Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21- -10- -2007 Alejandro Ponsoda, alcalde de Polop Un alcalde de un pueblo de Alicante sigue muy grave tras recibir un tiro en la cabeza 13 En la localidad navarra de Echarri- Aranaz han llamado plaza de los gudaris a la que está precisamente al lado de la casa familiar de Jesús Ulayar, asesinado a tiros en ese mismo lugar en presencia de su hijo Salvador, que tenía entonces trece años En Lizarza la bandera española está sitiada por la simbología etarra mesa del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de intentar corregir estas situaciones en la ley de víctimas, paralizada desde hace meses, Velasco exige respuestas inmediatas para estos casos. Pero en Hernani la ignominia no sólo esta presente en el parque Pana No muy lejos está la plaza principal del pueblo, la plaza de los gudaris Allí se encuentra el ayuntamiento, que, como no podía ser de otra manera, incumple la ley, ya que no ondea la bandera española. En cambio, sí cuelgan de los balcones adyacentes numerosas fotografías de presos etarras y todos los carteles habituales de la simbología de la banda, sin olvidar una pancarta del sindicato proetarra LAB donde se protesta contra la pretendida represión que suponen las detenciones de los líderes de Batasuna. Dos señoras que permanecen sentadas en un banco rehuyen contestar sobre estos asuntos. Parecen mostrar indiferencia o quizás costumbre. La mayoría de esos lugares que honran a etarras se encuentran en el País Vasco, sobre todo en Guipúzcoa, pero en Navarra también hay hueco para este tipo de infamias. Los retratos de tres etarras- -Iosu, Axio y Peio- junto al hacha y la serpiente y unas palabras en su honor, dan la bienvenida a los visitantes de Echarri- Aranaz. Con toda seguridad, este pequeño pueblo de 2.500 personas es el lugar que mejor escenifica la Echarri- Aranaz subversión de valores de esta sociedad enferma. Es de sobra conocida- -no por el paso de los años se pierde la gravedad del asunto; al contrario, se agrava- -la historia de la familia Ulayar. En 1979, Jesús Ulayar, ex alcalde del pueblo, fue asesinado en la puerta de su casa por los cinco balazos que le disparó el etarra Vicente Nazábal, también vecino de la localidad. Años después, en 1996, Nazábal, que hoy trabaja en Pamplona junto al líder de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta, fue nombrado hijo predilecto del pueblo con los votos a favor de Herri Batasuna y las abstenciones de los dos partidos en el poder, el PNV y EA. Esa afrenta que aún continúa no es la única por la que han tenido que pasar los miembros de la familia Ulayar, ya que, años después del vil asesinato, el Ayuntamiento llamó Plaza de los gudaris a la plaza contigua a la casa de la familia, a unos 50 metros. Una vivienda que, dicho sea de paso, durante mucho tiempo tuvo colocados contenedores- -no una placa o una foto del asesinado- -en la puerta, también por gentileza del Consistorio, y que desde hace tres años presenta un aspecto humillante para cualquier ojo sensible: un anagrama de ETA, un Gora ETA y un Españoles conquis- tadores fuera pintados encima de las manos blancas sobre pintura azul que los Ulayar y sus amigos colocaron en el 25 aniversario del asesinato, en enero de 2004. Hay que disimular para tomar una fotografía de la placa con el nombre de la plaza, puesto que una mujer desde una ventana y un señor que pasa rumbo a su huerta lanzan miradas inquisitivas, de rechazo. Salvador Ulayar, hijo del asesinado, cree que el nombre de la plaza, como los otros agravios sufridos, es un insulto más contra la memoria de mi padre. Lo que se hace en el caso de mi padre y de tantos otros que han muerto por defender la libertad es disparar contra su tumba, un insulto póstumo añadido. Asesinan dos veces Además, Ulayar denuncia la hipocresía de los etarras, puesto que Asio -uno de los retratados a la entrada del pueblo- que ha recibido varios homenajes y que al parecer tuvo un monumento a su memoria en el cercano alto de Lizarraso, donde apareció muerto, fue asesinado por la propia banda. Y, en lo referente a que haya que esperar a una ley de víctimas para que desaparezcan los nombres de estas calles y plazas, asegura que para resolver este problema no hace falta ninguna ley, sino voluntad política -en esto coincide con Ana Velasco- y le pide a Zapatero que no se esconda Hoy, la plataforma Vecinos de Paz de Berriozar exige que Jesús Ulayar sea nombrado hijo predilecto del pueblo a título póstumo y que se retire ese mismo honor inmerecido a su asesino, Vicente Nazábal. El Ayuntamiento, con todos sus miembros de Nafarroa Bai tras la ilegalización de la lista de ANV en los pasados comicios, no ha respondido de momento. Una batalla para que se haga justicia que no cesa. En otra parte del pueblo, (Pasa a la página siguiente)