Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 21 s 10 s 2007 ABC AD LIBITUM ZAPATERO PROVERBIOS MORALES NO ES DE FIAR OS suspiros son aire, ya van al aire Así, sabiamente, nos dejó dicho Gustavo Adolfo Bécquer; pero, ¿dónde van las cagadas que, una tras otra, enhebra José Luis Rodríguez Zapatero en lo que él entiende- -pobrecito- -que es hacer política? Aun suponiéndole la buena voluntad, como quiero entender que hacen sus próximos, su capacidad demoledora es sorprendente y, sin parar en barras, lo mismo deshace un partido, aunque sea socialista, que destroza un Estado tan viejo y resistente como el nuestro. Todo ello, eso sí, con la sonrisa en los labios y embutido en la aureola de bondad M. MARTÍN que le han sabido fabriFERRAND car sus devotos propagandistas; gente, como se comprueba cada día, de la máxima capacidad profesional y de magnífica condición para el embaucamiento de ciudadanos incautos. Aunque el meollo del asunto ya era conocido, no puede quedar sin reseña específica el sonoro mutis con butifarra con el que Pasqual Maragall se aleja del PSC que él mismo, con Joan Raventós y Narcís Serra, contribuyó a crear, en los albores de la Transición, para encauzar la confusa y revuelta memoria de los socialistas catalanes. Ayer, valerosamente, Maragall anunció a las puertas del Hospital de San Pau de Barcelona que los médicos le han diagnosticado un principio de enfermedad de Alzheimer y, con buen sentido, parece querer dejar diáfano y rotundo su testamento político. Necesita para ello clarificar algunos puntos de su larga y varias veces brillante trayectoria. Zapatero le debe, en buena medida, la mayoría parlamentaria que le soporta en La Moncloa a Maragall y, a pesar de ello, el de León utilizó al ex president de la Generalitat según le vino a la cuenta del egocentrismo político que le retrata. Mientras José Montilla y Serra apoyaban a José Bono en el Congreso del PSOE en el que Zapatero alcanzó su liderazgo, Maragall y Alfonso Guerra- -definitivos- -cons- truyeron el pedestal en el que hoy descansa quien, por las paradojas con que nos obsequia el destino, constituye la fuente de sus respectivas decepciones políticas. Maragall ha dejado de pagar sus cuotas de militante y así, difuminándose, se desengancha de su gran error político: confiar en Zapatero. Por eso, y todavía en plena lucidez- -que ojalá le dure muchos años- se fue a Roma para asistir a la sesión constituyente del Partido Demócrata italiano, un híbrido centrista entre socialistas y demócratas cristianos, que se presenta para superar la decadencia que, en todo el Viejo Continente, presentan los dos mayores grupos políticos en presencia. Esa es la ultima gran lección de Maragall, su testamento. Zapatero no es de fiar y el futuro exige nuevas organizaciones capaces de superar las muy repetidas coplas de los viejos partidos y la insoporta- ble, por machacona, melodía de la partitocracia que, poco a poco, amustia la libertad de todos. TINIEBLAS es la suma de tres metáforas- -ETA, el Guggenheim y el N el sentido político, el país vasco es famoso Guernica- cada una de las cuales, por separado, posee por la organización ETA. En el contexto culsus propias modalidades de representación (las del Guertural, está el museo Gugenheim (sic) en Bilnica, por ejemplo, abarcan desde las reproducciones dobao, y el acontecimiento de Guernica que inspiró a Picasmésticas del cuadro hasta las variaciones publicitarias so para pintar el cuadro que lleva el mismo nombre Así sobre el mismo) Pero el Guggenheim posee además la comienza la presentación de la participación vasca en el virtud de convertir todo lo que acoge en representación programa del festival internacional de cultura urbana artística. Un plátano colgado de una pared del Guggende Dubrovnik, verano de 2007. Consiste ésta en una serie heim no sería un plátano, sino una estúpida obra de cortos de jóvenes directores (el más prometede arte (del mismo modo que el urinario de Dudor se llama Tinieblas González) de los que la champ no es una pipa) Y las fotos del tipo llama Ministra Vasca de Cultura (sic) dice sentirse do Bernard, expuestas en el Guggenheim, tampomuy orgullosa. co son un reportaje gráfico de la realidad vasca, Yo no sé si el tipo ese que se llama Bernard y sino una estúpida representación artística de la que ha expuesto en el Guggenheim de Bilbao las metáfora compleja conocida como Euskadi. fotos de etarras y guardias civiles tiene el genio y Y ahí precisamente radica la indecencia de su el oficio de Tinieblas. Nunca oí hablar de él, pero pretensión de exponer la fotografía del cráneo de no dudo de que goce de renombre en los círculos JON Miguel Ángel Blanco. Sin entrar en la cuestión de la pornopolítica. Por otra parte, lo del GuggenJUARISTI de que la selección de las imágenes expuestas haheim se veía venir. Si la dimensión internacional ya sido tendenciosa- -que lo ha sido- la mera explicade eso que llaman Euskadi se reduce a ETA, la franquición de los motivos que le llevaron a pedir la venia de la facia neoyorquina y el Guernica, tal miseria tenía que remilia de Miguel Ángel Blanco para incluir en aquélla la flejarse, tarde o temprano, en la capilla sixtina de la horfotografía denegada resulta tan obscena que ha bastado terez posmoderna erigida a orillas del Nervión. En otras para desmantelar moralmente el Guggenheim de Bilbao, palabras, el contexto cultural estaba fatalmente condeempresa neocorporativa de espectáculos. Todavía seguinado a incorporar el sentido político y así lo ha hecho, rá atrayendo a mi desdichada villa natal, por algún tiemdesvelando la mentira congénita de un retablo de las mapo, un turismo hortera y pretencioso. Pero ahora ya es noravillas forrado de titanio. toria su condición de dispositivo para aliviar a la gente El tipo llamado Bernard, ante la indignada reacción del peso de toda cultura que implique responsabilidad y de las asociaciones de víctimas, ha pedido el amparo de resistencia al embrutecimiento. Reporteros sin Fronteras, que tampoco me suenan de naLos padres y la hermana de Miguel Ángel Blanco han da, aunque estoy seguro de que, llamándose de esa guisa, dado otra lección de dignidad a un nacionalismo que ha serán, cuando menos, antisionistas y antiamericanos a ido minando eficaz y persistentemente el discernimientiempo completo. El tipo llamado Bernard es un cuco. Se to ético de la sociedad vasca. Confieso que estas bravas las da de reportero gráfico cuya sola función consiste en mujeres de mi tierra, Mari Mar Blanco o Cristina Cuesofrecer testimonios objetivos de la realidad. En este caso, ta, investidas de la grandeza de Antígona, me emocionan de la realidad de eso conocido como Euskadi, entelequia más que todo el arte contemporáneo. Mari Mar y Cristisobrepuesta a la realidad que, como toda entelequia, adna contra la pedantería abertzale del Guggenheim- Bilmite también un simulacro de realidad: lo que llamamos bao, titanes del dolor contra el titanio inmundo, un atisrepresentación; o sea, un conjunto de imágenes, de metábo de luz en las tinieblas. foras que sustituyen a la realidad escamoteada. Euskadi L E -Pretendo mejorar la España del futuro. Ésta no le gustaría a mi abuelo.