Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20- -10- -2007 77 El quinto hito fue el adiós de Rincón en Barcelona. Maravilloso resumen de 25 años de tauromaquia dia alta para que 2007 también lleve su nombre. Precisamente fueron los cuvillos los toros elegidos para el suceso del año, el hito que aconteció en la Barcelona abarrotada del 17 de junio, la reaparición de José Tomás. El terremoto tomista sacudió el panorama, que se ha agitado como una alfombra haciendo la ola. Se ha hablado de toros como nunca más allá del círculo taurino. Cada una de sus 16 tardes se convirtieron en un acontecimiento, en un evento único, por donde pisó. Dio igual que se cambiasen a la baja carteles suyos- -El Fundi por Ponce en Salamanca o Adame por Castella en Nimes- -o que la mayoría de los toros no embistiesen, que nadie devolvió una entrada ni nadie salió indiferente. JT no es ni el mesías que algunos quieren ver ni el anticristo en el que otros lo quieren convertir. Sim- plemente es distinto, un torero diferencial y de referencia, que rompe moldes de normalidad. En cinco años de ausencia, ha macerado y ahondado su expresión, su estética y su concepto; ha vuelto por la senda de su trienio cabal de 1997, 1998 y 1999; ha reverdecido ilusiones en unos terrenos donde todos piensan que sólo se pueden criar cornadas o malvas. En 2008 se le va a esperar, en todos los sentidos, en las plazas de primera. El quinto hito fue el adiós de César Rincón en Barcelona. Maravilloso resumen de 25 años de tauromaquia, de verdad incontestable; seis Puertas Grandes de Madrid en el corazón; épicas, mitos y leyendas con nombre propio, Bastonito en la memoria. La pasión trajo baches- -en junio el número de toreros caídos era impresionante- -y un final inesperado de retiradas con una resurrección apabullante, la de Miguel Ángel Perera. De agosto a octubre, lo suyo ha sido incontestable. Pasó con luz verde el examen final de Albacete, Salamanca, Zaragoza, Sevilla y Madrid, donde en Otoño otro francés llamado Juan Bautista dijo por el altavoz de la Puerta Grande que hay que contar con él. José Tomás, ni mesías ni anticristo, sencillamente un torero diferencial y de referencia