Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Treinta años de los Pactos de la Moncloa DOMINGO 21 s 10 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) paron en las reuniones. Hay que situarse en aquella época, cuando acababan de salir de la clandestinidad. No había conciencia de diálogo social todavía, ni esa cultura que existe hoy de contar con los sindicatos para todo, según comenta a ABC José María Zufiaur, que era secretario general de USO. Zufiaur recuerda que Suárez convocó a los grandes sindicatos a tres reuniones en agosto del 77 para explicarles la situación económica, pero en ningún momento les propuso participar en los trabajos. En cualquier caso, tanto CC. OO. como UGT y USO apoyaron plenamente los contenidos, algo que les costó algún disgusto a sus dirigentes cuando lo comunicaron en las asambleas y las fábricas. Hubo desconcierto en las bases recuerda Zufiaur, y muchos rompieron sus carnés y se los tiraron a la cara a sus representantes: ¡Pero qué habéis hecho! Carrillo, sin embargo, estaba encantado con el acuerdo, como recuerda ahora: Favorecían el cambio político con un sustrato económico. Ayudaron a edificar el sistema democrático y las relaciones sociales Sostiene que los Pactos de la Moncloa fueron un acuerdo histórico, de esos que no se dan en la vida de un país más que raramente Los Pactos, según explica José Luis Leal en una conferencia, neutralizaron el ajuste económico y permitieron la Constitución de 1978. ¿Cómo habría sido una Constitución redactada entre huelgas y manifestaciones? Habría sido de UCD, pero no de todos Los pactos fueron posibles, según José María Benegas, porque España tuvo la suerte de tener una generación política que sabía lo que quería que no volviera a pasar Pero son irrepetibles, porque son propios de un periodo de transición Fraga también opina que las circunstancias y los instrumentos son distintos. El 26 de octubre de 1977, ABC informaba: En un ambiente de optimismo, el Gobierno y los dirigentes de los grupos parlamentarios procedieron a las dos y diez de la tarde de ayer a la firma del documento de medidas económicas, fruto de las laboriosas negociaciones de la denominada cumbre de la Moncloa El acto de la firma, que tuvo una duración de tres minutos- -según el cronista de ABC- fue de una gran sencillez. Tras unas breves palabras de salutación, el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, firmó el documento Tras él lo hicieron González, Raventós, Triginer, Fraga, Tierno Galván, Ajuriaguerra, Roca, Calvo Sotelo y Carrillo. Manuel Fraga, en su despacho del Senado, explica por qué no firmó el apartado político de los Pactos Cuando el adulterio dejó de estar penado ¿Qué pintaban el adulterio, el amancebamiento o los anticonceptivos en los Pactos de la Moncloa? Pues ahí estaban, en un apartado de reformas políticas y sociales que sirvió, en muchos casos, como contrapartida para poder aprobar el plan económico POR M. CALLEJA FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. El adulterio será castigado con la pena de prisión menor. Cometen adulterio la mujer casada que yace con varón que no sea su marido, y el que yace con ella, sabiendo que es casada, aunque después se declare nulo el matrimonio Hace 30 años, el adulterio estaba penado en España. El artículo 449 del Código Penal vigente entonces, tenía continuación: No se impondrá pena por delito de adulterio sino en virtud de querella del marido agraviado Y todavía se completaba con un artículo más: El marido podrá en cualquier tiempo remitir la pena impuesta a su consorte Los Pactos de la Moncloa de 1977 no sólo sirvieron para reformar la estructura económica de España, sino que también incluyeron un acuerdo de contenido jurídico y político que abriría la puerta a una auténtica revolución en la sociedad, ante la nueva realidad democrática de nuestro país. En el programa de actuación jurídica y política de los Pactos de la Moncloa se abordan con carácter urgente varias reformas: la despenalización del adulterio y el amancebamiento, la regulación de la expedición de