Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Brasil SÁBADO 20 s 10 s 2007 ABC Chispazos de Interlagos Ecclestone preferiría un Hamilton judío El supremo de la Fórmula 1 mira por la salud financiera de su negocio y poco más. En un arranque de sinceridad, ayer aseguró en una visita a la sala de Prensa que le gustaría que Hamilton fuese judío, o mejor musulmán, porque hay más para vender su imagen por el mundo. El patrón de la F- 1 dijo que el inglés es quien más se merece el título Fisichella amplía su negocio de patrocinio El piloto de Renault tiene varias sucursales en el mundo del motor. Un equipo de GP 2 que ampliará su concurso en la nueva categoría de la GP 2 asiática, que comienza en otoño. Además de eso ha creado una escudería para concursar en la Fórmula BMW europea. Hamilton ayer sobre el trazado de Interlagos, que ha recorrido mil veces en el simulador AP Red Bull elige a su chica diez en Brasil La marca de la bebida revitalizante celebra en Sao Paulo su gran final: la elección de la chica diez. A lo largo de la temporada, Red Bull realiza un casting en cada país que acoge un gran premio y promociona a diez chicas por el paddock A la final han llegado diez representantes de diez países y entre ellas hay una española, Raquel Chulvi. El juguete de Hamilton El inglés ha preparado cada carrera en el simulador de McLaren, que transporta de forma casi real al piloto a un bólido en cualquier circuito del Mundial POR J. CARLOS CARABIAS SAO PAULO. Cuenta Pedro Martínez de la Rosa que la sensación no es virtual, sino real. Dice que cuando alguien se sube en esa espectacular obra de ingeniería puede transportarse en el espacio sin mayor problema a cualquier circuito del Mundial. Garantiza que se palpan los baches de Interlagos, las largas rectas de Monza o las fuerzas G de la curva 8 de Turquía. Es la envidia del paddock el artefacto por el que se dejarían las muelas ingenieros rivales, pilotos de mitad de la tabla y curiosos millonarios ávidos de descargas de adrenalina. Es el simulador de McLaren. El juguete de Lewis Hamilton. Antes de diseccionar el aparato, la pregunta vuela por el paddock y no encuentra respuesta. El valor del simulador McLaren no tiene precio de mercado. En el planeta de la vanguardia tecnológica, de los presupuestos sin límites en materia técnica, nadie emite un diagnóstico sobre su coste. Un precio medio estimativo después de la consulta se sitúa en torno a los seis millones de euros. Sólo McLaren tiene en propiedad el ingenio pata negra. Ferrari, el otro imperio económico de la Fórmula 1, está invirtiendo una fortuna en calcar un producto similar, aunque todavía no ha dado con la tecla perfecta. Cuentan por el paddock que nada es comparable al artefacto que reside en Woking. McLaren guarda bajo siete llaves sus secretos. Se sabe que es un chasis similar al de un Fórmula 1 conectado a un sistema informático que reproduce fielmente las condiciones de la pista. Y que traslada todas las reacciones del coche, en función de las variables, a los ordenadores de los ingenieros traducidos en gráficos. El piloto se zambulle en el simulador y una enorme pantalla le traslada a cualquier trazado del mundo, con la singularidad de sus gradas, las condiciones climatológicas del país, etc, etc. Acciona cualquier botón del tablero de mandos y el artefacto simula las mismas reacciones que un monoplaza de Fórmula 1. El chasis se mueve hacia cualquier lado y carga el cuello del piloto con todas las fuerzas de gravedad que podría soportar en la competición. Salvo que el conductor mire hacia atrás y se percate de que está en una nave de la fábrica de Woking, el mimetismo con una carrera de Fórmula 1 es casi real, al decir de los expertos. Ron Dennis encargó su construcción hace tres años a la Agencia Aeroespacial Británica. Y se ha convertido en el juguete preferido de Lewis Hamilton, que vive a unas manzanas de Woking. El líder del Mundial ha convertido su relación con el simulador en un matrimonio sin fisuras. Desde el principio de la temporada, por las carreras de Malasia y Bahrein, Fernando Alonso ya advirtió que su adversario y compañero estaba sacando un rendimiento extra del simulador por la proximidad entre vecinos. De la Rosa explicó en su momento en qué consiste la ventaja del aparato: Cuando acaba la temporada y está prohibido entrenarse en esa época del año por la limitación de los ensayos, nosotros podemos seguir haciéndolo y ganar tiempo Con el paso de los meses, Hamilton se ha convertido en el dueño y récordman del simulador. Y no falta quien asegura que el primer peldaño del éxito de McLaren esta temporada es esta incomparable obra de ingeniería. De la Rosa la conoce tanto como el que más. Ha convivido con ella durante tres de sus cinco años en McLaren. A Fernando Alonso no le ha vuelto loco el mundo de las simulaciones. Mucho menos en los últimos tiempos, cuando la guerra abierta con Ron Dennis y la dirección de la escudería lo ha alejado de la factoría de Woking. Hamilton, por contra, se ha enganchado hasta límites insospechados. Y, a un día de su coronación o no como campeón del mundo, ha fiado su suerte a esta revolucionaría máquina, que en esencia es una copia vanguardista de la típica atracción de una feria. Sustituto de los ensayos Secretos de ingeniería Pedro Martínez de la Rosa AFP El proyecto Prodrive, en vía muerta Pedro Martínez de la Rosa tiene mínimas posibilidades de correr en el nuevo equipo de F- 1, Prodrive. Su patrón, David Richards, y McLaren han roto relaciones para que se convirtiera en un filial. Ecclestone pone en duda que Prodrive pueda correr en 2008. Está a la vanguardia tecnológica y su coste aproximado es de seis millones de euros Se sabe que es un chasis similar al de un Fórmula 1 conectado a un sistema informático que reproduce fielmente todas las condiciones de la pista