Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 20 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.547. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LA SEÑORA DE VALLADOLID E Fernando Ruiz, ya sí pertrechado con un chaleco, muestra la multa que le pusieron por informar a un automovilista JORDI ALEMANY Tres puntos menos por peatón La Guardia Civil retiró tres puntos del carné de conducir a un viandante de la localidad palentina de Barruelo por no llevar puesto el chaleco reflectante mientras informaba a un automovilista en una calle POR ISABEL CALLE uede perder puntos del carné de conducir un peatón que pasea por la acera de una calle de un pueblo y ante los requerimientos de un automovilista se apresta amablemente a atenderle? La pregunta no corresponde a ningún test del examen de circulación. Es la que se hace Fernando Ruiz Díez desde el sábado pasado. A las 22.15 este barruelano paseaba por la acera de una céntrica calle. Íbamos ya de retirada, después de ver el España- Dinamarca relata el protagonista, de 51 años, jefe de compras y de fabricación de una empresa bilbaína. Se paró- -rememora- -un coche para saber la dirección de un hotel. Nos cruzamos para darle las indicaciones y en ese momento pasó una patrulla de la Guardia Civil y uno de los agentes nos exigió que nos apartáramos Fernando le contestó que esperara hasta que terminara las indicaciones, pero el guardia civil le exigió entonces que se identificara. Saqué el carné de identidad y se lo entregué, pero a continuación yo también le pedí que se identificara. Creo que ese comentario fue lo que realmente provocó la multa, porque el guardia me replicó que él no tenía por qué identificarse y que me iba a denunciar. No me lo podía creer se lamenta aún, mientras descarta cualquier atisbo de malas relaciones con la Guardia Civil. Todo lo contrario, tengo dos familiares en el Cuerpo- -un sobrino y un cuñado- y precisamente cuando le mostré la denuncia al cuñado se partía de risa prosigue. El agente ha propuesto una sanción de 150 euros y la retirada de tres puntos del permiso de conducción por no utilizar el chaleco reflectante reglamentario mientras estaba ocupando una calzada en una vía interurbana y con visibilidad insuficiente Algo que el guardia civil califica como una infracción al artículo 118 del Reglamento General de Circulación, pese a que ese texto sólo sea aplicable a los conductores. Fernando, esa misma noche ni siquiera leyó el contenido de la copia que le había entregado el guardia (en papel de carboncillo) y sólo se percató de la sanción económica. Ni me fijé en lo que ponía. Fue al día siguiente cuando me dí cuenta de que también me había quitado tres puntos describe. El pasado lunes, interpuso un recurso. Pero algo me decía que tenía que hacer más que recurrir Así que, ha remitido sendas cartas a la Comandancia de la Guardia Civil de Palencia y al cuartel de Herrera de Pisuerga, lugar de destino del agente, solicitando una explicación sobre si un peatón puede perder puntos del carné de conducir por no llevar el chaleco reflectante cuando indica a un automovilista una calle. ¿P stuvo poco afortunada, creo yo, esa señora de Valladolid que la otra noche, en televisión, le dijo muy ufana al señor Carod- Rovira que no tenía el menor interés en aprender catalán. Por obvia y comprensible, la aclaración sobraba. Uno puede muy bien no tener tiempo, o capacidad, o ganas, o simplemente edad para emprender el estudio- -siempre difícil- -de una segunda lengua que no le es necesaria, pero no veo en el hecho un motivo de orgullo o un pie para el desaire. No hay nada positivo en ninguna ignorancia. La reacción, sin embargo, me parece excesiva. No es injusto, ni raro, que una señora de Valladolid no sepa hablar vascuence, gallego o catalán, por más que éstas sean lenguas cooficiales de algunos territorios de su Estado. Y si le habló a Carod en algo que él entiende, es porque el castellano es la lengua de todos. La puente o vehicular, como ahora se las llama. La que hace que un gallego hospede a un sevillano. La que es fandango en Cádiz o verso en Rosalía, la que se pone maja en Zaragoza, o rescata a Machado en Cataluña, o suena a prosa brava de Santurce a Bilbao. En el fondo, la señora de Valladolid sonreía con razón. Porque, mientras el señor Carod sea, por catalán, un político español, tendrá que soportar que los ciudadanos españoles- -ese todo que en parte representa- -se dirijan a él en el común idioma, y no sepan llamarle en su lengua vernácula. Y si en cambio llegara a cumplirse su sueño, si algún día Cataluña se nos sale del mapa, seguirá esa señora en lo suyo y lo cierto. Pues qué pintará entonces un tal Carod- Rovira en nuestras inquietudes y pantallas. Claro que es muy probable que ese día tampoco en Cataluña pinte nada.