por doquier varias ofertas sobre Iberia, ninguna termina de concretarse Mientras, las aerolíneas de bajo coste viven en una continua guerra por ser las más baratas mayores problemas, los horarios de salidas y llegadas que les toca en gracia. Además, su imagen recibió un duro golpe a finales del año pasado, cuando se destaparon las presuntas irregularidades de la compañía Air Madrid. Pero no todo van a ser contrariedades para estas empresas. También las hay para sus clientes. Los retrasos en las salidas de los vuelos se han convertido en el peor enemigo de los turistas que optan por el avión de bajo coste. Los datos y los hechos hablan por sí sólos. Según el Ministerio de Industria, hasta julio pasado, las aerolíneas de bajo coste disparaban su crecimiento en número de pasajeros transportados hasta un 24,1 mientras que las tradicionales, cedían un 0,2 Esto supone que las conocidas como compañías low cost transportaron un total de 12,3 millones de pasajeros hacia España en el primer semestre del año, el 36,6 del to- tal de los vuelos internacionales hacia nuestro país. Por compañías aéreas, una vez más Ryanair encabezaba la lista con un 23,9 easyJet la sigue con un 19,6 y Air Berlin un 15,8 Entre las 3 acapararon un 55,7 del tráfico aéreo generado por todas las low cost Esta es la cara de las buenas cifras. La cruz, son las que presenta la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) que contempla 99 causas de retrasos de vuelos. Proble- mas con la facturación del equipaje o el embarque de algún pasajero, overbooking datos incompletos en la documentación de un viajero, problemas técnicos del avión, situaciones inesperadas (huelgas o la colisión de una aeronave con un vehículo en el aeropuerto) fallos en la torre de control, problemas de la tripulación, condiciones meteorológicas adversas, congestión del tráfico aéreo, restricciones del aeropuerto o de las autoridades del país en cuestión, o retrasos en el servicio de handling Cualquiera de estas causas puede prolongar el tiempo que tiene asignado una aerolínea para efectuar su salida. El más mínimo contratiempo provoca que la compañía pierda su slot es decir, su derecho de vuelo para un horario concreto, y tenga que esperar hasta Fernando González Urbaneja ABRÓCHENSE LOS LGO más de 23.000 aviones trasportan al año por el mundo a unos 2.000 millones de personas con crecimientos del 6 en el último semestre. Un negocio que va a más, en el que compiten 2.000 compañías cuyos aviones aterrizan y despegan en o de 3.700 aeropuertos. Unas compañías que este año ingresarán casi 500.000 millones de dólares (casi un tercio destinado a pagar el combustible para los aviones) que dejarán unos beneficios netos de poco más de 5.000 millones, el 1 de la facturación, un margen de mierda dice un directivo del sector. El transporte aéreo es uno de los negocios más globales y CINTURONES... VOLAMOS ...Un negocio que necesita innovación permanente... y que contribuye a la productividad de los demás A avanzados del mundo, pero también uno de los más complejos: abierto, con creciente competencia, pero también regulado hasta en los detalles, sometido a inspecciones técnicas oficiales rigurosas, a un régimen sancionador contundente, a licencias de vuelo que pueden ser arbitrarias y a unas exigencias de seguridad agobiantes e incluso disuasorias. Un negocio que necesita innovación permanente, que se transforma cada día y que contribuye a la productividad de los demás. Un veterano ejecutivo dice que no da ni para pagar los aviones, que se sostiene basado en una deuda que algún día no se pagará pero no es óbice para que atraiga capitales y a capitalistas experimentados. Otros muchos negocios, por ejemplo el transporte interurbano en autobús, son más rentables e implican menos riesgos, pero no faltan grandes inversores dispuestos a añadir en su cartera unas acciones de compañías de aviación. De las 2.000 compañías, una veintena actúan como pioneras y protagonistas, en un inestable equilibrio por la presión de nuevos competidores (con precios a la baja) que inciden en segmentos de mercado emergentes o maduros para morder sin tregua los márgenes del negocio. A esos factores de competencia se unen otros que vienen dados. Pocos sectores se ven más afectados por el entorno como los viajes en avión, es uno de los gastos familiares que antes se resienten cuando la economía se encoje. Pocos es- tán tan sometidos a variables no controlables como el precio de las materias primas (el petróleo) o la suerte de las monedas, tipos de cambio y de interés. Tampoco es menor la incertidumbre que es para los clientes el misterio de volar, el azar de la climatología y el arcano de la puntualidad. Por todo ello en el negocio aéreo innovan como pocos, especialmente en el marketing y en la gestión de costes, en el misterio de los precios y el arcano de la sobreoferta. Pocos irritan tanto a los clientes y ninguno hace una oferta tan abierta y elegible. Y además tienen que gestionar artistas como los pilotos y lidiar con funcionarios muy preocupados por no incurrir en responsabilidad. Si va a meterse a gestionar transporte aéreo, empiece por abrocharse el cinturón, que el camino está lleno de curvas y baches.