anticonceptivos y su despenalización y la modificación de las edades de la mujer tomadas en consideración para la tipificación del rapto y del estupro. Además, se desmantela la estructura del Movimiento Nacional, queda definitivamente prohibida la censura previa, se refuerza el derecho de asociación sindical, se incorpora la asistencia letrada del inculpado desde el momento en que se adopte una medida restrictiva de la libertad, y así hasta 51 medidas concretas. Con todo, la sociedad en 1977 era mucho más avanzada que la de unos años antes. Hasta 1961, la mayoría de ordenanzas laborales establecían despidos forzosos de las trabajadoras al contraer matrimonio. Hasta 1966 no se permitió a las mujeres ejercer como magistrados, jueces y fiscales. La autorización del marido para firmar un contrato laboral y ejercer el comercio sería abolida en la reforma de los Código Civil y de Comercio de 1975. Hasta ese año, las mujeres debían obedecer a su marido y necesitaban su permiso incluso para abrir una cuenta corriente. ce de conseguir la absoluta igualdad de sexos, pareciendo que incluso desea renunciar a todo privilegio o protección que implique discriminación o desigualdad respecto al varón En la sociedad española recién salida de la dictadura, la tensión era permanente. Nadie había explicado con claridad cómo podía resolverse la crisis, y todo ello en medio de una enorme incertidumbre política y una brutal ofensiva terrorista. La situación económica era explosiva y los políticos, hasta entonces, no ofrecían soluciones. La crisis energética de 1973 afectó seriamente al país. La inflación pasó del 20 por ciento en 1976 a niveles que alcanzaron el 44 por ciento en 1977, cuando la media en la OCDE era del 10 por ciento. Las exportaciones cubrían el 45 por ciento de las importaciones, y España carecía de recursos para mantener sus intercambios con el exterior. Cada día perdía 100 millones de dólares de reservas exteriores, y entre 1973 y 1977 acumuló 14.000 millones de dólares de deuda exterior, lo que representaban un importe superior al triple de las reservas de oro y divisas del Banco de España. El paro empezaba su largo crecimiento y se situó ya en 900.000 personas. El pacto económico era obligado, ¿pero por qué se incluyó un apartado político? Manuel Fraga no firmó esa parte de los Pactos de los Moncloa. ¿Por qué? La respuesta del veterano político, en una conversación con ABC, es rotunda: ¡Porque no me dio la gana! Acto seguido, con más calma tras el exabrupto, añade: Era mezclar la carne con el pescado. Eso era lo que había que hacer a continuación, no había que adelantarse. ¿Qué hacen dentro de los Pactos de la Moncloa esas referencias al adulterio o al amancebamiento? Respecto al papel de la mujer, Fraga lo ve así: Es evidente que la tradición familiar estaba más firme en España que en otros países. No estoy seguro de que hayamos ganado mucho con algunos de los cambios que se han hecho. Y las mujeres, menos que nadie. Mi mujer fue una gran madre, soy el mayor de 12 hermanos y sé de lo que estoy hablando José María Benegas opina que la izquierda aprovechó el gran pacto de estabilidad económica para plantear como urgentes unos acuerdos políticos y sociales que no podían esperar. Era una especie de contrapartida frente a los acuerdos económicos, añade el sindicalista José María Zufiaur. Con los Pactos de la Moncloa la crisis tocó fondo y comenzó una lenta recuperación económica, que permitió afrontar con optimismo la redacción de la Constitución. Mezclar carne y pescado ¿Constitución con huelgas? Agravante de sexo El cambio en el papel de la mujer, se ve en esta sentencia del Tribunal Supremo, que publicó ABC en 1977. Tras la condena de dos hombres por matar a su vecina, con la agravante de desprecio de sexo el Supremo decía: La agravante de sexo es un tanto anacrónica en tiempos como los actuales, de emancipación femenina en los que la mujer ha conseguido o está en tran- El acuerdo político de los Pactos de la Moncloa incluía hasta 51 medidas urgentes, y desmanteló la estructura del Movimiento Nacional